Región

Pablo Fernández pide la dimisión de Mañueco, Igea y Casado por el “deleznable” trato a los sanitarios

16 noviembre, 2020 11:44

El secretario general de Podemos Castilla y León, Pablo Fernández, reclamó hoy la dimisión del presidente y del vicepresidente de la Junta, Alfonso Fernández Mañueco y Francisco Igea, respectivamente, así como de la consejera de Sanidad, Verónica Casado, por el “abyecto, deleznable, infame y abominable decretazo” que el Gobierno regional publicó en el Bocyl el sábado y que “recorta los derechos laborales de los profesionales sanitarios de forma tan miserable”. “Es indecente que PP y Cs mermen las condiciones laborales de aquellos que lleven meses dejándose la piel para cuidarnos y para salvar vidas. Es absolutamente intolerable que la Junta perpetre ese recorte en estos momentos y de la forma tan ruin en la que lo ha hecho”, cargó Fernández.

El máximo responsable de la formación morada en la Comunidad afeó a la Junta que haya establecido las prestaciones personales obligatorias, por el tiempo “indispensable”, según el decreto, sobre los recursos humanos del sistema sanitario de la Comunidad, que estará vigente durante el periodo en el que esté declarado el estado de alarma, sin perjuicio de su posible adaptación, modificación o derogación antes, en función de la situación epidemiológica y sanitaria de cada momento.

En este sentido, Fernández denunció que el Gobierno regional hace efectiva esta medida, que entró en vigor este domingo, cuando se negociaban las condiciones laborales en la Mesa Sectorial de Sanidad, con todos los sindicatos, que “intentaban que no se recortasen sus derechos de la forma tan patética y lamentable como al final ha acabado perpetrando la Junta”. “No ha contado con nadie, hurtando cualquier tipo de diálogo, cercenando cualquier posibilidad de negociación y cometiendo una tropelía que pasará a la historia de la infamia de esta tierra”, insistió Fernández.

Pablo Fernández se mostró especialmente crítico con Igea, quien en la red social Twitter se mostró dispuesto a negociar. “Es una auténtica tomadura de pelo”, sentenció el procurador, quien informó incluso de que ya se estaba dialogando este extremo en la Mesa Sectorial y hoy había programada una nueva reunión que no acontecerá. “¿Cómo es posible que el vicepresidente diga que quieren negociar cuando el sábado han roto unilateralmente las negociaciones y han impuesto con esa decisión un recorte y merma enorme de las condiciones laborales? “El señor Igea mea a los profesionales sanitarios y les dice que llueve. Es intolerable”, cargó durante Fernández, quien acusó al vicepresidente de “cercenar” cualquier tipo de diálogo. “¿Quién se cree que es? Es una tomadura de pelo y una falta de respeto absolutamente intolerable”, insistió.

En este punto, invitó a Igea a “trabajar más y estar menos al Twitter”, porque actualmente la sociedad “vive un momento muy complicado y coyuntura muy compleja”. En este punto, criticó a aquellos que “llevan los designios y están desgobernando a esta tierra”, que “deberían dedicar más horas a tratar mejor a los sanitarios y menos tiempo a hacer el ridículo en Twitter”.

Todos los sindicatos de acuerdo

Igualmente, justificó lo “vergonzoso” del decreto en que “han puesto de acuerdo a todos los sindicatos” para pedir la dimisión de Mañueco y de Casado. En todo caso, vaticinó que el presidente de la Junta “no la presentará y se aferrará a su cargo cual percebe a la roca”. “Hablamos de Mañueco, que vendería su alma al diablo y que haría cualquier cosa por mantenerse en su puesto”, afeó.

Sobre la consejera de Sanidad, argumentó su petición de dimisión “si tiene un ápice de dignidad, si todavía le queda un poco de amor y de cariño y respeto para sus compañeros de profesión después de este maltrato atroz al que les ha sometido”. “No debe estar ni un segundo más al frente porque cuenta con el rechazo unánime de los sindicatos tras este decretazo que han cometido de esta forma tan miserable”, reiteró.

Al respecto, consideró que “es lamentable y triste que el mayor logro de Casado sea poner de acuerdo” a todos los sindicatos de la Comunidad en defensa de los derechos de los profesionales sanitarios. Una petición de dimisión que solicitará de nuevo mañana en el Pleno de las Cortes. De hecho, recordó que la pregunta a la consejera reza textualmente “si cree que está tratando adecuadamente a los profesionales”, la cual registró el viernes, antes del “decretazo” publicado el sábado. “Si ya el trato estaba siendo deplorable e incluso despiadado, ahora es insostenible y tiene que dimitir”, instó.