León

El técnico de laboratorio más ‘certero’ de la ULE trabaja en el campus de Ponferrada

26 noviembre, 2020 12:24

José Álvarez Rodríguez, Pepe, es el más ‘certero’ de los técnicos de laboratorio de la Universidad de León (ULE), especialmente cuando sale de su trabajo en la institución académica, donde desarrolla su labor en el Campus de Ponferrada y dedica su tiempo libre a su gran pasión, el tiro con arco, modalidad en la que ha conseguido destacados resultados, medallas y campeonatos.



Pepe es natural de Ponferrada y está vinculado a la ULE desde noviembre de 1996, año en que aprobó una oposición y entró a trabajar en la Facultad de Ciencias de la Actividad Física y el Deporte FCAFD (en aquella época se denominaba Instituto Nacional de Educación Física, INEF), que entonces dependía de la Junta y donde pasó a ocuparse de las clases prácticas como personal de administración y servicios.



“En el 2000, -explica-, la ULE tomó plenas funciones de edificio y personal de la FCAFD. Ya de aquella competía a nivel nacional y entonces representé a la institución en dos campeonatos universitarios (Valencia y Valladolid), junto a los lanzadores Manolo Martínez (peso) y Mario Pestaño (disco),en los que obtuve medalla de plata en uno, y en el otro quedé cuarto”.



En 2001, Pepe solicitó su traslado a Ponferrada, “porque aquí es donde estaba mi familia” y después pasó de la conserjería a oficial de oficio en el 2005. “En 2020 aprobé la segunda promoción interna y saque la plaza de Técnico Especialista de Laboratorio, que es en la que estoy actualmente”, detalla.



El origen de su afición hay que buscarlo en la infancia. “De pequeño, junto con mis primos y vecinos construimos arcos caseros para emular a nuestro ídolo, que salía en una serie de televisión que se llamaba ‘Flecha negra’ y, por supuesto, también al protagonista de otra que se titulaba ‘Orzowei’”, explica. Fue con 16 años cuando compró su primer arco y a los 22 se juntó con otros aficionados gracias a un anuncio de una tienda de deportes, en lo que fue el germen de lo que hoy es el Club de Tiro con Arco de Ponferrada, del cual es en la actualidad presidente.



A la pregunta de qué es lo que le atrajo de este deporte, Pepe responde que se trata de “la placentera sensación que produce disparar una flecha y dar en el blanco, que seguramente llama a la parte más primitiva del cerebro humano, cuando éramos cazadores y sólo matábamos para alimentarnos”. En cuanto a lo que más le agrada de su práctica, sonríe y explica que “la verdad es que somos como una familia, y es muy grande el compañerismo que se genera en los deportes minoritarios, que salen adelante con el gran esfuerzo de todos los socios”.



Para la práctica del tiro con arco, el técnico de laboratorio del Campus de Ponferrada comenta que hace dos años se firmó un convenio de colaboración con la ULE, “en el que nos beneficiamos ambos estamentos, el club de tiro con arco de Ponferrada y el Campus de Ponferrada de la ULE”. Gracias al convenio se organizan cursos entre alumnos y profesorado, “y en breve conseguiremos competir con otras universidades”.



Una las anécdotas que con más cariño recuerda Pepe, y que dice que no olvidará nunca, ocurrió cuando competía en su primer campeonato universitario compartiendo viaje con el Campeón del Mundo de lanzamiento de peso, el leonés Manolo Martínez. “Yo trabajaba en el INEF, -relata el arquero-, y Manolo, que entrenaba allí, mostró interés por ver mi arco, así que lo saqué de la maleta y le dije ‘prueba a abrirlo’, y resulta que no fue capaz de tensarlo”, señalan desde la ULE.



Pepe comenta que la explicación es que son deportes muy diferentes en los que se utilizan distintos músculos, y ni siquiera Manolo Martínez, alguien que entrenaba muy duro y que estaba preparado para una olimpiada, era capaz de tensar mi arco. “Ahí nos dimos cuenta de lo que es trabajar en cada deporte, y de las diferencias que hay”. Además de esa anécdota, su mejor momento fue “compartir diana con mi referente mundial en arco compuesto en Las Vegas (EEUU), con el arquero Dee Wilde. Ese día, -comenta Pepe-, me tocó la lotería deportivamente hablando”.

ICAL . José Álvarez Rodríguez compagina su trabajo en el Laboratorio de Microbiología con su pasión con el tiro con arco