Región

Investigado un vecino por un incendio en Toro

2 agosto, 2017 16:02

Las Unidades del Servicio de Protección a la Naturaleza de la Guardia Civil, tienen encomendada la misión de velar por el cumplimiento de las disposiciones que tiendan a la conservación de la naturaleza y el medio ambiente, especial y permanente interés ha de prestarse en impedir que se produzcan incendios forestales, exigiendo el cumplimiento de las prohibiciones de hacer fuego en determinadas épocas y lugares, y las limitaciones legales y medidas precautorias a la quema de rastrojos y campos, así como la instalación de basureros en las proximidades de masas forestales.

El día 30 de julio de 2017 la Guardia Civil del Puesto Principal de Toro tiene conocimiento del inicio de un incendio forestal en el paraje de “Matalobas”, en la localidad de Toro. Una vez verificado y comprobado el incendio, componentes del Puesto Principal de Toro y del Seprona de la Guardia Civil de Zamora, iniciaron las correspondientes diligencias de investigación encaminadas al esclarecimiento de las posibles causas, origen del fuego y localización del posible autor.

Como resultado de la inspección ocular, vistas las características del incendio, la presencia de un solo foco en el interior de una parcela vallada, con un área de inicio compuesta de restos de poda y material vegetal seco, hacia prever el inicio y las causas del mismo.

Determinándose como se habían vertido restos incandescentes de cenizas y carbón de una barbacoa sobre restos de una poda. Esta negligencia fue la causa del inicio del incendio que afectó 3 hectáreas de masa arbolada (encinas y pinos) así como monte bajo de dicha localidad.

Las actuaciones llevadas a cabo por la Guardia Civil, dieron como resultado la investigación de un vecino de esa localidad como supuesto autor de un delito de incendio forestal por negligencia.

Las diligencias instruidas han sido puestas a disposición del Juzgado de Guardia de Toro. Nuestro Código Penal establece para los que incendiaren montes o masas forestales, penas de prisión de uno a cinco años y multa de doce a dieciocho meses. Si además conllevan peligro para la vida o la integridad física de las personas, penas de diez a veinte años de prisión.

Especialmente significativo es, que este tipo delictual también puede cometerse por imprudencia, castigando el Código Penal con penas inferiores en grado a las previstas en los supuestos anteriores, a los que por imprudencia grave provoquen incendios forestales.

Desde la Guardia Civil se recomienda abstenerse de realizar actividades que puedan conllevar un riesgo de incendio, ya que se puede incurrir (también por negligencia) en un ilícito penal, además del peligro que origina un incendio forestal, para personas y bienes.

Así como se solicita la colaboración ciudadana para intentar poner fin a los incendios forestales que devastan las zonas naturales de la provincia y son causantes de un gran daño ecológico pudiendo llegar a cuasar daños irreparables en personas y bienes afectados.