Burgos

De la Rosa propone a la Junta “flexibilizar” las restricciones específicas para Burgos a partir del 9 de diciembre si se consolida la tendencia descendente de la pandemia

1 diciembre, 2020 13:57

M.L.Martínez / ICAL

El alcalde de Burgos, Daniel de la Rosa, propuso ayer por carta a la Junta de Castilla y León “flexibilizar” las restricciones específicas para la ciudad de Burgos a partir del próximo miércoles, 9 de diciembre, si se consolida la tendencia descendente de la evolución de la pandemia del COVID-19. Así lo aseguró hoy durante su comparecencia telemática para informar sobre diversos asuntos relacionados con el COVID-19.

Se trata de una de las propuestas con las que el Ayuntamiento de Burgos quiere contribuir con la Administración autonómica para que “acierte” en el plan de desescalada. Por ello, De la Rosa avanzó que a lo largo de la jornada de hoy firmará un nuevo decreto de Alcaldía que prorrogará por segunda vez el cierre de las instalaciones municipales deportivas culturales y sociales hasta el próximo 9 de diciembre, justo después del puente de la Constitución y la Inmaculada.

“Si todo va bien en la medida que estamos comprobando, que se van corrigiendo los contagios, bajando la incidencia, corrigiéndose la curva, si la tendencia se consolida sería el último de los decretos y el próximo día 9, de nuevo, las instalaciones municipales abrirían y darían servicio en las condiciones que marcó la Junta de Castilla y León a mediados del mes de octubre para el municipio de Burgos con las limitaciones de aforo, con el cumplimiento de las medidas de higiene, distanciamiento y la limitación de horarios”, advirtió.

A esta propuesta, el primer edil burgalés añadió que puedan abrirse al público también las instalaciones públicas y privadas, que son competencia de la Junta de Castilla y León, como es el caso de los cines, gimnasios, teatros o actividad hostelera, que se cerraron por el mismo motivo, así como que el resto de medidas extraordinarias restrictivas para que puedan ser “similares” a las del conjunto de la Comunidad, si bien incidió en que “solo si es seguro y se confirma un descenso muy significativo en la incidencia de contagios en los próximos días”.

El alcalde de la capital burgalesa también desveló que ayer conversó con la consejera de Sanidad, Verónica Casado, a quien solicitó que desde el Gobierno autonómico “se intente trasladar un mensaje coherente, equilibrado y prudente” porque “la tensión que se respira en la calle cada vez es mayor”. Por ello, instó a la Junta a que solicite mañana miércoles en la reunión del Consejo Interterritorial criterios comunes para todo el país aunque cada comunidad pueda matizarlos en función de su situación epidemiológica.

COVID-19 QR

Por otro lado, De la Rosa precisó que también trasladaron a la Junta otras dos propuestas relativas a garantizar la seguridad y la higiene de cara a evitar un mayor riesgo de contagio si cabe. Así, barajó la posibilidad de que en todos los sectores que tengan establecimientos abiertos al público se valoren medidas, como lo que ha hecho el Gobierno de La Rioja, incorporando para la ciudad de Logroño la aplicación COVID-19 QR, que consiste en que los locales que implementen este sistema de detección. El objetivo, subrayó, es que la medida facilitaría la trazabilidad de los contagios y posibilitaría cortar la cadena de transmisión del virus.

La segunda de las propuestas, dijo, es establecer un Sello de Calidad que identifique los establecimientos que puedan avalar la máxima garantía de seguridad. Además, añadió que desde el unto de vista sanitario, consideró “positivo” que la Junta de Castilla y León continuará celebrando “puntualmente” test masivos de antígenos de segunda generación para la identificación, sobre todo, de casos asintomáticos, en las zonas básicas de salud de los centros de salud que mantienen una incidencia “significativa” con respecto al resto.

Al mismo tiempo, De la Rosa pidió a la Junta que las medidas extraordinarias que se contemplan en el plan de choque lleguen “cuanto antes” a los “bolsillos” de las familias de los sectores que “están sufriendo las consecuencias más graves”, en alusión al sector de hostelería, del comercio, de las pymes, autónomos y personas desfavorecidas.

Recuperar la asistencia presencial

Asimismo, también solicitó a la Consejería de Sanidad que se vayan recuperando “poco a poco” la asistencia presencial en los centros de salud. Sobre este asunto, indicó que “también es importante los centros de salud, el personal sanitario, médicos y enfermeros, en la identificación de los posibles casos asintomáticos o no que se producen en el entorno del barrio”.

Porque, dijo, “estos centros de salud pueden ser el escenario también complementario” y, subrayó, “se necesitan para poder contribuir al aislamiento de las personas que por teléfono tal vez no se acaban de identificar correctamente”. “La atención no presencial se hace cada vez más imposible y aunque no pueda llegar a producirse de manera inmediata completamente sí que se irán dando pasos en este sentido a lo largo de este mes de diciembre para normalizar poco a poco también el Servicio de Salud Pública”, destacó.