Salamanca Pandemia

Si viajas a Portugal este puente: ¿qué cambia desde el día 1 con el estado de calamidad?

Será preciso presentar un test o una prueba de antígenos, no vale solo el certificado COVID de vacunación

30 noviembre, 2021 14:26

Noticias relacionadas

Atento si tienes pensado un viaje a Portugal a partir del 1 de diciembre, debes tener en cuenta que el país luso retomará el "estado de calamidad" con un paquete de restricciones para frenar la expansión de la pandemia que incluyen teletrabajo y tests negativos para entrar en el país.

Todo indica, segúnha podido saber este diario, que no habrá controles fronterizos para controlar a los viajeros, pero no avisan que para cruzar la frontera por carretera las pruebas válidas solo serán un PCR realizado hasta 72 horas antes o una prueba de antígenos con una validez de 48. No serán válidos los autotest y los menores de 12 años no están obligados.

La frontera terrestre entre España y Portugal seguirá abierta y con libre circulación, aunque los agentes portugueses podrán realizar controles aleatorios y solicitar el certificado de vacunación y el test negativo en cualquier momento.

Además, será obligatorio el certificado digital para acceder a restaurantes o alojamientos turísticos y un test negativo para entrar en discotecas y bares. Las medidas más restrictivas llegarán después de las vacaciones navideñas, entre el 2 y el 9 de enero, justo antes del inicio de la campaña para las elecciones generales del 30 de enero.

La frontera seguirá abierta, pero con controles aleatorios

El Gobierno de Portugal ha declarado la “situación de calamidad” por la evolución de la pandemia de coronavirus y desde este miércoles 1 de diciembre hasta el 20 de marzo ha endurecido las medidas para entrar en su territorio, también por carretera. La prueba negativa de covid, incluso para aquellas personas que tengan la pauta completa de vacunación, será obligatoria.

Las voces contrarias a esta medida no se ha hecho esperar en las zonas de frontera que ven, una vez más, como los intereses de los habitantes y la economía "puede volver a sufrir un fuerte revés", algo que trasladarán a las autoridades de Lisboa.