Palencia

Mario Simón (alcalde de Palencia): "Ponemos la gestión y el trabajo por encima de las siglas y la política"

7 noviembre, 2020 08:30

Mario Simón, nacido en Palencia el 14 de febrero de 1978, es el actual alcalde de Palencia, tras el acuerdo de gobierno entre su formación, Ciudadanos (3 concejales) con el PP (9 ediles), surgido tras el pacto de gobernabilidad en la Junta de Castilla y León. Simón es diplomado en Ciencias Empresariales (EUEE Valladolid), con toda su trayectoria profesional desarrollada en el ámbito de la empresa privada.



En diciembre de 2014 y fruto del momento que se vivía, "sentí la necesidad de dar un paso adelante" y se afilió a Ciudadanos. Formó parte de la constitución de la agrupación de Ciudadanos Palencia y sigue formando parte de la ejecutiva local. Ha sido concejal de Palencia en la oposición durante la legislatura 2015-2019.Hasta que  en la actualidad ostenta la presidencia alcaldía del Ayuntamiento de Palencia.

Esta semana, la consejera de Familia cargó contra un acalde de Palencia por la gestión en la residencia La Salina, por no haber contratado más limpieza o por no haber accedido a facilitar vivienda a tres personas que estaban dispuestas a trabajar en la residencia.

Fue contra el alcalde de Salinas por la incidencia que había habido y los casos que se habían producido en la residencia. La verdad es que desconozco los pormenores, sí que es una residencia en un municipio pequeño y que ha tenido una elevada incidencia y un gran número de contagios. No puedo decir más os porque no sé los pormenores ni la casuística. Lo que sí sé es que este virus, desde luego, el índice de contagio que tiene es elevadísimo y que, lógicamente, en el momento que entra en un entorno, en este caso en una residencia, está claro que se contagia de manera excesiva.

Y que las personas que están en las residencias son muy mayores, que tienen otras patologías, otras dependencias, pues ahí lógicamente la incidencia  y las consecuencias que puede tener son muchas. Es muy importante, y creo que eso sí que es una medida muy adecuada, la que se tomó este martes y publicada BOCYL que limita las visitas a las residencias. Son los entornos más vulnerables y merece la pena ese sacrificio y mantener esas restricciones y que quizás no podamos visitar a nuestros mayores durante un periodo determinado. Porque lo que está claro es que como el virus entre en las residencias, las consecuencias son nefastas. Así que creo que esa medida es dolorosa para los familiares, pero que era muy necesaria.

Vaya legislatura que le ha tocado gestionar, alcalde.

La verdad es que sí. Para mí el menor de los problemas es que sea una legislatura que a lo mejor en lo político no te va a permitir desarrollar todo lo que podías. Lo que está resultando muy duro de esta legislatura es esta situación de pandemia, que está teniendo unas connotaciones sanitarias personales y unas situaciones económicas muy lesivas para todos. Muy, muy dolorosas para todos y para Palencia. Eso es lo que me duele, la situación. No me duele que la Legislatura no vaya a ser muy lúcida. Al revés, creo que los responsables públicos y los responsables políticos ahora es cuando tenemos que dar el do de pecho, ahora es cuando tenemos que estar a la altura de las circunstancias. Si ya es un orgullo el servir desde lo público y dedicar una pequeña parte de la vida a lo público y a ejercer esta actividad política, más orgulloso te sientes cuando de verdad haces falta, cuando las cosas están mal y nosotros estamos ahí. El equipo de Gobierno y el resto de la Corporación del Ayuntamiento de Palencia, los 25, si algo están demostrando es meter todas las horas que hagan falta, trabajar todo lo que se necesite, informar y ayudar en la medida de nuestras posibilidades, todo lo que podemos, a los palentinos. En el aspecto personal, sí tengo la tranquilidad de estar haciendo todo lo que puedo en un momento tan difícil como estamos pasando.

¿No se siente solo en este equipo de Gobierno e, incluso , en el pleno con únicamente tres concejales de Ciudadanos?

Solo en este tipo de Gobierno, la verdad es que no. Incluso desde que decidimos tirar para adelante y afrontar esta legislatura en un gobierno de coalición con tres concejales de Ciudadanos y con nueve concejales del Partido Popular, con un gobierno en minoría sobre 25, que también requiere, lógicamente, más diálogo y más trabajo. A ese trabajo político de dialogar y trabajar con todos desde el primer momento dijimos que sí. Que lo aceptábamos y lo asumíamos. La responsabilidad era para hacerlo bien, para formar un único equipo de trabajo en el que cada uno de los concejales, que en su inmensa mayoría, al igual que yo, vienen de la vida civil, era para aportar en nuestras áreas un plus para ser los más técnicos posibles y, también, aportar nuestros conocimientos por el desarrollo de nuestra actividad privada y profesional. Esa fue la distribución que se hizo. En el momento que estuvo cerrado el acuerdo y que el compromiso de todos era trabajar por y para Palencia por encima de las siglas, fue asumido por los doce y aceptamos la encomienda de coger la Alcaldía de Palencia y de constituir un gobierno de coalición.

¿Entonces las cosas funcionan bien en el acuerdo de Gobierno con el PP?

Las cosas funcionan muy bien porque los concejales estamos trabajando lo que podemos, sólo les pido eso, trabajo, dedicación y honestidad. El equipo de Gobierno somos compañeros de trabajo, y si encima trabajan, son serios, responsables y que cumplen con los objetivos que nos hemos marcado, pues las cosas van bien. Se puede  ver en todas las declaraciones públicas y en el trabajo diario. Nosotros estamos poniendo siempre la gestión y el trabajo por encima de las siglas y por encima de la política. Tal como se entiende de barrer cada uno para su lado, así no, sino en la gestión, en la encomienda de las concejalías y las responsabilidades que tenemos para servir a todos los ciudadanos de Palencia.

Matizo. Como en mi trabajo, esa es la manera de trabajar que tienen las empresas modernas y los gestores modernos. Mi función principal es gestionar dos equipos humanos, el  del equipo de gobierno, sus capacidades y aptitudes y gestionar, porque también soy el alcalde de toda la Corporación, dialogar y cambiar información permanente con los otros tres grupos - PSOE, Podemos y Vox- que componen el Ayuntamiento de Palencia para la gobernabilidad de Palencia.

Si mira atrás, ¿cambiaría algo?

Si cambiaría algo… Supongo que como todos. Siempre se pueden hacer las cosas mejor. Y como seguramente a lo que te refieres es al tema de la trayectoria política, empecé en esto de la política hace justo ahora seis años. En noviembre de 2014, si no me falla la memoria, creamos la primera agrupación de Ciudadanos aquí en Palencia, con toda la ilusión de ese proyecto de centro que nos atrajo y que nos hizo dedicar muchas horas porque creíamos que era la opción que necesitaba este país y esta ciudad. Era la única vez que tenías un partido que no votaba contra alguien, si no que se votaba más con ilusión y con ese proyecto que era bueno para España. Para que eso materializara, se tenía que cuajar en todos los sitios y nosotros teníamos la responsabilidad en esta provincia de impulsarlo desde Palencia.

Inmediatamente llegaron las elecciones municipales de 2015,  cuando sólo llevábamos seis meses de camino. Hubo que confeccionar una lista y en ella entramos. Estuvimos en la oposición con tres concejales en la legislatura pasada, y una vez que conocimos la vida municipal y cómo funciona la administración, ya hicimos una política distinta. Que se hace habitualmente con cada propuesta, viniese de donde viniese, mejorarla y si considerábamos que era buena para Palencia votar a favor y, así, aprobamos un montón de medidas y varios presupuestos, a pesar de que gobernaba el Partido Popular. En ese momento aprobamos también mociones del Partido Socialista que creímos eran interesantes, por ello, la nuestra no era una política de crítica, sino de preguntar qué iban a hacer los demás partidos, cómo lo podemos mejorar, en qué podemos ayudar. Y creemos que a Palencia le hacía falta esa nueva manera de actuar políticamente, más proponer y menos criticar.

Ya en las últimas elecciones, me tocó encabezar la lista de Ciudadanos y obtener los resultados que tuvimos, manteniendo los tres concejales, e íbamos a seguir con esa misma línea de política constructiva, de aportar a Palencia cada uno desde el lugar desde el que le corresponde. Pero se dio esa casuística de que en casi toda España los votos del PP y de Cs, dentro de unas líneas expuestas en la campaña electoral de una política más liberal, más pragmática, se daba la casualidad de que en muchísimas regiones, capitales y municipios, esa suma de Partido Popular y Ciudadanos sumaba más que el Partido Socialista. Por ello existía esa posibilidad de coalición que se realizó en muchos lugares. Y aquí, como explico, la base de todo y por encima de los partidos, fue reunirnos el equipo humano días antes de la investidura y decidir si asumíamos esa responsabilidad para trabajar, para hacerlo bien y para poner nuestro trabajo y nuestra dedicación por encima de las siglas. Y entonces tiramos para delante. Por eso, no he tenido tiempo de  arrepentirme. Ha sido todo tan rápido y tan sucesivo que no me ha dado tiempo todavía.

El alcalde de Palencia, Mario Simón, pertenece al Grupo Ciudadanos./ FALCAO

Respecto a la pandemia, ¿como la lleva el Ayuntamiento de Palencia?

Con muchísima preocupación. En la primera ola, en marzo, fuimos una de las ciudades, junto a Castellón, Zamora y León, con menor incidencia de contagios y con menos fallecidos. Tomamos las medidas dentro de nuestro ámbito competencial muy rápido e, incluso, suprimimos el autobús urbano antes de que lo publicase el BOE, cerramos las escuelas infantiles, cerramos las zonas deportivas, nos anticipamos y tuvimos una menor incidencia también, sobre todo, por la responsabilidad de los ciudadanos.

Lo llevábamos relativamente bien en el sentido de que a principios de año había capacidades económicas en el Ayuntamiento para poder realizar ese trabajo de modificaciones presupuestarias e ir saliendo y afrontando la situación. En esta segunda ola se ha dado una situación justamente contraria, porque tenemos  una  mayor incidencia. Empezamos con restricciones impuestas por las recomendaciones de la Junta de y León, ya desde finales de septiembre. Llevamos más de un mes con una incidencia acumulada muy elevada y, a estas alturas, llevamos más de un mes con restricciones porque llegamos a estar por encima de los 900 contagios por cada 100.000 habitantes. Eso ha supuesto muchísimos problemas, inclusive en el nivel organizativo interno. En la primera ola no tuvimos ningún empleado afectado y, por ello, ahora el desánimo, el desasosiego, el hartazgo, la preocupación de la sociedad palentina es mayor. A ello se suma también el requerimiento al Ayuntamiento, como institución más próxima, de la sociedad palentina, pero las capacidades económicas que tenemos ahora con un presupuesto prácticamente finalizado no son tan grandes. El margen de actuación es muy pequeño, pero además, de cara a los presupuestos del año que viene, como se ha reducido tanto la actividad económica en todo el país, las previsiones de ingresos son inferiores, lo cual obliga a que en esos presupuestos tendremos que hacer ajustes y optimizarlos de la mejor manera posible. Tenemos menos capacidad para poder ayudar, dentro de nuestras competencias, en la situación actual que la que teníamos al principio, cuando sí podíamos realizar una línea de ayudas para créditos ICO de 300.000 hasta 500.000 euros.

Sí pudimos exonerar toda la ocupación de vía pública, terrazas y veladores, para que pudiese trabajar la hostelería. Realizamos acciones desde servicios sociales en cuanto a suministro de material. Ahora estamos en una situación donde las capacidades económicas son muy pequeñas, con una situación peor que la que teníamos entonces, con mucha preocupación y también instando mucho a la Junta de Castilla y León y al Gobierno de España. Tenemos claro que nos da igual de qué color sean los gobiernos de las instituciones, que la colaboración institucional es fundamental y que Palencia, en los presupuestos, en las dotaciones, no tiene que ser ni más ni menos que nadie. También estamos esperando ver cómo se resuelve el asunto de las transferencias de crédito que se vayan a hacer a Palencia para cuadrar los presupuestos.

¿La hostelería de Palencia es tan reivindicativa como la de otras ciudades como León o Salamanca?

Debido a la situación en la que están ahora y por la que han atravesado todo el año, es muy lógica y muy comprensible su reivindicación. De hecho, este martes estuvimos reunidos con ellos, donde nos expusieron esas reivindicaciones. Es un sector que ya estuvo cerrado dos meses, que no ha acabado de recuperar la actividad y que ahora con las nuevas normas sanitarias se vuelven a encontrar en esta situación y con mucha incertidumbre. Es un sector intensivo en mano de obra, del que dependen muchas familias, donde hay muchos autónomos, convirtiéndose en un sector que está siendo muy castigado por estas medidas sanitarias. Aunque todos sabemos que las mismas tratan reducir la interacción y la sociabilidad, por ello todo el sector del ocio está tocado, no sólo la hostelería, sino también las agencias de viajes, el transporte,  la cultura, los gimnasios, etc.

Hay muchos sectores afectados en las reivindicaciones que nos hicieron el martes, que son lógicas y comprensibles porque se están jugando el pan de sus hijos, están jugando su negocio, dependen de ello muchas familias. Es una situación muy difícil, así que lo que creo que tenemos que hacer en la parte política y en la responsabilidad que tenemos, además de dar la cara, es ayudar en lo que podamos, pero siempre dentro de las posibilidades y competencias municipales.

Tenemos que hacer trasladar a otras instituciones superiores que si unos sectores determinados tienen que cerrar en beneficio de todos, porque lo primero es la salud, hay que buscar la manera de que a esos sectores se les compense, se les ayude o se les permita sobrevivir. No son autónomas que giran la puerta y abren su negocio el día uno. Entre seguridad social, sueldos, alquiler, maquinaria, los gastos se disparan como poco en 2.000 o 3.000 euros, y uno pequeñito. Además, están los módulos que se pueden disparar a 20 o 30 mil euros anuales los negocios más grandes. Lógicamente eso es lo hay que solucionar.

¿Cómo está el asunto calle Jardines junto a la Diputación?

Es un asunto muy viejo, ahora es el principal problema económico que tiene el Ayuntamiento de Palencia, quitando el tema del COVID. Es un problema heredado que no se ha afrontado como se tenía que afrontar por parte de las corporaciones municipales anteriores. Estamos hablando de hace casi diez años. A finales del año pasado estuvimos buscando una solución o ver cómo podríamos fraccionar los pagos. Pero tiene una solución muy difícil. Yo cada vez la veo más difícil. Se puede decir que es un cúmulo de despropósitos lo que aconteció en la calle Jardines cuando se realizó una expropiación para hacer un vial necesario para construir unas viviendas. Se compró al precio de la burbuja inmobiliaria de aquel momento, y  luego se ejecutó el vial. Ni se hicieron las viviendas ni se pagó el precio que se había fijado. Desde entonces se ha ido prorrogando ese pago por parte de las sucesivas corporaciones. Y al final lo que se ha montado es una bola entre el mucho dinero que no se ha rentabilizado por esos terrenos y, además, los intereses de todo este tiempo, que tiene muy difícil solución.

Además, tiene connotaciones de carácter jurídico también sobre si la expropiación se ha finalizado o no, porque sí se ha se ha realizado ese vial. Vamos a seguir trabajando con la Diputación para buscar una solución, para que el Ayuntamiento cumpla sus compromisos. Además, hemos ido al Consejo Consultivo y nos ha dado la razón. Hay que coger el toro por los cuernos y solucionar, de una vez, este grave problema. Ahora la prioridad es el COVID. Pero si no somos capaces entre el Ayuntamiento y la Diputación de llegar a un acuerdo, este va a venir dado por el juez. El asunto se va a resolver, con un acuerdo con la Diputación o si, finalmente, es el juzgado el que da la solución. Yo defenderé que el acuerdo sea el mejor para el Ayuntamiento de Palencia, porque es el mayor problema económico que tiene esta ciudad.

Todo esto, y finalizo, es fruto de una mala gestión durante mucho tiempo, en el sentido de que no se ha afrontado y, desde luego, en esta legislatura tocará afrontarlo como no se ha hecho desde hace unos diez años, como también otros trabajos que se han quedado por hacer como unas goteras, en unas obras de nueve millones, que se están arreglando ahora, como el asunto del aparcamiento, prometido hace tres o cuatro años y las obras comenzarán ahora. No vamos a hacer ninguna obra grande, vamos a acabar todo lo que no está acabado para ponerlo al servicio de los palentinos, optimizar sus recursos y esa es la mejor manera en la que podemos ayudar a Palencia sin incrementar el endeudamiento y resolviendo los problemas históricos de las infraestructuras que ya son recurrentes.

Está bien financiado el Ayuntamiento de Palencia, o es el mal que denuncian todos los alcaldes y presidente de Diputación.

Hay dos aspectos. Por una parte, el Ayuntamiento de Palencia está saneado, o sea, en los niveles de deuda inferior a los 30 millones. Cuando andamos con un presupuesto de 78 y 80 millones, el nivel de deuda es moderado. Por ello tiene capacidad económica, pero no deja de ser un Ayuntamiento modesto. También hay que decir que Palencia es una de las ciudades o la ciudad con la presión fiscal más baja. Pero es un Ayuntamiento que con sus gastos de personal en el capítulo 1, con los gastos de funcionamiento, mantenimiento, los servicios de agua, basura, autobús y demás, llega justito para cubrir las competencias, las obligaciones y los contratos que tiene que cumplir. No es un Consistorio que tenga un margen para realizar grandes actuaciones, porque no es un Ayuntamiento rico, pero repito, saneado, ordenado y ahora más.

En cuanto a la financiación, tenemos más competencias, cada vez prestamos más servicios y lógicamente necesitamos, si asumimos esas competencias y esos servicios, una financiación adicional por parte del Estado y por parte de la Comunidad Autónoma. Y así hemos sido exigentes. Este alcalde fue uno de los 13 alcaldes que firmamos al principio el manifiesto que inició el alcalde de Zaragoza exigiendo el libre uso de los remanentes, exigiendo que se tenía que apoyar a las entidades locales en cuanto a su financiación. Creo que las entidades locales estamos mal financiadas.

¿Cómo observa el futuro de Ciudadanos, su partido?

El futuro de ciudadanos lo veo bien, con optimismo, pero sobre todo lo veo con orgullo. Desde hace seis años, cuando empecé en este proyecto con unos compañeros, cuando el partido era muchísimo más pequeño de lo que es ahora y tenía mucha menos responsabilidad, hasta ahora, estamos imprimiendo, impregnando y trabajando de otra manera.

Estamos imprimiendo nuestro sello, un sello de sensatez, de honestidad, pragmático, con miras siempre al ciudadano, con el servicio, la obligación y el trabajo por encima de las siglas. Creo que esa ilusión y ese trabajo lo está viendo y conociendo la sociedad. Es verdad que cuando gobiernas es cuando asumes esa responsabilidad. Por encima de que suban o bajen las encuestas o del resultado que hubo en las últimas generales, que fue un resultado malo, sigo pensando que Ciudadanos es el único partido al que votas sin tener que taparte la nariz. Es el único partido al que votas a favor de y no contra nadie. Es el único partido que dice la verdad y asume todas las consecuencias que tenga. Ya no hablo como responsable de Ciudadanos, sino como votante, he votado a Ciudadanos y a su presidente, y mi candidato no me ha engañado nunca, me ha dicho la verdad.

Creo que esa forma de hacer, que esa honestidad, esa forma de dimitir cuando no salen las cosas bien, de decir siempre la verdad, que no todo vale en política, es la esencia del partido. Se tiene que cambiar de una vez cuando dices una cosa y haces la contraria o prometes una cosa que es la contraria y no pasa nada.

Opino que poco a poco la sociedad está cada vez más informada y cada vez más vota con la cabeza y la mente fría y tranquila. Espero que cada vez cuaje más un proyecto así. Respetaré lógicamente lo que vote siempre la gente. Pero creo que Ciudadanos siempre va a tener un sitio, será como una horquilla desde ese centro liberal, práctico y pragmático, donde en la política predominarán las necesidades y la gestión por encima de la ideología.

Los problemas que presentó Ciudadanos en campaña todavía no se han resuelto, por eso es la voz reivindicativa y moderada que siempre está ahí. Asuntos como una tarjeta sanitaria única sigue sin resolverse. El tema de las pensiones, a pesar del último acuerdo, sigue sin resolverse. Un pacto por la educación para varias legislaturas y evitar el adoctrinamiento sigue sin resolverse. Lo injusto de crear ciudadanos de primera y de segunda por los pactos con los nacionalistas, y un reparto no equitativo y no justo entre todos los españoles. Sigue sin resolverse el que los jueces elijan a los jueces. Ciudadanos nació con unas ideas muy claras, que todos los españoles somos iguales, vivamos donde vivamos, y los políticos tenemos que hacer que así sea. Esa necesidad sigue estando ahí. Creo que hay muchos españoles que siguen teniendo esa sensibilidad y que Ciudadanos les representa en esa esencia. Así que yo creo que sí, que tiene un futuro esperanzador y por lo menos yo voy a seguir apoyando esas ideas, porque son en las que creo fervientemente.

No es menos cierto que Ciudadanos pecó de no querer formar parte de equipos de Gobierno y quedarse apoyando pero sin estar dentro. ¿No cree, ya con su experiencia como alcalde de Palencia, que es mejor desde dentro tomando decisiones que desde fuera?

Ciudadanos, en las municipales de 2015, las primeras nuestras, entrábamos nuevos a las instituciones. Lo lógico es que cuando entrad de nuevo lo que tienes que hacer es aprender y formarte, trabajar y apoyar. había que conocerlas, saber cómo trabajan, ver cómo funcionan. Quizá era un poco precipitado el poder empezar a asumir responsabilidades con criterio y con una base sólida. Entonces esa decisión, lógicamente, fue muy acertada. Luego estuvo la responsabilidad de cada uno. Nosotros sí colaboramos a que hubiese presupuestos, que hubiese gobernabilidad, a estar en todas las comisiones, a ir a todos los consejos y aportar en todo lo que podíamos. Tampoco hicimos política de criticar. Cada uno gasta las fuerzas en lo que quiere y cree.

Respecto a las elecciones generales, en las sucesivas repeticiones de las mismas estaban claras dos cosas. La primera es que Ciudadanos tenía que cumplir la promesa electoral que había hecho a los españoles. Porque un gobernante tiene que decir la verdad y cumplir lo que promete. Y la segunda es que el Partido Socialista, en este caso el presidente, no quería pactar con Ciudadanos, tenía otro plan. Nunca vas a formar parte de algo en lo que no crees. Ni vas a tener a unos socios o a unos colaboradores en los que no confías y que tienen una idea diferente. Ciudadanos tenía la posibilidad de gobernar, pero para gobernar primero tenía que asumir un proyecto y unos socios nacionalistas, tenía que asumir unos principios en los que tenía que comulgar con ruedas de molino. Y no lo iba a hacer.

Y desde luego, como dices, para imponer, para llevar a cabo tus políticas, para demostrar tu forma de gestión, hay que gobernar. Creo que el partido hizo un esfuerzo muy grande en las elecciones autonómicas y locales.Gobierna en varias comunidades autónomas como Madrid, Murcia, Castilla y León y Andalucía. Tenemos alcaldías en Albacete, Badajoz, Melilla, Valencia y Palencia como alcaldías importantes, y muchas alcaldías pequeñitas, y alguna presidencia de Diputación como Zamora. Entonces sí asumimos esa responsabilidad, que  es lo que no se pudo hacer en las generales, en todos los gobiernos que hemos hecho de coalición, en su mayoría con el PP o con el PSOE, dependiendo las circunstancias.

Y en la situación de hoy, con tantos partidos ,quien no acabe de comprender o quien no entienda que la política de pactos es necesaria, que hay que llegar a acuerdos, negociar desde la honestidad, sentarte sabiendo que vas a ceder y que ya no va a ser el 100 por ciento de tu programa, es que no sabe de qué va esto. En Europa están muy habituados a los a los gobiernos de coalición. Así que nos tendremos que acostumbrar a esa situación.