Región

El Lucky Luke de la política de Salamanca

22 octubre, 2018 01:50

Uno de los cómics más famosos de Europa, que incluso dio el salto a la televisión, es el pistolero Lucky Luke, un vaquero más rápido que su sombra que recorre los pueblos del viejo Oeste en busca de Justicia. En otro oeste, el de España, y también viejo por la avanzada edad de la mayoría de sus habitantes, hay otro justiciero que recorre los pueblos de la provincia de Salamanca para pleitear por doquier. Es el concejal del Ayuntamiento de la capital y diputado provincial de Ganemos, Gabriel de la Mora, formación que acumula cerca de una treintena de procesos judiciales abiertos. Una actividad querellante que le ha valido el apodo de “pistolero judicial” entre sus rivales políticos.

Nacido hace casi 35 años en Salamanca (el próximo miércoles 24 de octubre los cumplirá), es hijo de un agricultor a título principal en la comarca de Ledesma. Un rico terrateniente aseguran otros políticos para contraponer el entorno familiar de Gabriel de la Mora con sus ideales políticos actuales (el PP lo califica como comunista en los plenos del Ayuntamiento de Salamanca).

Tras terminar la carrera como ingeniero técnico agrícola en la Facultad de Ciencias Agrarias y Ambientales de la Universidad de Salamanca, y hacer lo propio como licenciado en Derecho por la institución académica charra, decidió dar el salto a la política, primero a través de Podemos. Su irrupción pública ya fue llamativa, pues adaptando una famosa frase del vicepresidente socialista Alfonso Guerra en los años ochenta, dijo que “al Ayuntamiento de Salamanca no lo va a conocer ni la madre que lo parió”.

La idea inicial de alcanzar el Consistorio charro a través de Ganemos se transformó en una agrupación de electores, Ganemos, en la que ocupó los primeros puestos de la lista tras un proceso de primarias y en mayo de 2015 fue elegido concejal. Semanas después era también designado diputado provincial. Desde el palacio de La Salina puso en marcha el proyecto ‘Ganemos con Justicia’, para “luchar contra la corrupción y el respeto a los derechos humanos en el ámbito local”. En cambio, sus rivales políticos consideran que es una estrategia para lucrarse junto a otros abogados afines a Ganemos con suculentas minutas de los procesos judiciales.

Por ejemplo, en el ‘caso El Corte Inglés’, resuelto urbanísticamente esta semana con los votos mayoritarios de PP, PSOE y Ciudadanos en el pleno del Ayuntamiento de Salamanca y la única oposición de Ganemos. Los populares les acusan de haber dilatado el proceso con continuas denuncias para después intentar pasar unos honorarios de 576.464,62 euros, IVA incluido. Cantidad a la que se opuso el Ayuntamiento y la justicia redujo a 77.734 euros.

Los alcaldes de Salamanca, Hinojosa de Duero, Monterrubio de Armuña, Zarapicos… son solo algunos de los destinatarios de las querellas de ‘Ganemos con Justicia’, ya sea por parte de la agrupación de electores o junto a Izquierda Unida. Pero, al contrario que Lucky Luke, Gabriel de la Mora no es infalible y algunos de sus disparos judiciales ni siquiera se acercaron a la diana. El último varapalo ha sido el que denominaban ‘caso Aceinsa’ por una presunta corrupción, pero la justicia ha desestimado sus denuncias y asegura que no hay tal caso. ¿Cuál será el próximo pueblo del viejo oeste charro? ¿Quién la próxima víctima?