Palencia

Navidad, pero sin sustos en casa

19 diciembre, 2020 12:58

Adornos, velas, luces, petardos o el árbol son algunos de los elementos principales y más característicos de la Navidad, pero sin un buen uso o con la compra de artículos sin certificación pueden provocar sustos que empañen las fechas festivas, aunque el COVID-19 haya trastocado los tradicionales encuentros familiares. 

Desde el Servicio de Extinción de Incendios, Salvamento y Protección Civil de Palencia recomiendan la compra de productos de calidad en tiendas que brinden una garantía y confianza, dado que, por ejemplo, el árbol de navidad artificial “tiene que ser resistente al fuego”. De igual manera, es aconsejable que las luces navideñas tenga la tecnología LED, ya que “no se sobrecalientan”. 

“Es un grave error y muy habitual el pensar que cuando no estamos en casa se puede dejar las luces navideñas encendidas para que haga bonito o incluso para hacer creer a los ladrones que te encuentras en la vivienda. Si vas a salir de casa o antes de irse a la cama, apaga las luces navideñas para que no sufran un sobrecalentamiento y puedan causar un incendio”, explica en declaraciones a la Agencia Ical el sargento del Parque de Bomberos, Abel Allende.

Además, afirma que no es adecuado conectar todas las luces y adornos eléctricos a un solo enchufe, a través de los clásicos ladrones, porque “puede ocasionar una sobrecarga y, por consiguiente, un cortocircuito desatando un incendio en el hogar”. Por ello, recalca el uso de regletas de varias tomas de enchufe homologadas con el marcado CE.

Las velas y los petardos son otros de los grandes protagonistas, razón por la que el funcionario del Servicio de Bomberos solicita a los palentinos precaución. En el caso de las velas, señala que “no hay que dejarlas próximas a cortinas, sofás, telas o materiales combustibles”, mientras que los fuegos artificiales no deben ser manipulados por los niños y menos sin la supervisión de un adulto, apostilla el sargento.

Comidas familiares



Durante las celebraciones navideñas, gran parte del tiempo se emplea en preparan las comidas y cenas, razón por la que “se debe revisar los aparatos que funcionen a gas o, en su defecto, comprobar que la llama de los aparatos a gas sea azul y no amarillenta, señal inequívoca de una combustión incompleta liberadora de monóxido de carbono”. 

Subraya que hay que comprobar “especialmente” que las rejillas de ventilación en la cocina no están tapadas, quien aclara que, ante la duda, “es preferible mantener la ventana de la estancia donde se cocine abierta”. Tras finalizar su uso, hay que repasar que todos los aparatos a gas tengan sus llaves completamente cerradas.

Sin dejar de lado el ámbito culinario, las festividades navideñas se caracterizan por "cocinar mucho y muy seguido", por lo que las campanas extractoras acumulan mucha grasa en sus filtros en poco tiempo, más si no se ha hecho una limpieza adecuada y previa a estas fechas. Allende recomienda tener en cuenta este peligro de incendio, algo “muy habitual en esta época del año”.

El COVID-19 ha cambiado totalmente las reuniones y los encuentros, donde las nuevas tecnologías y el uso del móvil se va a acrecentar, de ahí que se haga un mayor uso de los cargadores. Desde el Parque de Bomberos de la capital palentina piden precaución a la hora de poner el terminal a cargar, para no dejarlo sobre una superficie que sea combustible, como mesita de noche, alfombra, cama o almohada. 

Y es que, relatan que es preferible dejarlo sobre una baldosa o incluso en el baño o en la encimera de granito de la cocina. Es decir, "una superficie no combustible, ya que se ha dado el caso de incendiarse algún dispositivo móvil o cargador y originar un fuego por proximidad a materiales combustibles", puntualizaron.

El peligro silencioso



El sargento del parque de Palencia alerta del peligro de los braseros y las estufas catalíticas, que son aparatos que consumen el oxígeno de la habitación en la que se encuentran, por lo que, “si no tienen una buena ventilación en su combustión deficiente de oxigeno, producirán monóxido de carbono, pudiendo causar graves consecuencias, incluso ser letal para la familia, incluidas las mascotas”.

Señala que, en el momento de irse a la cama, es importante cerrar antes todas las puertas de las distintas estancias de la casa. De este modo, si se produjera un incendio, “evitarás o retrasarás su propagación en la propia vivienda, facilitando así la evacuación de los inquilinos”.

Ante un hipotético fuego, apunta que es necesario ir cerrando las puertas que quedan entre las personas y el incendio, así como coger las llaves de la casa antes de cerrar la puerta de entrada para dárselas a los bomberos que acudan a extinguir el incendio.

A mayores, Allende traslada que, a la hora de dormir, los ciudadanos son vulnerables, motivo por el que con la instalación de un detector de monóxido conseguirás que “él vigile por ti, avisando al más mínimo conato de incendio”, pudiendo ponerse a salvo. Un aparato que puede ser un buen regalo en estas fechas navideñas, que se pueden encontrar en la ferretería a un módico precio y con una fácil instalación, añade.