Región La propuesta de IUCyL  trata de reforzar la Salud Mental en el ámbito de la Atención Primaria y la comunitaria especializada,  y garantizar la presencia de profesionales de la salud mental tanto en centros residenciales para personas mayores, al objeto de prevenir y paliar posibles secuelas psicológicas, como en los centros educativos, para atender la problemática psicológica que pueda surgir tanto en los cierres de aulas como cuarentenas motivadas por positivos en coronavirus.

IU propone evaluar los efectos de la COVID-19 en la salud mental

16 febrero, 2021 12:10

IUCyL llevará mociones a los Ayuntamientos de Castilla y León para que haya un debate sobre las carencias de salud mental de nuestro sistema público sanitario y planteará medidas para paliar el impacto que el COVID-19 está teniendo en la población de Castilla y León, especialmente entre las personas más vulnerables.

Recientemente la OMS alertaba de la interrupción y el deterioro de la atención a la salud mental a nivel mundial y la necesidad de reconducir la situación urgentemente.

El impacto de la Covid-19 y la posterior situación de aislamiento está siendo y va a ser enorme, tanto en materia sanitaria, como económica y social. Esta crisis sitúa a la ciudadanía en un escenario de incertidumbre sin precedentes, con elevados niveles de estrés y miedo por la salud y por la vida, además del riesgo de situación de pobreza y exclusión, los cuales afectarán gravemente a la salud mental de la población. La salud mental ha sido uno de los campos más afectados durante esta pandemia y es previsible un aumento de las patologías y un empeoramiento de las ya detectadas.

Por ello, IU considera necesario evaluar los efectos de la pandemia en la salud mental, y su traducción en síntomas y malestar psicológico.  La pandemia por el nuevo coronavirus ha traído altas tasas de mortalidad, enfermedad, aislamiento, confinamiento, además de perjuicios económicos y laborales causados por la misma. Así ha tenido efectos negativos sobre trabajadores de servicios esenciales, especialmente sanitarios.

Además, IUCyL señala la oportunidad de diseñar e implementar una Estrategia de Salud Mental de urgencia post Covid19, con el objetivo de adaptar la asistencia en salud mental a los efectos causados por la pandemia, incidiendo en la atención en la comunidad presencial.  Es pertinente actualizar el Plan Estratégico de Salud Mental en Castilla y León, que refuerce el carácter comunitario y público de la atención sanitaria en salud mental, así como el enfoque psicosocial.

Para su cumplimiento y ejecución, es preciso asegurar la financiación suficiente del sistema público de salud mental de Castilla y León y de las actividades llevadas a cabo por las asociaciones de familiares y personas usuarias de salud mental, y detectar las posibles carencias del sistema social y sanitario para planificar y aplicar un sistema de financiación estable para llevar a cabo las mejores políticas públicas en este sentido.

La propuesta de IUCyL  trata de reforzar la Salud Mental en el ámbito de la Atención Primaria y la comunitaria especializada,  y garantizar la presencia de profesionales de la salud mental tanto en centros residenciales para personas mayores, al objeto de prevenir y paliar posibles secuelas psicológicas, como en los centros educativos, para atender la problemática psicológica que pueda surgir tanto en los cierres de aulas como cuarentenas motivadas por positivos en coronavirus.