Valladolid

El buen partido del Aula se queda sin premio ante Guardés

18 marzo, 2018 11:13

Partido con sabor a gran cita el que se disputó en ‘A Sagriña’ este sábado y en el que el Mecalia Atlético Guardés y el Aula Alimentos de Valladolid midieron sus fuerzas en un encuentro duro y disputado, en el que fueron las gallegas quienes finalmente consiguieron los dos puntos para seguir su particular lucha por el liderato.

Las vallisoletanas fueron gran parte del partido por detrás en el marcador, pero a pesar de ello no bajaron los brazos y en los últimos minutos del encuentro metieron el miedo en el cuerpo a las jugadoras gallegas.

La primera mitad fue un derroche de velocidad y físico por parte de ambos equipos que buscaron la manera más rápida de hacerse con el mando del partido. El encuentro estuvo muy igualado en los primeros 15 minutos, donde el intercambio de goles y paradas fue similar en ambas porterías. Sin embargo, a partir de ahí, las pupilas de Miguel Ángel Peñas sufrieron a Marisol, la portera del Atlético Guardés que se convirtió en un verdadero muro y que, cuando mejor estaban jugando las visitantes, impidió que su equipo sufriese.

La exclusión de Elena Cuadrado la aprovecharon las locales para conseguir un parcial de 2-0 (11-8) y comenzar a abrir distancia en el marcador. Una brecha que consiguieron hacer mayor cuando lograron mantener el ataque de las vallisoletanas maniatado durante los cinco minutos en los que lograron impedir el gol del Aula. De esta forma, hasta que María González Niño consiguió superar de nuevo a Marisol el Guardés logró una renta de 16-11.

Sin embargo, no se rindieron las de Miguel Ángel Peñas, y en los últimos cinco minutos de la primera mitad redujeron esa distancia hasta el 17-14.

Tras la reanudación, el Aula intentó aguantar el marcador, pero el Atlético Guardés salió muy fuerte de inicio y poco a poco se fue distanciando. Hasta de siete goles llegó a ser la ventaja local (22-15) en el minuto 36, pero las vallisoletanas no se rindieron, perfectamente capitaneadas por Cristina Cifuentes, que derrochó físico tanto en defensa como en ataque (anotó ocho goles) y bien secundada por la máxima goleadora de la categoría, María Prieto O’Mullony (10 goles) fueron peleando, gol a gol, la distancia al Guardés.

Carmen Sanz realizó paradas clave en esta segunda mitad para dar soporte a su equipo, pero la defensa mixta a O’Mullony en algunos compases del encuentro complicó la fluidez del ataque vallisoletano. Parecía que la victoria local iba a ser contundente cuando en el minuto 40 el resultado era de 30-23, pero un tiempo muerto solicitado por Miguel Ángel Peñas sirvió para tomar aire y seguir peleando.

Con trabajo y esfuerzo las de Valladolid fueron reduciendo la distancia en el marcador con el paso de los minutos y, con un parcial de 1-5, metieron el miedo en el cuerpo a las locales (31-28). Pero la buena labor de Marisol Carratú bajo palos impidió la remontada y consiguió que los puntos se quedaran en A Guarda.