León

La Diputación de León aprueba un presupuesto “con altura de miras y rigor” que asciende a 143,6 millones

7 enero, 2021 13:53

Elena F. Gordón 



El apoyo del equipo de gobierno del PSOE y la Unión del Pueblo Leonés (UPL) y la abstención del Partido Popular y Ciudadanos permitió hoy sacar adelante el proyecto de presupuestos de la Diputación de León para este año, que crece más de un cinco por ciento y asciende a 144,5 millones, lo que supone un incremento de un 5,26 por ciento respecto al anterior.



El diputado de Hacienda, Santiago Dorado, defendió que se trata de unas cuentas “con imaginación, altura de miras y rigor, para no crear falsas expectativas”, que incluyen “proyectos que llevamos mucho tiempo queriendo poner en marcha en esta casa” como la conectividad en el mundo rural o el servicio de extinción de incendios y que, a su juicio, “arrojan luz a la necesidades más acuciantes de la provincia y contribuyen a la recuperación social y económica, con la expansión de servicios sociales que mejoren calidad de vida de los leoneses, con más servicios y prestaciones y generando actividad económica”. Se trata, dijo, de “un documento vivo que se adaptará a los tiempos tan complejos y complicados que nos toca vivir”.



El gasto de personal, 50,8 millones, es el mayor que contempla el presupuesto, para hacer frente a las nóminas de los 1.300 trabajadores, entre los que estarán los 64 que se contratarán para atender el servicio de incendios. Los ayuntamientos y juntas vecinales recibirán 44,2 millones en en transferencias corrientes y de capital y el área social acapara un 28,4 por ciento del presupuesto y llega a los 40,5 millones. 



Las inversiones reales crecen más de un tres por ciento y llegan a 12,7 millones y entre ellas destaca una partida de cinco millones para Internet y conectividad en el mundo rural y 1,1 para la Estación Invernal de San Isidro (municipio de Puebla de Lillo), además de 1,9 para carreteras y 1,3 millones para los centros de atención especializada.



El Plan de Cooperación Provincial pasa de contar con 18,5 millones a disponer de 21 y el Plan de Juntas Vecinales supera los tres, incluyendo los dos millones iniciales más 720.000 euros para la comarca berciana y 340.000 para subvenciones a las entidades locales menores.



250 millones



Dorado recordó que a las cifras expuestas hay que sumarle las correspondientes a gastos comprometidos en ejercicios anteriores como los once millones previstos para la construcción de los parques de bomberos provinciales, 8,5 para la Estación Invernal de Leitariegos (municipio de Villablino) y 12 millones más para obras en carreteras; lo que supera los 55 millones. Además, tras la aprobación de la liquidación de las cuentas de 2020, habrá un remanente que va a permitir más gasto y más inversión, de forma que en este 2021 la Diputación podrá alcanzar un gasto de 250 millones. 



Nicanor Sen, portavoz del PSOE, defendió también las cuentas de su grupo, destacó proyectos como la conectividad en el medio rural y aludió a las competencias impropias que asume la institución provincial y que cada año le generan cuantiosos gastos.



El portavoz del PP, Francisco Castañón, tildó el presupuesto de “falto de imaginación, corto de miras y carente de ilusión” antes de solicitar participar en las decisiones que se tomen para aplicar los remanentes y ofrecer un voto de abstención “en positivo” con voluntad, dijo, de hacer “una política de mano tendida y colaboración honesta”.



La diputada de Ciudadanos, Gemma Villarroel, mostró su apoyo a algunas de las líneas fundamentales de actuación como la conectividad o el servicio de incendios y justificó su abstención como un gesto coherente en el momento actual, aunque mostró al presidente, Eduardo Morán, cierta “decepción” hacia el equipo de gobierno. “La confianza que tenemos en usted y en su equipo se ha llevado un duro golpe y en su mano está restaurarla o reforzarla o traicionarla por cuestiones y presiones políticas”, señaló.



El vicepresidente y portavoz de la Unión del Pueblo Leonés, Matías Llorente, comentó que la institución podría invertir mucho más en los pueblos si se centrase en la competencias propias y expresó su deseo de que las ayudas europeas que vaya a recibir la Diputación redunden en beneficio de las zonas de la provincia “donde no se está haciendo nada”.



El presidente de la Diputación, Eduardo Morán, cerró el turno de intervenciones de la sesión plenaria y comentó que considera que el presupuesto es “prudente, real y a la vez expansivo y flexible por la pandemia” y demuestra el compromiso firme de la institución con los pueblos y sus habitantes y destacó las telecomunicaciones y el servicio de incendios como proyectos más destacables. 



“La institución ha procurado estar a la altura del desafío como la mayor alidada de los municipios, sobre todo de los más pequeños. Los alcaldes, alcaldesas y sus equipos han dado la talla y quiero agradecerles su esfuerzos. Queremos ser un motor de la economía provincial, crear un ecosistema potente para hacer una provincia atractiva, generar inversión y empleo y por eso apostamos por la obra pública y el desarrollo rural”, dijo.



Morán pidió colaboración al resto de grupos políticos para “convencer a la Junta de la obligación histórica de desagravio con esta provincia” cuando aludía al coste del ejercicio de las competencias impropias, que se aproxima dijo a los 25 millones al año.