Región

Silencios que matan en el hemiciclo

22 marzo, 2018 00:56

Siempre se ha dicho que 'hay silencios que matan'. En estas Cortes de Castilla y León, 'Territorio Cidiano' -es como decir de El Cid- en palabras del director de este medio, Carlos Velasco, también hay silencios que si no matan, sí hacen mucha sangre económica y a la libertad, tan reconocida y cacareada en el artículo 20 de la Constitución. No sabemos si la guerra que lleva don Luis Tudanca -que dice recibir palos por hurgar donde nadie escarba- servirá para algo. No tenemos la menor duda de que, al menos, a alguien que tenía mucho poder y está, en palabras de otro compañero de prensa, "en retirada y ya prejubilado" se le habrá caído la cara de vergüenza -con el beneplácito del resto de grupos- y a otros muchos bochorno de semejante disparate presupuestario. Pues eso, cachis, que existen silencios que matan... y esperemos a ver qué resultados electorales reportan.

Y de un silencio casi cómplice, al estruendo ya pre electoral y con puesta en escena con la implantación de las 'macrogranjas'. Ese nuevo ingenio económico de explotación intensiva que levantó mucha polvareda entre sus señorías. Una moción presentada por el salmantino procurador por Valladolid de IU-Equo, José Sarrión, dejó bien claro qué se busca ya en estos meses previos a la cita electoral. Si unos atrapar algún puñado de votos, que no servirán para nada, los demás arrimar el ascua a su sardina.

Sí nos gustó el discurso de David Castaño, el salmantino de Ciudadanos -porque entre salmantinos iba el asunto, será por eso de la provincia ganadera de la Comunidad-, porque fue claro y conciso, con multitud de ejemplos de este tipo de nueva economía agroganadera. Castaño habló de "medias verdades, asustar y hacer daño al sector". También el popular alcalde de Guijuelo, Julián Ramos, y posiblemente el mayor conocedor del sector agroganadero de todo el hemiciclo, tanto por su situación empresarial, como por ser epicentro su municipio del sector de la agroalimentación de Castilla y León, fue claro y contundente al afirmar que ninguna administración puede hacer nada "por abitrio y a su capricho" porque todas las iniciativas deben adaptarse a la legislación existente, en Castilla y León, España y la Comunidad Europea. El socialista salmantino Juan Luis Cepa 'fusiló' el programa electoral agrario del PSOE y Podemos, no podía ser de otra manera, apoyó a Sarrión. De todo este asunto, también se deberían sacar conclusiones sobre la mina de uranio de Retortillo, por eso de "No se pueden poner trabas a la legalidad y libertad". Va por socialistas, podemitas, izquierdistas unidos y, de paso, a Ciudadanos Salamanca.

"Sí que adelantan por la derecha"

Tal cual le espetaron a don Luis Fuentes, el procurador y portavoz salmantino por Valladolid, cuando subió a la tribuna -enésima vez- a defender un tema -Mercado laboral y el contrato único- que corresponde a otras administraciones superiores. "No siemper las ideas nuevas son ideas buenas', le espetó el abulense del PP Fernández Santiago, pero sin morder, eh! Pero don Luis, que se ve en algún sillón futuro, aprovechó esa tendencia sociológica de la que hablan los 'grandes medios' agraciados con la lotería pública, para cantar el nuevo estribillo -lo escucharemos muchas veces, apunten el dato- "déjennos aplicar nuestro modelo económico, por que más pronto que tarde los españoles nos darán su confianza para aplicar nuestras medidas". Pues eso, ya decíamos que todo es clave electoral, cachis!

Y de chascarrillos, no muchos esta jornada de miércoles, con un pleno largo y cargado de asuntos, que si mercado laboral, que si macrogranjas, que si gasolineras. Y en esto, otra vez los tirantes, azul gaviota en territorio de naranjos, pero se echaron en falta, entre tantas mandarinas los esquís del señor del Abadengo, quién lo diria en ciernes de gobernar la capital bajando a más no poder la ladera helada de Liminares... en fin, que no me entero de nada!

Como sorpresa, las palabras que este escribano tuvo a solas con el presidente Juan Vicente Herrera en el pasillo. Él, siempre tan amable, tan conocedor de la realidad de cada cual, que, los dos con canas, decía que los jóvenes ya nos querían jubilar. Será si nos dejamos, claro. Pero a estas alturas de la película política y de la vida, ninguno de los que viene nos puede decir si podemos tomar o no una copa de vino, dónde y cuándo, faltaría más, y si es blanco fresquito de Rueda, mejor que mejor. Pues eso, en esta película aún inconclusa del futuro político de la Comunidad, a buen entendedor, pues eso, pocas palabras bastan, cachis!