Región

“El presupuesto del Ayuntamiento suena a fin de ciclo del PP”

4 marzo, 2018 07:29

El pleno del Ayuntamiento de Salamanca aprobó el viernes de manera inicial los presupuestos municipales de 2018 tras el acuerdo alcanzado entre Partido Popular y Ciudadanos. Son casi 154 millones de euros, seis más que el año pasado, con 19 millones de euros de inversión directa para importantes proyectos. Las cuentas salieron adelante pese a la oposición del Grupo Socialista, cuyo portavoz, José Luis Mateos, explica los motivos al rechaza en una entrevista con NOTICIASCYL como continuación a la publicada el pasado domingo al concejal de Hacienda, Fernando Rodríguez, y a la que seguirán las entrevistas a los portavoces de Ciudadanos y Ganemos durante las próximas semanas.

- ¿Por qué se opone el PSOE al presupuesto del Ayuntamiento para 2018 elaborado por PP y Ciudadanos?

- A nadie le puede sorprender que el Partido Socialista vote en contra del presupuesto del Partido Popular y los asociados, en este ayuntamiento Ciudadanos, en tanto supone un proyecto político totalmente diferente al que nosotros representamos y sobre todo al que nosotros estamos forjando la alternativa política para que se produzca un cambio en la ciudad de Salamanca. Sinceramente, creemos que el presupuesto es bastante raquítico para las prioridades que deben existir en un documento tan importante como es el que fija las prioridades para el futuro de la ciudad de Salamanca.

- Algo habrá que lleve su apellido, que sea una propuesta socialista.

- Hay varias cuestiones, una fundamental a la que le han salido muchos padres, y recurriendo a una de las frases que decía Churchill, en la victoria, magnanimidad, pues nos parece que es una importante victoria que se haya logrado la línea de ayudas para la rehabilitación de viviendas. Van a salir las bases próximamente, en las que el Grupo Socialista ha colaborado, yo personalmente lo he hecho, y nos parece que se destine un millón de euros a esta finalidad, porque genera no sólo bienestar a los ciudadanos sino también empleo, y son las dos patas fundamentales que queríamos incorporar, aunque sea mínimamente con un millón de euros en un presupuesto de 154, que lleve nuestro sello, porque ése es el tipo de políticas que nosotros queremos impulsar.

- El concejal de Hacienda asegura que los socialistas siempre realizan las mismas críticas cada año acerca del presupuesto.

- La realidad y los datos son tozudos y lo que vienen a decir es que tenemos razón conforme pasan los años. No frenan la sangría poblacional, puesto que cada vez perdemos más habitantes en la ciudad, desde el año 2011 en que el señor Fernández Mañueco accedió a la Alcaldía hemos perdido más de 9.000 habitantes. Ellos dicen que hay menos desempleados inscritos en las oficinas, y es cierto, pero lo que no dicen es que cada vez hay menos empleados, menos trabajos, en torno a 2.500 salmantinos menos que cuando el alcalde Mañueco llegó. Esos son los datos, lamentamos que el Partido Popular no se esté dando cuenta y no haga lo suficiente para revertir esa situación, y siga con el mismo esquema presupuestario que ha llevado al fracaso de sus políticas, porque lo que han aprobado Partido Popular y Ciudadanos no es otra cosa que consolidar y seguir haciendo del fracaso la política general del Ayuntamiento de Salamanca.

- ¿En qué sentido consolidan el fracaso?

- El presupuesto no responde a otra cosa que no es una realidad ficticia que luego no se traduce a la vida de los ciudadanos. El Partido Popular nos tiene acostumbrados a hacer una venta de los presupuestos y sin embargo ejecutar o hacer de esos presupuestos otra cosa muy diferente. Sobre el papel todo lo que presenta el Partido Popular parece que suena bien, ahora bien, no se traslada a la realidad. Hay partidas presupuestarias que creemos que no deberían ser una prioridad en la ciudad de Salamanca, como seguir externalizando diferentes servicios públicos municipales que el Partido Popular se niega a estudiar sobre si podrían ser realizados o no desde el Ayuntamiento. Nos parece insuficiente el esfuerzo que se hace real por parte del Ayuntamiento para genera inversión en la ciudad que a su vez lo que hace es generar economía y empleo de calidad. El Partido Popular se ha instalado en ese esquema que ciertamente nos parece agotado, que suena a fin de ciclo político porque se ha resignado a no intentar cambiar la realidad que nos rodea. Desde el Partido Socialista, como proyecto alternativo, tenemos previsto en el futuro gestionar este Ayuntamiento con una perspectiva totalmente diferente y haciendo un presupuesto que nada tiene que ver con el que el Partido Popular nos traslada.

- ¿Por qué no elaboran y presentan ahora un presupuesto alternativo?

- Desde la oposición es muy difícil articular un presupuesto alternativo porque no tenemos todos los datos. Lo hemos intentado y ciertamente desde el punto de vista técnico es muy complejo, porque mientras el Partido Popular tiene casi a novecientos empleados públicos a su servicio, los grupos de la oposición, o al menos el Grupo Socialista, tiene que andar manejando datos de forma rudimentaria y la obtención de un solo dato nos cuesta semanas o incluso meses. Es muy complicado que el Partido Popular nos exija a nosotros un presupuesto alternativo estando en la oposición cuando realmente no tenemos acceso ni a la milésima parte de todos los datos a los que pueden tener ellos con el chasquido de los dedos. Nosotros sí estamos adquiriendo la experiencia política suficiente y tenemos algunos datos que nos permiten afrontar la posibilidad de que en futuro hagamos desde el gobierno un presupuesto que en nada se parezca al del Partido Popular.

“La realidad y los datos son tozudos y tenemos razón: 9.000 habitantes y 2.500 trabajadores menos”

- Sin entrar entonces en detalles, sino en grandes líneas, ¿cómo sería ese presupuesto si el PSOE gobernara ahora en Salamanca?

- Estableceríamos unas prioridades políticas bastante diferentes a las que plantea el Partido Popular, pero no sólo las plantearíamos, sino que las haríamos realidad. El empleo y la generación de oportunidades sería una prioridad que centraría una parte importante del presupuesto municipal. Estudiaríamos a fondo las contratas municipales para ver cuáles podrían ser gestionadas directamente desde el Ayuntamiento, con el ahorro que eso conlleva. Hace unos días estuve hablando con responsables del Ayuntamiento de Ciudad Rodrigo, donde hay un alcalde socialista, y nos hablaban de la experiencia por ejemplo de remunicipalizar alguno de los servicios, que han logrado un ahorro entre el veinticinco y treinta por ciento. Ese tipo de ahorros son fundamentales.

Evidentemente nosotros no caeríamos en la trampa que ha caído en el pasado el Partido Popular de recurrir a un excesivo endeudamiento. Nosotros valoraríamos cuál es la dimensión que tiene que tener el Ayuntamiento y priorizaríamos también el gasto del día a día. Hay partidas presupuestarias bastante gruesas como la Fundación Salamanca Ciudad de Cultura y la Sociedad de Turismo que creemos hay otra forma de gestionar. Es decir, pudiendo hacer muchas más actividades, mucho más impulso económico, hay otra forma de destinar los recursos públicos.

- Un presupuesto no deja de ser una herramienta moldeable a lo largo del año, con ampliaciones de partidas, modificaciones de créditos, remanentes de tesorería… ¿Qué propuestas van a seguir realizando para que puedan ser incluidas?

- No renunciamos efectivamente a que más medidas o más propuestas o iniciativas del Grupo Socialista sean realidad en el presupuesto municipal aun cuando ya ha sido aprobado. Todas esas medidas tienen un objetivo fundamental, fijar población a través de la creación de empleo y la mejora de la calidad de vida de los salmantinos. Esas son las premisas básicas que tenemos los socialistas cuando realizamos propuestas, algunas gustarán más, otras menos. La realidad es que en general las propuestas que realizamos suelen tener bastante aceptación, porque son profundamente debatidas y trabajadas, evaluando los costes y los beneficios. Eso es lo que diferencia a un grupo que ahora es oposición pero puede ser gobierno de otro que sólo se preocupa de criticar desde la oposición. Espero que eso sea valorado en las elecciones del próximo año.

- ¿Qué inversiones echa en falta el PSOE en este presupuesto?

- Por ejemplo la renovación de redes nos ha parecido bastante escaso el nivel de recursos que se prevé, pero también actuaciones en los barrios con la generación de algunas infraestructuras o la renovación de algunas de algunas calles o plazas. O por ejemplo, el campo de fútbol que han prometido o han anunciado al menos en Zurguén no aparece explicitado en el presupuesto municipal, y por las cuantías que van destinadas a materia deportiva nos parece que tiene difícil encaje, cuando hay mucha gente esperando ese tipo de infraestructuras. Pero hay muchas más, nosotros valoramos positivamente el mecanismo de los Presupuestos Participativos pero creemos que este año el Partido Popular los ha maltratado porque se ha visto el descenso en la participación y eso quiere decir que no les interesa.

Nosotros profundizaríamos mucho más en proyectos propios y también de la ciudadanía. También hay que darle a la zona de La Alamedilla, el pabellón junto con la piscina pueden convertirse en un complejo deportivo, de titularidad y gestión pública cien por cien, y a día de hoy no se está afrontando. Hubo en su día un proyecto que incluso presentó el alcalde Lanzarote y ahí ha quedado en el olvido. Tienen que ser actuaciones transversales. El Grupo Socialista ha planteado en más de una ocasión un plan plurianual de inversiones en los barrios, es decir, plantearse al principio de la legislatura un plan que defina una serie de necesidades en los barrios y aquellos proyectos que sean más complejos, de mayor envergadura, se puedan ir realizando de manera plurianual.

“El Partido Popular está a uvas; les importa poco lo que pasa en la ciudad mientras a ellos les vaya bien”

- Y en política social, el otro gran apartado del presupuesto municipal junto con las inversiones, ¿qué propone el Grupo Socialista?

- No hay absolutamente ningún avance. Nosotros creemos que algo no está yendo bien. En ayudas sociales hay mucho que mejorar. El Partido Popular ha demostrado en muchos casos una actuación negligente, lo hemos visto con las viviendas en precario, de repente se ha dado cuenta de que en veinte años todas las familias han recuperado un nivel de vida normal como para ya no necesitarlas, y van a pasar a un alquiler social. Eso demuestra que ha fracasado el control de las ayudas sociales y en algunas ocasiones en parte de la sociedad salmantina lo que ha hecho ha sido deslegitimar el papel que tiene emplearse con las ayudas sociales. Nosotros creemos que hay que darle una vuelta para que las ayudas realmente lleguen a quienes lo necesitan y no se permitan abusos. Lo que el Partido Popular en esta ciudad ha hecho es permitir abusos, puntuales probablemente, de ayudas sociales. Y eso, a nosotros que creemos profundamente en ayudas que contribuyan a redistribuir la riqueza, nos parece fundamental. Y sobre todo, que no haya nadie que se quede fuera de las ayudas si realmente las necesita. El Partido Popular, en esto, ha ido por otro lado y ha dejado deslegitimar el sistema.

- Otro de los grandes grupos de este presupuesto es el de partidas relacionadas con el octavo centenario de la Universidad de Salamanca. ¿Son suficientes?

- El Partido Popular prevé destina 1,2 millones de euros para actuaciones de un día, es decir, conciertos y actividades culturales a las que no nos oponemos que se hagan, pero si estamos hablando de uno de los acontecimientos de Estado y de relevancia internacional más importantes que la ciudad ha tenido en las últimas décadas, nos parece que el Ayuntamiento tenía que haber tenido otro papel. Debía haber fomentado un escenario diferente en torno al octavo centenario para que sirviera de punto de inflexión en torno a lo que es la ciudad a día de hoy y lo que tiene que ser en el futuro. Además, coincide con otra efeméride este año, el trigésimo aniversario de Salamanca como Ciudad Patrimonio de la Humanidad. ¿Por qué no vincular ambas cuestiones? Lo importante que tenemos en materia patrimonial y lo importante que tenemos en materia académica. El Partido Popular está a uvas con este tipo de acontecimientos y les importa más bien poco lo que pasa en la ciudad mientras a ellos política y personalmente les vaya bien, y eso es algo que empobrece a las instituciones y sobre todo que llena de podredumbre la política actual.

- ¿Se refiere a alguien en concreto?

- Evidentemente. El alcalde Alfonso Fernández Mañueco es un alcalde ausente, lleva varios años ausente ya y está pensando exclusivamente en su interés político personal, y no en la ciudad de Salamanca. A él le obsesiona ser candidato a la Presidencia de la Junta de Castilla y León y poder ser presidente, y lo de la Alcaldía lo que ha supuesto únicamente es un paso transitorio para ese objetivo, que es en el fondo lo que le preocupaba desde 2011.

- Finalmente, en el presupuesto destacan los recursos que se destinan para amortizar la deuda municipal. ¿Suficientes o demasiados?

- El Partido Popular dejó este ayuntamiento prácticamente en la bancarrota, fruto de una gestión bastante nefasta de los años 2002 y siguientes, cuando acumularon una bolsa de deuda que casi imposible de asumir a un ritmo normal. Quedan pendientes algunos gastos importantes, como la adquisición del edificio de Íscar Peyra, por el que por cierto, pagamos un 2,5% de intereses todos los años, un interés estratosférico con respecto a los actuales niveles en el mercado. En esta reducción de la deuda está trabajando el Partido Popular porque se sienten culpables de la situación que ellos mismos generaron. Nosotros creemos desde el PSOE que reducir la deuda es un acto de normalidad, pero tampoco nos puede obsesionar. Es decir, prefiero tener algo más de endeudamiento a día de hoy, cuando estamos en unos niveles razonables, que dejar a alguien en la estacada, o dejar de invertir en la ciudad de Salamanca. Eso es importante y cuando se presenta la liquidación de los presupuestos con superávit lo que se hace no es gestionar bien, sino la ausencia de la gestión.

- El PP asegura que la deuda fue heredada de la época socialista de Jesús Málaga como alcalde, con facturas en el cajón sin pagar.

- La realidad es que el partido que más facturas en los cajones ha dejado es el Partido Popular. En la legislatura anterior aparecieron de la noche a la mañana diecisiete millones de euros del famoso plan de pago a proveedores, que todavía seguimos pagando, un crédito al que obligó el Gobierno de España para pagar facturas pendientes, casi tres mil millones de las antiguas pesetas en los cajones. Eso quiere decir que el Partido Popular es el que más lecciones de despilfarro nos puede dar. Creo además, y nadie puede ponerlo en duda, que los grandes avances y transformaciones de la ciudad de Salamanca se produjeron bajo los mandatos del alcalde Jesús Málaga. El Partido Popular simplemente ha hecho una gestión ordinaria del día a día, y aun así lo han hecho mal porque han generado tanta deuda.

- En resumen, el presupuesto del Ayuntamiento de Salamanca para 2018 es…

- Plano, fruto de un fracaso, está hecho a martillazos para intentar encajar las partidas presupuestarias, para que cuadren, ya nace viciado de falta de credibilidad, es papel mojado, y desde luego es un documento político lleno de cifras que no sabemos muy bien si se van a cumplir y suena a fin de ciclo político.