Valladolid

Ponce se aferra a la esperanza y busca la victoria

24 febrero, 2017 17:56

No está siendo una temporada fácil para Ponce Valladolid en su regreso a Liga Femenina 2. Después de la derrota en la pista de Lima-Horta Barcelona en la última jornada, el conjunto vallisoletano recibe al otro equipo de la ciudad condal, Juventud Les Corts, el sábado a las 20.45 horas en el polideportivo Lalo García en un choque para aferrarse a la esperanza.

El conjunto catalán ocupa la cuarta posición, en idéntica situación que el quinto, Lima-Horta Barcelona. De hecho, estos dos equipos catalanes se enfrentaron hace dos jornadas, por lo que este sábado se cierra el círculo de enfrentamientos entre ellos y Ponce Valladolid. De visitantes, Les Corts cayó derrotado ante Lima-Horta en un encuentro ajustado (73-70), y también perdió en su anterior salida, a tierras gallegas para vérselas con Arxil. Dos derrotas consecutivas fuera de casa de las que deberá aprovecharse Ponce Valladolid.

Porque una victoria sería casi como un soplo de aire fresco tras las dos últimas derrotas, y una inyección de moral para el sprint final de la competición. Las vallisoletanas siguen ocupando el farolillo rojo del Grupo A de Liga Femenina 2, pero en esta recta final todo puede suceder. Una victoria puede ser el factor determinante para revertir el rumbo en los resultados, todo ello mientras las sensaciones sobre la pista continúan mejorando.

Nadie se rinde

En el vestuario de Ponce Valladolid no se rinden, y a pesar de los malos resultados, y de las duras derrotas, la confianza en sus posibilidades sigue existiendo. Ejemplo de ello es Irene Huerta, la joven jugadora disputará este sábado su último encuentro esta temporada con Ponce Valladolid debido a motivos académicos que la llevarán lejos del Lalo García y de la ciudad.

Por ello mismo, el mejor adiós para ella sería conseguir un triunfo ante Les Corts: “No es fácil empezar la semana tras una dura derrota, pero de todo se aprende y cada semana es nueva con nuevas metas a conseguir. El equipo nunca ha perdido la confianza. Está claro que es duro perder pero todo esfuerzo tiene su recompensa y la nuestra estoy segura de que va a llegar. La mejor despedida sería la victoria. No me cabe la menor duda de que el partido se quedará en casa”.

Desde la categoría de Infantil, Irene ha ido escalando poco a poco en Ponce Valladolid, hasta llegar a su primer equipo y debutar en Liga Femenina 2. Un ejemplo de lo que es Ponce Valladolid, trabajo y pasión por el baloncesto desde la base. Una trayectoria que recuerda con especial cariño: “No podría elegir un solo momento, tanto los buenos como los malos me han ayudado a mejorar como jugadora, este club me ha dado mucho, me ha visto crecer. Ahora mismo no pienso en el año que viene, pienso en la salvación de este y ya se verá lo que depara el futuro”.