Región

Momentos únicos e históricos de Amarante retratados en la FRAH

16 enero, 2017 10:46

Este viernes el Convento de San Francisco, actual sede de la Fundación Rei Afonso Henriques, presentó una exposición fotográfica de 40 instantáneas de la región portuguesa de Amarante. Una región del país vecino que comparte muchas cosas con Zamora como el río, el Duero en Zamora y el Támega en Amarante, la gran historia que cuentan sus paredes, los rincones con un gran valor patrimonial y la inmensa riqueza gastronómica y enológica con sus productos típicos y vinos.

De este modo, esta exposición denominada 'Parque Florestal de Amarante uma Obra Centenária' y con un libro con todas las fotografías expuestas realizadas por Joaquín Teixeira y Eduardo Teixeira, ha contado con la colaboración de la FRAH y la cámara municipal de Amarante, uno de los últimos patronos de la fundación.

Por su parte, José Luis González Prada, secretario general de la fundación, ha destacado que han intentado traer "uno de los elementos más característicos, ricos y atractivos de la región de Amarante, su parque forestal". Un parque forestal que ha sido y es "un elemento muy representativo" para la región portuguesa, ya que en él han ocurrido acontecimientos muy importantes en la histoira de Amarante, recogidos, como no, en estas fotografías de los años 50.

Imágenes que retratan momentos únicos en Amarante y que gracias a dos espectadores privilegiados que fueron capaces de captar y retener esos momentos ahora Portugal y Zamora pueden apreciar y ver cada detalle. "Un elemento típico y relevador, así como protagonista de algunos acontecimientos importantes de Amarante", señalaba Prada.

Por otro lado, en la inauguración, en la que ha estado presente la hija y nieta de los dos artistas o 'captadores de momentos históricos portugueses', Verónica Teixeira Pinto, Portugal y Zamora han coincidido en lo mismo, que Amarante se convierte en destino turístico para los zamoranos y descubran rincones únicos del país vecino.

Para finalizar la exposición, que conmemora los 100 años del régimen florestal de la Sierra de Marâo, los asistentes pasaron a la cafetería para vivir un momento musical portugués. Un elemento bastante novedoso y representativo de la cultura amarantina, la viola amarantina de origen medieval, tocada en la zona del Minho.

Eduardo Costa, docente y Antonio Silva, ebanista, unieron esfuerzos, el primero tocando y enseñando el instrumento y el segundo fabricando violas amarantinas de forma artesanal. Además, se pudieron degustar dulces típicos y tradicionales de productos naturales a base de huevo de la zona portuguesa, así como vinhos verdes de la zona.