Valladolid

Un colegio de la provincia de Valladolid comprometido con su entorno

25 marzo, 2021 11:52

Un total de 264 alumnos y alumnas, arropados por una comunidad educativa, ha conseguido materializar los objetivos de NaturalizadODS y transformar el patio escolar del CEIP Virgen de Sacedón de Pedrajas de San Esteban (Valladolid) es un centro plenamente comprometido con su entorno.

Familias, docentes y alumnado “se han volcado” en el proyecto NaturalizadODS, uno de los ganadores del concurso Escuelas Naturales por el Cambio de SEO/BirdLife que cuenta con el apoyo del Ministerio para la Transición Ecológica a través de la Fundación Biodiversidad, se informa en un comunicado.

Así, el patio se ha convertido en un espacio didáctico, abierto a la experimentación y el contacto directo con la naturaleza y la biodiversidad local.

Una de las propuestas más destacadas es la creación de una construcción bioclimática que servirá de aula vivencial y de experimentación con los elementos naturales allí presentes. La vegetación ha pasado a hacerse más visible en el patio del colegio.

En tal sentido, se detalla que a los árboles y arbustos ya presentes se añadirán jardineras colocadas en balcones y terrazas, plantas silvestres que crecerán en los alcorques y paredes verdes que contribuirán a aumentar la biodiversidad animal y vegetal de este espacio.

Otro de los proyectos estrella es el huerto escolar ecológico, creado con vocación de integrarse en todas las áreas curriculares del centro y en el que alumnos y familias podrán participara en las distintas actividades programadas.

“Buscamos que los niños y niñas disfruten y creen un vínculo con la naturaleza que les permita explorar, jugar, hacer ejercicio, aprender, crecer sanos y desarrollar una actitud responsable hacia el medio ambiente y nuestro patrimonio natural”, asegura Arantxa Delgado, directora del CEIP Virgen de Sacedón.

Otro de los objetivos del proyecto ha sido la creación de espacios de experimentación gracias a la utilización de elementos naturales como la arena, las piedras, la hojarasca o la madera. Asimismo se han creado espacios de juego que promuevan el movimiento, la coordinación, el equilibrio y el disfrute sensorial.