Región

El espectacular inicio de temporada de Nacho

4 octubre, 2018 20:01

31 de agosto de 2018. Mientras Valladolid brincaba y se divertía en el comienzo de sus Fiestas en Honor a la Virgen de San Lorenzo y presumía de pregonero con César Pérez Gellida, el Pucela se batía el cobre en Getafe tras caer derrotado en casa ante el F.C. Barcelona, en un choque en el Coliseum que acabó con 0-0.

El teléfono de Miguel Ángel Gómez, director deportivo del Real Valladolid, ardía literalmente ese día porque el cierre del mercado de fichajes finalizaba y desde la secretaría técnica del club albivioleta buscaban un lateral izquierdo titular o por decirlo más suave, que luchara por ese puesto con Nacho Martínez.

Apenas un mes más tarde, no hay duda alguna en el lateral. El madrileño se ha ganado el puesto con creces y está firmando una primera parte de la temporada simplemente perfecta con golazo incluido ante el Levante, que valió para dar los tres puntos a su equipo.

Un jugador con experiencia

A sus 29 años, Nacho es un jugador de esos que podríamos llamar fiables. El lateral madrileño debutó en 2008 con el Alcobendas Sport, antes de pasar por la cantera de Osasuna, donde jugó dos años en el Promesas (2009-2011), antes de militar en el Getafe B y pasar la temporada siguiente en el Rayo Vallecano B.

Fue el 24 de noviembre de 2012 cuando debutó oficialmente con el equipo rayista en Primera División, en una victoria por 2-0 ante el RCD Mallorca y un mes después cuando vería puerta por primera vez en un Rayo Vallecano 3-0 Levante. En esa temporada (2012-2013) juega un total de 10 partidos con el primer equipo para ganarse la ficha en el mismo una campaña más tarde.

Ya desde sus inicios en el cuadro rayista se vio que el 22 del Pucela ahora era un lateral cumplidor, sin grandes alardes ofensivos pero que sabía que su tarea principal pasaba por defender y eso hacía partido tras partido.

Masip y Nacho. Fotografía: LFP.

Su fichaje por el Pucela

El 6 de julio de 2017 se confirmaba el fichaje de Nacho por el Real Valladolid por dos temporadas tras finalizar contrato con el club de sus amores y en el que pasó ni más ni menos que cinco temporadas.

El año pasado no fue fácil, ni mucho menos, para el 22. Con Luis César Sampedro comenzó como titular, sin embargo, el técnico gallego perdió la confianza en el madrileño y Ángel le comió la tostada. Los rumores de la falta de entendimiento entre jugador y entrenador estaban muy presentes y el jugador estuvo muchos partidos incluso en la grada.

La afición no entendía la decisión de Luis César, pero su destitución y la llegada de Sergio cambiaron drásticamente el rol del futbolista de la capital que volvió a ser un fijo disputando nueve de los diez últimos partidos ligueros (solo se perdió por sanción el choque ante el Real Zaragoza en La Romareda) y los cuatro del Playoff.

Nacho pugna por una bola. Fotografía: LFP.

Un inicio increíble

Este inicio de temporada está siendo increíble para Nacho. Con la confianza plena del míster del Real Valladolid, el lateral ha disputado todos los minutos de los siete primeros partidos del campeonato dando dos asistencias, las dos en ese espectacular 3-3 ante el Celta, y anotando un golazo ante el Levante en una jugada ensayada.

Con Toni forma por la izquierda una dupla que se entiende a las mil maravillas, que tiene mucha calidad, rapidez y desborde. Lo están demostrando en este inicio liguero y los últimos partidos con victorias incluidas así lo están certificando.

Nacho es un profesional, lo primero. Un jugador inteligente y un currante como la copa de un pino. Estos son los ingredientes en este comienzo de la temporada que está siendo espectacular para él y el equipo lo nota, con creces.

Nacho celebra su gol ante el delirio de la afición (Foto: LaLiga).