Sociedad

Verónica Casado: "Nos preocupa mucho la mala situación de Zamora"

5 noviembre, 2020 13:46

El nuevo sistema de alertas para tomar decisiones y medidas restrictivas en función de la incidencia de contagios de coronavirus en cada zona del país ya está activo. Y según este nuevo criterio homogéneo para toda España, la provincia de Zamora se encuentra de lleno en el Nivel 4 de alerta, al acumular estas dos últimas semanas 910 contagios de Covid.

Unas cifras mucho más altas que en la semana anterior, donde se alcanzaban unos 700 contagios bisemanales, y que sitúan a la provincia zamorana en una tesitura de riesgo extremo, en las que la Junta de Castilla y León tiene potestad para tomar medidas adicionales sobre la ciudad para frenar los contagios, a mayores del toque de queda y la normativa general actual. 

De hecho, la consejera de Sanidad, Verónica Casado no ha escondido su gran preocupación por la provincia y su elevado número de contagios en esta segunda ola. Casado ha reconocido el cambio de incidencia de Zamora de la primera a la segunda ola, donde la provincia ha pasado "de tener muy buenos datos" a su mala situación actual. La consejera ha explicado que Zamora sufre especialmente brote en las residencias de mayores, "que son la población más vulnerable y numerosa" en Zamora, aunque se consuela con que, estos contagios "son fáciles de seguir su trazabilidad". 

[LEER MÁS: Grave aumento de la incidencia acumulada en Zamora capital, una de las peores de Castilla y León]

"Nos preocupa la situación del hospital de Zamora"



Verónica Casado también se ha referido a la difícil situación que está atravesando el Complejo Asistencial del Zamora. La propia consejera ha reconocido que la ocupación hospitalaria "ya supera el 90%", y aunque mantiene su actividad, "los contagios entre los profesionales" son ya un problema muy presente para la Consejería de Sanidad. Y es que, hasta ayer, Sanidad ha notificado 183 contagios de coronavirus entre los profesionales sanitarios de Zamora. 

Por ello, Verónica Casado ha insistido en la importancia de contener los contagios "siguiendo los toques de queda y el resto de medidas". Con esto, la consejera espera que se produzca "un pequeño freno y un balón de oxígeno" para la más que complicada situación hospitalaria en la provincia.