Salamanca

Apoyo a Tudanca de las alcaldesas de Béjar, Ledesma y Peñaranda como garantía de los servicios esenciales a las zonas rurales de Salamanca

20 marzo, 2021 17:18

Las alcaldesas socialistas en los municipios cabecera de comarca de Béjar, Peñaranda de Bracamonte y Ledesma han emitido un comunicado público donde manifiestan su total y más firme apoyo a Luis Tudanca como candidato a presidir la Junta en la moción de censura que se debatirá el próximo lunes en la Cortes de Castilla y León.

Las tres ediles del PSOE de Salamanca, Elena Martín alcaldesa de Béjar, Carmen Ávila de Peñaranda de Bracamonte, y Patricia Martín primera edil de Ledesma afirman que el secretario general del PSOE de Castilla y León, Luis Tudanca, representa la oportunidad para “poner fin a una etapa, de más de 30 años, con políticas inertes, vacías e inútiles, y que han llevado a esta Comunidad, y a esta provincia, a ser una tierra baldía, despoblada y donde la falta de oportunidades, de servicios públicos de calidad augura un futuro todavía mucho peor si no se produce el cambio que ya demandaron los castellanos y leoneses en las últimas elecciones autonómicas”.

Las políticas del PP, con el respaldo ahora del señor Igea, no han supuesto ninguna perspectiva de desarrollo para los municipios de Salamanca, especialmente los más que pequeños, ha manifestado Carmen Ávila, alcaldesa de Peñaranda de Bracamonte, que han visto como “día tras día, años tras año, se iban quedando desiertos mientras los sucesivos gobiernos autonómicos del PP miraban hacia otro lado incapaces de frenar la despoblación y la sangría poblacional”.

En Peñaranda y su comarca, ha manifestado Carmen Ávila, este escenario “lo conocemos y lo padecemos” desde hace mucho tiempo. Por eso es necesario, ha dicho, “es el momento de darle un vuelco y poner remedio a esta situación”. Luis Tudanca, para Peñaranda y comarca, “significa un camino de esperanza con ideas y políticas que posibiliten y ayuden a generar y regenerar el tejido empresarial, que llevaría  consigo la creación de empleo y la lucha por la despoblación de nuestra zona”.

De igual manera se ha expresado, Patricia Martín, alcaldesa de Ledesma, para quien la solución a los problemas de las partes más olvidadas de la provincia de Salamanca, las zonas rurales, parte del cambio en las instituciones autonómicas y la llegada de Luis Tudanca, “es parte de esa solución”.

“Se necesita unas instituciones que apoyen la igualdad de oportunidades”, y que en Ledesma pasa por implantar, por poner solo algún ejemplo, estudios secundarios no obligatorios en nuestro municipio. Ledesma y su comarca es la única comarca de la Comunidad que no tiene un centro público donde se imparta Bachillerato y Formación Profesional teniendo que marcharse los jóvenes estudiantes a otro lugar para poder continuar sus estudios cuando terminan la enseñanza obligatoria, “una vieja reivindicación que desde la Junta y el PP nunca se ha atendido”.

La comarcas, los pequeños municipios, las localidades cabecera de comarca de Salamanca han sido abandonada por la Junta y los sucesivos gobierno del PP, “más preocupados por mantener el poder y las corruptelas que por trabajar en beneficio de los castellanos y leoneses y por proporcionarles la calidad de vida, el bienestar y los servicios públicos que se merecen y de los que disfrutan en otras partes o territorios”. Béjar es un buen ejemplo de ello, ha afirmado su alcaldesa, Elena Martín, donde en los últimos tiempos se ha visto, como la Junta desmantelaba su hospital comarcal mediante la reducción y eliminación de servicios, disminuyendo la calidad y la cantidad en cuanto a atención sanitaria se refiere, y recortando medios y recursos tanto materiales como humanos y profesionales. A esto hay que añadir, la total ausencia de planes de reindustrialización y de proyectos para que la ciudad textil, y todas su comarca, recuperara su esplendor, pudiera fijar y mantener población.

El comunicado, firmado por las tres alcaldesas termina diciendo que la moción de censura y Luis Tudanca supone “recuperar la ilusión” en lo que afecta a los ayuntamientos, a los pequeños municipios, a las zonas rurales y demás entidades locales, “por una financiación autonómica justa” de modo que “los alcaldes y las alcaldesas podamos ofrecer a nuestros vecinos y vecinas el mismo nivel de servicios públicos locales que el resto de los municipios españoles y de territorios”. Y eso es algo que, “con Mañueco e Igea es algo imposible de conseguir” concluyen.