Región

Ocho investigados por el uso fraudulento de semillas de cereal

2 marzo, 2018 12:52

La Guardia Civil de Palencia ha investigado en las comarcas palentinas de Saldaña, Herrera de Pisuerga y Aguilar de Campoo, a ocho personas como presuntos autores de los delitos de estafa, falsedad en documento público y contra la propiedad industrial en el ámbito agrario, por su participación en la comercialización irregular de simiente de variedades protegidas de cereal, según fuentes del Instituto Armado.

El supuesto fraude consiste en que determinados agricultores y entidades de acondicionamiento siembran las semillas de cereal acondicionada y exponen que están libre de patente para evitar el pago de los derechos del propietario de la variedad protegida por la patente correspondiente, cuando lo cierto es que las semillas están protegidas bajo los derechos de la propiedad industrial.

Después de más de un año de investigación se ha evidenciado la compra/venta irregular y la oferta en venta de grano para siembra de variedades protegidas, delitos de Estafa y Falsificación en Documento Oficial, tras demostrarse que rubricaban en el correspondiente Libro de Registro Oficial de Acondicionamiento de granos para siembra, partidas identificadas como variedades no protegidas, cuando en realidad, dichas partidas se correspondían a variedades protegidas.

Las pesquisas se pusieron en marcha en otoño del año 2016 cuando el Servicio de Protección de la Naturaleza de la Guardia Civil comenzó con dos operaciones, la denominada 'Tomy' realizada por la Patrulla del Seprona de Herrera de Pisuerga y 'Relea' desarrollada por la Patrulla del Seprona de la Comandancia de Palencia.

Durante las mismas se han realizado más de 100 inspecciones y se han tomado muestras del grano adquirido para la siembra por los agricultores y en las empresas seleccionadoras y almacenistas. Una vez que las tierras de cereal estaban próximas a ser cosechadas, también se procedió a la toma de muestras de espigas en las parcelas de los agricultores, en los casos donde existía una sospecha de falsedad en los registros de acondicionamiento de las seleccionadoras, realizándose más de 50 tomas de muestras de grano, para realizar el pertinente análisis oficial efectuado por parte del INIA (Instituto Nacional de Investigación Agraria y Alimentaria dependiente del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente), con el objeto de identificar la variedad.

Las correspondientes diligencias junto con los investigados han sido puestos a disposición del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción de Carrión de los Condes.