Zamora “Esta situación se repite desde hace años cada vez que llueve y hay arrastre de materia orgánica y suciedad”, subrayó Chimeno.En este contexto, el regidor anunció que presentará denuncia ante la Consejería de Fomento y Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León y ante el área de Medio Ambiente de la Diputación de Zamora para que se haga una “comprobación y toma de análisis del agua potable, medidas cautelares y dotación de equipos para la correcta potabilización del agua de consumo humano” en Ribadelago Nuevo.Los socialistas documentaron la denuncia con fotografías que “evidencian en el color, turbiedad y suciedad” del agua de suministro en domicilios y negocios y su “incompatibilidad” para el consumo humano.

El PSOE denuncia que el agua en Ribadelago Nuevo sale “sucia y con posos” y "no se puede usar ni para la lavadora”

29 noviembre, 2020 17:13

J. D. S. / ICAL

El PSOE de Galende (Zamora) denunció hoy que el agua sale “sucia, turbia y con posos” por los grifos de las viviendas de Ribadelago Nuevo y que “no se puede usar ni para la lavadora porque la ropa sale sucia”, según afirmó el portavoz del Grupo Municipal Socialista, José Manuel Chimeno. “Incumple toda la normativa referida al agua de consumo humano”, recalcó.

Por ello, el PSOE de Galende reclamó una solución “urgente y definitiva” para el suministro de agua potable de Ribadelago Nuevo, consistente en la instalación de una nueva planta potabilizadora y un depósito de agua. “Esta situación se repite desde hace años cada vez que llueve y hay arrastre de materia orgánica y suciedad”, subrayó Chimeno.

En este contexto, el regidor anunció que presentará denuncia ante la Consejería de Fomento y Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León y ante el área de Medio Ambiente de la Diputación de Zamora para que se haga una “comprobación y toma de análisis del agua potable, medidas cautelares y dotación de equipos para la correcta potabilización del agua de consumo humano” en Ribadelago Nuevo.

Los socialistas documentaron la denuncia con fotografías que “evidencian en el color, turbiedad y suciedad” del agua de suministro en domicilios y negocios y su “incompatibilidad” para el consumo humano. “Esta incidencia ocasiona graves problemas a los vecinos y a los industriales de negocios de hostelería” en Ribadelago Nuevo, que cuenta con una población de 55 habitantes y que “supera los 200 en verano, más los visitantes que se alojan en la localidad”.

“Además de una grave negligencia, la desidia municipal del Ayuntamiento de Galende no contribuye a fijar población, crear empresas y generar empleo en Ribadelago Nuevo y es una mala imagen para la comarca y para la marca turística de Sanabria”, concluyó.