Región

Detenidos por poseer un laboratorio de marihuana en Ávila y Segovia

25 octubre, 2018 19:59

Dos personas de origen chino han sido detenidas como parte de una banda dedicada al cultivo de marihuana en Ávila y Segovia, ya que habían engañado a una compatriota suya para que figurase como titular de dos viviendas en las que tenían plantaciones de cannabis, según han informado fuentes de la investigación.

Agentes del grupo XIV de la Brigada Provincial de policía judicial de la Unidad de Delincuencia contra el Crimen Organizado (UDYCO) y el equipo territorial de policía judicial de la Guardia Civil de Arévalo han detenido el pasado 27 de septiembre a dos individuos de origen chino como presuntos autores de un delito contra la salud pública, pertenencia a organización criminal, defraudación del fluido eléctrico e infracción de la ley de extranjería.

La investigación se inició en el mes de marzo cuando la UDYCO, en el marco de la operación 'canteo', registró en la provincia de Segovia el domicilio de una mujer de origen asiático donde incautaron restos de cosechas de marihuana ya recolectadas así como diverso material para su cultivo.

Los agentes comprobaron que se había manipulado el suministro eléctrico por lo que concluyeron que podría haber existido un laboratorio indoor.

Paralelamente, la Guardia Civil tuvo conocimiento de que en una vivienda de la localidad de Arévalo (Ávila), cuya propietaria era la misma mujer asiática, podría hallarse también un laboratorio de marihuana.

Por ello realizaron una entrada y registro con el correspondiente mandamiento en el que localizaron en el interior 352 plantas de marihuana, 27 más en semillero, 65 maceteros ya germinados y útiles necesarios para su cultivo, elaboración y floración. Además, se comprobó que también habían manipulado la red eléctrica.

Engañaron a la mujer para que figurase como propietaria

Tras una "laboriosa" investigación, ambos cuerpos policiales descubrieron que dos individuos de origen asiático, con domicilio en Madrid y estancia irregular, eran los propietarios de dicho laboratorio.

También averiguaron que la mujer había sido utilizada sin su consentimiento para figurar como arrendataria de las viviendas de Segovia y Arévalo.

Una vez confirmaron la identidad de los dos presuntos autores, las fuerzas policiales se trasladan a su domicilio madrileño, donde les detienen e incautan seis teléfonos móviles y diversa documentación.

Por el momento, la investigación continua abierta, por lo que no se descarta detener a otros probables integrantes de esta organización.

Los detenidos fueron puestos a disposición del Juzgado de Guardia de Madrid en coordinación con las investigaciones el Juzgado de Instrucción de Arévalo en la provincia de Ávila, a quien se ha entregado las diligencias.