Valladolid

El Presupuesto 2021 del Ayuntamiento de Valladolid se incrementa un 7%, con una subida de las inversiones del 70%

8 diciembre, 2020 12:49

La próxima semana la Junta de Gobierno aprobará el Presupuesto de 2021; unos días después los concejales explicarán los detalles a los grupos municipales  y,  tras la comisión de Hacienda,  finalmente, el 29 de diciembre, se aprobará en el Pleno del Ayuntamiento de Valladolid el presupuesto más elevado de los últimos once años, 363 millones de euros.   

“Es un presupuesto eminentemente inversor que viene a apoyar la apuesta del Ayuntamiento de Valladolid para que la ciudad salga fortalecida de la crisis sanitaria”, según ha afirmado el concejal de Planificación y Recursos, Pedro Herrero.

Una vez que el próximo miércoles día 16 la Junta de Gobierno dé luz verde al proyecto de presupuesto municipal, será una semana después cuando la Comisión de Hacienda proceda a su dictamen y remisión al Pleno para su aprobación inicial  el martes 29 de diciembre en sesión extraordinaria.

Además, como cada año, los grupos políticos de la oposición tendrán ocasión de escrutar las previsiones de ingresos y gastos municipales para 2021 los días 21 y 22. Será en las comparecencias que convoquen los concejales y concejalas responsables de cada Área de gobierno.

Estos son los hitos del calendario marcado por la oficina presupuestaria y que dirige el Área de Planificación y Recursos, que hasta ahora se están cumpliendo. El pasado viernes fue el Pleno del Consejo Social de la ciudad, presidido por el alcalde ,Óscar Puente, y compuesto por representantes vecinales, organizaciones empresariales y sindicales, entidades como la Universidad y expertos independientes, el órgano que dio su visto bueno a los criterios generales del presupuesto 2021.

“Es un presupuesto municipal eminentemente inversor que redobla la estrategia ya puesta en marcha en este 2020 para estimular la economía local, el empleo y mejorar los servicios públicos”, según ha afirmado el concejal de Planificación y Recursos, Pedro Herrero.

Las cuentas públicas del Ayuntamiento de Valladolid para el próximo ejercicio reflejan una subida del 7%, lo que se traduce en una cifra total de 363 millones de euros, contando con las Fundaciones de Cultura y Deportes (organismos autónomos), así como con Auvasa, la Sociedad Mixta de Turismo, la Casa de la India y la Asociación de Municipios Ribereños del Duero. Es el presupuesto municipal más de los últimos once años, siendo el aumento más significativo el relativo al capítulo de inversiones, que superará los 60 millones de euros, lo que supone casi un 70% más que en 2020.

Para financiar dichas inversiones el Consistorio prevé suscribir en la primera parte del año una línea de crédito de hasta 50 millones de euros, que en estos últimos ejercicios ha sido de 20 millones.  

  

A pesar de ello, “la gran novedad presupuestaria no está en el proyecto inicial, sino que estará en la ejecución”, según advierte el concejal de Planificación y Recursos puesto que la suspensión de las reglas fiscales permitirá a las entidades locales hacer un uso libre de sus remanentes o ahorros, lo cual había sido objeto de permanente reivindicación por parte de los Ayuntamientos en los últimos años.

Valladolid, única de las grandes ciudades del país que ha cumplido con dichas reglas fiscales durante los últimos cinco ejercicios, se beneficiará también de los fondos extraordinarios anunciados por el gobierno de España y provenientes de la Unión Europea. Como precisa Pedro Herrero “aún falta saber aún el cuánto y el cómo  se van a repartir y gestionar dichos fondos, si bien el equipo de gobierno liderado por Óscar Puente ya está planificando y adaptando las unidades de gestión municipales para abordar su tramitación”.

Una de las novedades para elaborar el proyecto del próximo año es la supresión de la regla de gasto, lo cual permite una mayor flexibilidad, aunque Valladolid ha cumplido escrupulosamente esta exigencia del Gobierno de España. De hecho, Valladolid es la única ciudad del país de más de 50.000 habitantes  que ha cumplido las reglas fiscales  en los últimos cinco años.