Zamora

Ecologistas en Acción se suma a la manifestación contra las macrogranjas

10 octubre, 2018 13:12

Ecologistas en Acción de Zamora ha hecho un llamamiento a la participación en la manifestación del 13 de octubre contra las macrogranjas de porcino que han convocado las distintas plataformas vecinales y denuncia la desinformación y el desamparo institucional de la ciudadanía ante la invasión de estas industrias y las demagógicas falsedades de los grupos integradores foráneos respaldados por el gobierno autonómico.

Desde Ecologistas en Acción señalan que “los grandes grupos de integración industrial porcina y las autoridades responsables de la JCYL, cómplices de sus intereses espurios, cuando han visto cómo la ciudadanía de nuestros pueblos se moviliza exigiendo información y protección frente al oscurantismo, la desinformación y la mentira, han reaccionado con demagogia, falsedades y medias verdades contradictorias, que, cual tinta de calamar, pretenden mantener a la ciudadanía en una confusión interesada, con la intención de frenar su imparable movilización en defensa de la tierra y de los pueblos”.

Desde Ecologistas en Acción de Zamora expresan a todos los ciudadanos y ciudadanas de buena fe, sin exclusión de ideologías políticas o ideológicas, las siguientes consideraciones.

  1. EEA Zamora no tiene ninguna afiliación política que pueda condicionar sus posicionamientos y manifestaciones por intereses ajenos a sus principios. Es la preservación del medio ambiente de nuestra tierra, y la salud y la calidad de vida de las personas que en ella viven, lo que mueve en todo momento nuestras acciones y posicionamientos. Con una diferencia frente a las formaciones políticas: no estamos condicionados por los plazos electorales, podemos levantar la mirada y apostar por el medio y el largo plazo en nuestras propuestas.
  2. Y lo hacemos con fundamento, desde el rigor crítico e informativo. Lo mismo que con el cambio climático, que por fin ya nadie discute, lo hacemos ahora con las gravísimas consecuencias que suponen para nuestra tierra y sus vecinos, proyectos tóxicos como estas fábricas de purines con que quieren asolar nuestros pueblos.
  3. Este rigor se manifestó en las Jornadas sobre Macrogranjas que organizamos del 19 al 21 del pasado mes de septiembre. Y, conscientes de las diferencias de criterio frente los graves problemas de estas instalaciones, invitamos para el tercero de los días a representantes de los distintos sectores sociales implicados y de las administraciones públicas. Sin exclusión alguna.
  4. Pues bien, mientras vinieron a enriquecernos con sus aportaciones representantes las plataformas de nuestra provincia, de la coordinadora estatal Stop Ganadería Industrial, de la Unión de Campesinos de CyL, y de los ayuntamientos afectados, ni UPA-COAG, ni ASAJA, ni COBADU, ni el Delegado Territorial de la Junta de CyL, se molestaron en asistir. Algunos, ni siquiera en contestar a nuestra invitación.
  5. Y han sido, precisamente, estas organizaciones las que, en respuesta a la sorpresa que les ha causado la movilización ciudadana, han organizado una denominada JORNADA INFORMATIVA, con control de asistencia y ninguna presencia de los sectores críticos con lo que esperaban fuera una invasión silenciosa, como la de Napoleón en 1808.
  6. Se atreven sus organizadores a calificar estas megalómanas fábricas de carne como “Un modelo productivo sostenible”. Con el mismo cinismo invasor de venir a salvar a los españoles, Napoleón escondía en 1808 su planificada ocupación de España. Y no consiguió engañar a los entonces súbditos. Tampoco lo harán estos nuevos invasores.
  7. Y lo que es peor: estos señores se arrogan la representación de todo el sector ganadero, como si estas instalaciones no vinieran a acabar, además de con la salud de nuestros pueblos, con la independencia y sostenibilidad de las pequeñas instalaciones ganaderas, que ven como año tras año se reduce su número, y con ello el trabajo del que han venido viviendo numerosas familias en nuestros pueblos.
  8. Y es que a los pequeños y auténticos ganaderos de nuestra provincia solo les van a dejar la alternativa de su pérdida de independencia y el sometimiento esclavo a las condiciones que estos grandes grupos empresariales les quieran imponer.
  9. Mucho nos tememos que, con la exclusión en esa JORNADA INFORMATIVA de voces críticas, y con una buena comida por medio, a estos pequeños ganaderos y a toda la ciudadanía desinformada, nos quieren vender una moto averiada.

Veamos algunas piezas sueltas de esta moto averiada, metáfora de lo que es un apresurado montaje especulativo.

  1. FEPORCYL, La recién creada Federación de Porcino de Castilla y León nace con las bendiciones y respaldo de la JCyL en la persona de Óscar Manuel Sayagués, director general de Producción Agropecuaria en Infraestructuras Agrarias. A su flamante presidente, Miguel Ángel Ortiz, ya lo conocíamos por sus declaraciones como presidente de la Asociación de Productores de Porcino de Soria, el pasado 9 de abril, afirmando que "Castilla y León está produciendo un 15% del potencial que tiene de porcino" , lo que venía a decirnos que, de los actuales 424.000 cerdos censados en nuestra provincia, 2,35 veces su población, pasaríamos a contar con la barbaridad de 2.500.000 cerdos. Es decir: tocaríamos a cerca de 14 cerdos por persona, que irían a la exportación, y, a cambio, nos dejarían una enorme masa de purín que convertiría nuestra provincia en el estercolero de Europa.
  2. Y nos volvemos a preguntar: ¿Cómo pretenden arrogarse la representación de todos los ganaderos de porcino de CyL? Les ofrecen un “apoyo total y absoluto”, “independientemente de su tamaño”, cuando saben bien que las pequeñas granjas familiares están descendiendo en número, incapaces de hacer frente a los precios que les imponen las grandes integradoras. ¿Llaman apoyo total y absoluto convertir a familias ganaderas de toda la vida en esclavos de las integradoras?.
  3. Sindicatos UPA/COAG. Con su apoyo acrítico a esta sucia, tóxica y suicida huida hacia adelante, que es lo que supone el actual tsunami de estas fábricas de carne, están apostando por una economía insostenible, sin futuro; están respaldando la expulsión de muchas familias de la actividad ganadera; están mirando hacia otro lado ante la creciente contaminación de unos cada vez más escasos acuíferos. Parece que poco les importa lo fundamental: la pérdida de la calidad de vida de los vecinos de los pueblos afectados.
  4. Dirección de Producciones Agropecuarias e Infraestructuras Agrarias de la JCyL, en la persona de su director, Óscar Manuel Sayagués. Apoyó con su presencia la constitución de FEPORCYL, destacando allí una tramposa obviedad: que el 50% de la producción se dedica a la exportación. Tramposa obviedad porque aquí apenas se deja para unas raquíticas empresas de transformación, y porque se olvida de ese 100% de desechos tóxicos en forma de purines que no se exportan, y cuyos costes medioambientales tenemos que asumirlos los ciudadanos.
  5. Óscar Manuel Sayagués habla sin ponerse colorado, con gracia y salero, de “estrictos controles de sanidad y seguridad animal”, cuando todos los vecinos de los pueblos sabemos que las deyecciones y purines carecen de la vigilancia e inspección efectiva que garanticen el cumplimeinto de la ley; cuando sabemos que para esa vigilancia se cuenta con 23 técnicos públicos a tiempo parcial para todas las 9 provincias; cuando sabemos con datos de la propia JCyL que en el período 2014-2016 en Zamora se realizaron tan solo 4 inspecciones de las 34 instalaciones sometidas al régimen de Autorización Ambiental. Mal asunto que estos datos los conozca la ciudadanía, ¿verdad, Don Óscar?
  6. Viceconsejería de Desarrollo Rural de la JCyL en la persona de Jorge Llorente Cachorro. Este señor tendrá el honor de presentar la restringida JORNADA INFORMATIVA. Y, mientras en otros espacios se le llena la boca con huecas palabras en defensa de la producción ecológica, la única realmente sostenible, no tiene problemas en cambiar de bando cada 10 minutos para apostar a continuación por la insostenibilidad de una producción especulativa que convertirá nuestra provincia en uno de los estercoleros de Europa. Pero, ah, son sus amigos.
  7. Delegación territorial de la JCyL en la persona de José Alberto Castro Cañibano. Este señor, con motivo de nuestras Jornadas sobre Macrogranjas, rechazó asistir a las mismas degradando su función pública a la de simple funcionario que se limita a aplicar la ley. Pero, ¡ay amigo!, ahora no tiene inconveniente alguno en recuperar su función institucional para clausurar una Jornada Informativa, restringida y parcial, al servicio de la propaganda de estos fabricantes de purín.
  8. Y nos preguntamos: ¿Realmente todos estos señores son dignos servidores de una ciudadanía gravemente preocupada por el futuro de sus pueblos y la salud de sus vecinos?. ¿Por qué se nos hurta la información que precisamos sobre los proyectos en marcha? ¿Por qué se nos miente con el descaro del que no teme las consecuencias de sus palabras? ¿Confunden la Zamora vacía y despoblada con el Oeste de las películas? ¿Nos toman por idiotas?

Lo que propone Ecologistas en Acción de Zamora

Ante este panorama de desinformación interesada, y de “demagogia de trileros”, EEAZ expresa su grave preocupación por el futuro de la provincia, y apuesta por que la sensatez y el sentido común nos ponga en la buena dirección: “la que supone pensar y actuar con la mirada puesta en el medio y el largo plazo. Y todo ello antes de que la situación se nos vaya de las manos y Zamora se convierta en un tóxico desierto de estercoleros”.

Por ello piden:

  1. Una moratoria de 4 años en la concesión de nuevas licencias y ampliaciones de las existentes.
  2. Un plan para la reducción paulatina del número de cabezas hasta equilibrar los residuos generados con la capacidad de tratamiento y uso sostenibles.
  3. Formación y comunicación imparcial dirigidas a agricultores y ganaderos.
  4. Transparencia informativa sobre la situación actual del sector.
  5. Vigilancia del cumplimiento de la ley con medidas reales de control y sanciones (el que contamine, que pague)
  6. Ampliación de forma significativa el número de inspectores e inspecciones.

Por todo lo expresado, creen que es necesario que toda la ciudadanía zamorana, sea de la ciudad o de los pueblos de la provincia, se siente afectada por los graves problemas con los que nos amenazan estas instalaciones industriales absolutamente insostenibles.

Y por eso hacen un llamamiento a participar en la manifestación convocada por las plataformas vecinales para este sábado día 13.

Allí estará Ecologistas en Acción de Zamora con sus pancartas apoyando un movimiento vecinal “que no se esperaban los que pensaban que tenían el camino libre para destrozar el futuro de nuestras tierras”.