León

El León más familiar

29 junio, 2019 15:08

Por sus abundantes y amplios espacios verdes, la tranquilidad que ofrece al ser una pequeña ciudad donde se puede llegar caminando a casi cualquier parte y su singular ambiente, curtido en cientos de bares, restaurantes y bodegas, León es un destino ideal para pasar unos días inolvidables en familia.

Disfrutar de un clima suave y cierto fresco que siempre es de agradecer al caer la noche en verano hace de esta época el momento perfecto para visitar este rincón bimilenario del norte peninsular. Un lugar lleno de encantos que propone al viajero una incomparable riqueza monumental, el mayor número de tabernas por habitante de toda España y multitud de opciones de ocio para grandes y pequeños.

Historia y teatro en Casa Botines

Indudablemente una de las construcciones más representativas del paisaje leonés, la Casa Botines es una auténtica joya modernista y una de las escasas obras que el afamado arquitecto Antonio Gaudí realizó fuera de Barcelona. Encargado por una familia de origen catalán para albergar su tienda y almacén de tejidos, así como construir en algunas viviendas en sus plantas superiores, es hoy museo y punto de partida de la Ruta Modernista ‘El León de Gaudí’. Entre las modalidades de visita se encuentra el acceso teatral ‘Tras los pasos de Gaudí’ (gratuita para niños mejores de 7 años), una divertida iniciativa que permite descubrir los encantos de este emblemático edificio a través de un espectáculo protagonizado por el propio arquitecto y otros personajes involucrados en la historia del lugar.

Viaje a los orígenes de León

La capital leonesa tiene su origen en el asentamiento romano de la Legio VII Gemina, que marcará para siempre el trazado y el carácter de la ciudad. Conocer los enigmas de este periodo ofrece una perspectiva única de conocimiento y para narrar su historia el Centro de Interpretación del León Romano es el lugar indicado. Sus salas van desentrañando las características del ejército, las guerras contra cántabros y astures, el campamento y la forma de vida romana. Nuevamente, existe la opción de conocer el pasado romano de León con una visita teatralizada (bajo petición para grupos y AAVV), donde los turistas marcharán junto con un fiel soldado de la legión a través de los yacimientos de la época.

Disfrutar por el estómago: Barrios Húmedo y Romántico

León es uno de los municipios españoles con más bares por habitante. Según los últimos estudios, se calcula que la media está en torno a los cinco establecimientos por cada mil leoneses, doblando así la cifra nacional. Algo que no es de extrañar al pasear por barrios como el Húmedo y el Romántico, delimitados por la Calle Ancha o principal vía del casco antiguo, donde a cada paso aparece un nuevo bar a la vista. Meca de la tapa por la abundancia, la variedad y la calidad con que estas se sirven siempre acompañando a la bebida, en esta zona las tabernas llenan de vida y ambiente la ciudad, especialmente cuando el sol se oculta. Mientras los mayores se deleitan con un buen vino de las dos denominaciones de origen con que cuenta la región (D.O. León y D.O. Bierzo), los más pequeños pueden disfrutar del ‘butano’, un refresco de naranja muy típico.

Plazas y parques

Cuando el buen tiempo apremia, apetece salir, tomar algo al aire libre y dejarnos bañar por los rayos de sol. Para ello, la capital leonesa cuenta con numerosas plazas, desde la Plaza Mayor a la Plaza del Grano o la de San Marcelo, conocida también como ‘de las palomas’, los mejores espacios para disfrutar del clima sin preocupaciones y donde los niños pueden corretear y jugar hasta el infinito.

Los pulmones verdes de la ciudad, que forman parques situados casi en cada esquina, son también lugares idílicos donde relajarse y despejar la mente pero también divertirse con los más pequeños. Algunos ejemplos son el Parque de Quevedo con su estanque, sus senderos y árboles milenarios, el de la Candamia, con el río Torío a sus pies, o el de la Condesa y Papalaguinda, que cuenta con varios rincones infantiles.

Noches de luz en la Colegiata de San Isidoro

Además de constituir uno de los mayores tesoros artísticos de León, la Colegiata de San Isidoro ofrece un auténtico espectáculo de historia, luz y color durante los meses de primavera y verano. Famoso por albergar la que está considerada como la ‘Capilla Sixtina del románico’, la fachada de esta icónica construcción acoge diversas iluminaciones artísticas, de acceso libre y gratuito, que se proyectarán todos los sábados hasta el 5 de octubre en dos sesiones de 15 minutos, a las 23:00 y a las 23:30h.