Sociedad

¿Cómo ha evolucionado la incidencia del coronavirus en León desde el cierre de la hostelería?

15 noviembre, 2020 00:00

Castilla y León cumple ya más de una semana con la hostelería cerrada, salvo en el caso de aquellos que haya decidido abrir para llevar. Este fue el día, precisamente, en el que entró en vigor el llamado ‘semáforo COVID’, donde se registra la incidencia de contagios en base a una serie de indicadores que reflejan el nivel de alerta en el que se encuentra cada una de las provincias.

Así, en León provincia, desde entonces, la incidencia de contagios en la población a 14 días ha subido. Ha pasado de 802,82 a 844,13, en un crecimiento a contracorriente de la mayoría de provincias de la comunidad. Hay que tener en cuenta, eso sí, que las medidas suelen tener efectos cerca de los 14 días después de tomarse por lo que las que no han tenido el efecto deseado son las del toque de queda, entre otras.

La incidencia a siete días, por su parte, se encuentra en 426,52, lo que, además, no implica un descenso ya que es superior a la mitad de lo visto en 14 días. Además, también son más que los que había el 6 de noviembre, en la que se encontraba en 423,48.

Otra estadística a valorar es la incidencia entre los mayores de 65 años, que también preocupante. A 14 días ha pasado de 816,81 a 840,92, mientras que a siete días, en cambio, lo ha hecho de 455,03 a 403,58, por lo que tiende a descender.

La positividad de pruebas ha pasado del 13,32% al 13,94%, y la trazabilidad ha aumentado mínimamente del 35,37% al 35,68%, lo que implica que apenas se sabe de dónde procede uno de cada tres contagios. Por último, los hospitalizados, en cambio, han descendido, de un 23,27% al 22,02% en planta y en la UCI, del 39,76% al 44,58%.

Así, León permanece en el nivel cuatro de alarma, el más alto, en todos los indicadores salvo en la positividad y trazabilidad, donde está alto. Para descender en cada uno de los indicadores debe bajar de 250 contagios a 14 días y de 125 a siete, así como a 150 y 75, respectivamente, en el caso de los mayores de 65 años. En la positividad, debe bajar del 10%, y para encontrarse en un nivel medio en la trazabilidad, debe tener más de un 50%. Por último en el caso de los hospitalizados, tienen que estar por debajo del 15% en planta y del 25% en UCI.