Región

Embaucadores de luz y gas atacan de nuevo puerta a puerta

10 enero, 2018 07:26

Con la llegada del nuevo año, aprovechando el frío y por tanto el mayor uso de luz y gas, regresan los falsos comerciales de luz y gas que intentan embaucar puerta a puerta de los salmantinos para perpetrar una estafa con los recibos energéticos.

En la mayoría de los casos los estafadores son supuestos operarios que trabajan para empresas legales que dicen trabajar como subcontratadas de las grandes empresas distribuidoras de electricidad y gas, pero que actúan con la clara intencionalidad de engañar al consumidor, mediante mentiras y embustes.

En concreto, se personan en el domicilio de la víctima para realizar la sustitución del contador digital de luz, la revisión del gas o proceden a la sustitución de la goma de butano y/o los reguladores, alegando que es obligatorio, procediendo a cobrar por este trabajo precios excesivos o ilícitos. También aseguran a la víctima que su compañía les está cobrando un impuesto más de lo que debe o que le cobran por contadores analógicos pese a ya estar en marcha los digitales. Cuando firma está dando su consentimiento realmente para un cambio de las condiciones e incluso de compañía sin saberlo, debiendo pagar más cada mes.

Los domicilios de personas mayores o con las facultades psicofísicas mermadas son las más proclives a recibir la visita del falso revisor con el pretexto de cambiar los antiguos contadores de la luz por los nuevos digitales, haciéndose pasar por trabajador de una distribuidora de energía eléctrica o bien del Servicio de Energía de la Junta de Castilla y León. Tras simular una revisión muy por encima el cuadro de la luz, piden dinero en metálico a moradores por el supuesto servicio prestado.

En este caso hay que saber que son las empresas suministradoras las que avisarán telefónicamente o mediante carta de la sustitución de los elementos o la realización de las revisiones, siendo el cobro de los trabajos repercutidos en la factura. En el caso de las instalaciones de gas butano, la revisión periódica se debe de realizar cada cinco años, siendo el titular quien debe solicitar a una empresa instaladora de gas de confianza la revisión reglamentaria, debiendo desconfiar de las visitas inesperadas de empresas instaladoras de gas que se personan en su domicilio para realizar la revisión del gas.