Salamanca

El Ayuntamiento de Salamanca aprueba la congelación de impuestos, tasas y precios públicos en las ordenanzas fiscales de 2021

18 diciembre, 2020 10:49

La sesión extraordinaria y urgente del pleno municipal del Ayuntamiento de Salamanca culminó con la aprobación definitiva de las de la modificación de las ordenanzas reguladoras de los tributos, precios públicos y tarifas municipales para 2021 en Salamanca, después de haber sido expuesta al público para alegaciones tras su aprobación inicial el pasado 23 de octubre. El documento consolidado este viernes contempla la congelación de impuestos, tasas y precios públicos, incluyendo además nuevas bonificaciones y aplazamientos de deuda.

Con la urgencia motivada en la necesidad de que estas ordenanzas estén publicadas el próximo 1 de enero, la sesión plenaria arrancó temprano este viernes en el Palacio de Congresos y Exposiciones de Salamanca. Con la postura a favor de los dos partidos de Gobierno, PP y Ciudadanos, y el consenso del resto de los grupos en muchas de las medidas pactadas para paliar la crisis derivada de la pandemia del COVID-19, el escueto debate se focalizó en la acusación por parte del PSOE de "falta de valentía” del Ejecutivo municipal para ir "más lejos" en la bajada de impuestos.

En este sentido, el concejal socialista Marcelino García lamentó que “otro año más, lo mismo de siempre, ni novedosas, ni ambiciosas”, en referencia a unas ordenanzas fiscales que, en su opinión, “no van a servir para crear empleo ni para salir de la lamentable situación en la que se encuentran algunos salmantinos, especialmente los jóvenes”. El PSOE manifestó que la consolidación de la propuesta es “fruto de la mayoría absoluta que siguen sufriendo los salmantinos”, sugiriendo que “PP y Ciudadanos venden la congelación de los impuestos, pero no es más que una consolidación de las subidas de años anteriores”, recordando que se actualizan las tasas y precios públicos al IPC.  

Por esta razón, Marcelino García expresó que los partidos de Gobierno “tenían que haber sido valientes y no lo fueron, bajando, por ejemplo, el Impuesto de Bienes Inmuebles". “Tenían que haber ayudado con los impuestos municipales a los empresarios, autónomos y las familias salmantinas para que este camino sea menos doloroso”, valoró García, recordando que, en sus alegaciones, los socialistas pedían "algunas bonificaciones y otras flexibilizaciones”.

Por el contrario, Fernando Rodríguez, portavoz del Grupo Popular negó que el Partido Socialista haya propuesto reducciones en sus alegaciones. “En absoluto, ustedes proponían lo contrario, subirlos en algún caso. No le mienta a los salmantinos. No lo han hecho porque saben ustedes que el Ayuntamiento ya hace un esfuerzo extraordinario con los recursos que tiene”, manifestó. Además, acusó al Grupo Socialista de apoyar subidas de impuestos en el ámbito estatal, durante una fase del debate que extralimitó las competencias del pleno.

Por otro lado, Rodríguez defendió la congelación de todos los impuestos municipales que “viene aplicándose desde 2015,” combinada con la rebaja de alguno de ellos, recordando "la del IBI en un cinco por ciento en 2019, o la del plusvalía unos años antes". El portavoz popular manifestó que “se mantienen todos los beneficios y se añade la bonificación del 99% de la tasa de uso del suelo público para terrazas, puestos de venta, mercadillos o atracciones, además de ampliarse los aplazamientos y fraccionamientos de deuda en varios supuestos”, como principales novedades de la propuesta aprobada este viernes.

En la misma línea, el concejal de Ciudadanos Juan José Sánchez explicó que se estimaron algunas de las alegaciones socialistas y se rechazaron otras en consonancia con el criterio de los técnicos municipales. “En algunos casos porque ya existen bonificaciones similares o benefician a unas familias respecto a otras sin razón aparente”, dijo. Sánchez reiteró que “el Ayuntamiento consolida todas las rebajas aplicadas durante este año y sin exigir más a los salmantinos intentará amortiguar el golpe de la pandemia sin poner tampoco en riesgo el funcionamiento de los servicios públicos municipales”.

Por su parte, Virginia Carrera, concejala de Izquierda Unida adscrita al Grupo Mixto aprovechó para celebrar su coincidencia por primera vez en “muchos aspectos” con el equipo de Gobierno, aunque lamentó no haber ido "más allá" en algunos aspectos. “Entiendo que no era el momento de subir los precios, aunque los contratos nos obliguen. Además, podríamos haber aprovechado para gravar las viviendas vacías o reclamar a la Iglesia que pague por sus edificios”, manifestó.

Sin embargo, Carmen Díez, edil de Podemos en el Grupo Mixto, utilizó su segundo turno de intervención para afear el debate entre socialistas y populares. “Muchas de las cosas que hoy modificamos son fruto del acuerdo entre todos los grupos para combatir el COVID-19, que nadie se las apropie. No me parece ético. Sigamos en buena sintonía y démonos todos la enhorabuena por haber sabido responder en alguna medida al desafío que se nos planteaba”, concluyó.