Salamanca

El sector del ocio nocturno pierde más de 300 locales y acumula pérdidas de 190 millones

11 marzo, 2021 11:28

Un año después de que estallara la crisis del coronavirus, el ocio nocturno en Castilla y León sigue siendo el sector más duramente golpeado por la pandemia y por el abandono del propio Gobierno autonómico y el central, con unas pérdidas que ascienden ya a los 191,43 millones de euros y una caída en la facturación cifrada en 1.246,56 millones de euros.



De hecho, después de 12 meses de cierre, por imperativo legal, y de acuerdo con los últimos datos del Estudio de Impacto del Coronavirus en el Ocio Nocturno y los Espectáculos, realizado junto con la patronal España de Noche, han cerrado ya un total de 305 locales en la Comunidad; es decir, el 24,89% de los 1.225 que existían en marzo de 2020.



Además, el mismo estudio señala que su capacidad de resistencia se encuentra al límite con un retroceso en la facturación del 84%. Ante esta asfixiante situación económica, si antes del verano no se reabren los locales, o se inyecta un plan de ayudas económicas directas al sector, el 79,43% de las pymes del sector terminará desapareciendo durante la primavera.



Todo ello, ante la mirada pasiva de la Junta de Castilla y León, denuncian desde la Asociación de Empresarios de Hostelería y Provincia. Asimismo, exigen al ejecutivo central que tome las riendas e incluya en su próximo paquete de medidas económicas, que debería aprobarse en el próximo Consejo de Ministros, un plan de rescate específico, con inyección de liquidez directa, para salvar sus empresas, porque desde el Gobierno regional las ayudas necesarias no llegan. 



Al respecto, la asociación insiste en denunciar el abandono del sector del ocio nocturno por parte de las administraciones. Teniendo en cuenta, además, que por parte del Ministerio de Hacienda se vienen suspendiendo los aplazamientos del pago de impuestos, por la imposibilidad de conseguir nuevos avales, y los apremios y embargos se acumulan para las pymes sin ningún tipo de ingresos y a las que se les sigue reclamando puntualmente el pago de sus obligaciones fiscales y cotizaciones sociales.



En este contexto, la Asociación de Empresarios de Hostelería de Salamanca y Provincia, coincidiendo con la conmemoración del primer año del cierre de los primeros locales decidido por los propios empresarios, y cuando el toque de queda tiene prohibida la actividad nocturna en las ciudades españolas hasta el 8 de mayo, se ha sumado a la puesta en marcha de una nueva acción reivindicativa nacional, bajo el lema “UN AÑO CERRADOS, ¡RESCATE YA!”, para exigir una compensación económica urgente y denunciar los principales problemas provocados por las escasas ayudas existentes.



En este sentido, el barómetro realizado por la Asociación de Empresarios de Hostelería de Salamanca y Provincia, junto con España de Noche, revela que para los empresarios del ocio el principal problema de las ayudas son los criterios establecidos para poder beneficiarse de las mismas, teniendo en cuenta que se están dejando fuera todas las empresas que tienen deudas con Hacienda después de 12 meses sin tener capacidad hacer frente a los pagos. En segundo lugar, para los encuestados, las ayudas económicas son insuficientes y no cubren ni el 2% de las pérdidas de las empresas. En tercer y último lugar, otro de los grandes problemas, es la lentitud en su tramitación, ya que el dinero tarda más de 4 meses en llegar a las empresas.



Con respecto a la valoración que hacen las empresas del sector de las actuaciones de las distintas administraciones, las pymes castellanoleonesas coinciden en que es el Gobierno autonómico el principal culpable de la falta de ayudas para el sector, seguido del central.



En una situación tan dramática como la actual, y de acuerdo con todos los datos y tras el anuncio del Gobierno central de un nuevo plan de ayudas, desde el colectivo insisten en que “es el momento de exigir con la máxima contundencia un rescate específico para el único sector que tiene prohibida su actividad, contando con un toque de queda que se extiende como mínimo hasta el próximo 9 de mayo”. Una fecha, señalan desde el colectivo “en la que habrá culminado la práctica desaparición y eliminación de uno de los sectores claves en el tejido empresarial”.