Portugal

El Intercéltico de Sendim baja el telón de la mano con la Diputación de Salamanca

7 agosto, 2017 01:59

El Festival Intercéltico de Sendim bajó el telón este domingo, con el tradicional encuentro de pauliteiros que, de paso, abre las fiestas en honor a Santa Bárbara, patrona de la villa de Sendim. Cerró la presente edición, y van 18, con la apoteosis de Raúl Díaz de Dios, patrocinado por la Diputación de Salamanca, que compartió escenario con los navarros de IparFolk y el canadiense Yves Lambert Trío. Las tres formaciones en una noche de sábado que ya se ha convertido en la gran noche del folk fronterizo.

La actuación de Raúl Díaz de Dios sirvió para que la organización, Centro de Música Tradicional Sons da Terra -que dirige Mario Correia-, así como la Câmara Municipal de Miranda do Douro, presidida por Artur Nunes, invitasen a una jornada por el Planalto Mirandés a la vicepresidenta de la Diputación de Salamanca, Chabela de la Torre, y el diputado de Cultura, Julián Barrera. Ambos dirigentes salmantinos fueron acompañados por Mario Correia y el presidente, quienes les mostraron todos los encantos de Miranda do Douro. Además, realizaron una visita a la Câmara Municipal, donde mantuvieron un pequeño encuentro con el presidente Artur Nunes. También conocieron el Centro de Música Tradicional Sons da Terra, convertido en el mayor archivo de música, imágenes, fotografías y literatura de la Cultura Transmontana. Además, pudieron mantener una conversación con el secretario de Estado de Administración Interna (Pública) del Gobierno de Portugal, Jorge Gomes.

Un encuentro que sirvió para estrechar lazos de cooperación y colaboración entre Miranda do Douro -el municipio portugués donde mayor números de visitantes salmantinos acuden para saborear su gastronomía o realizar compras- y la Diputación de Salamanca, así como entre el Instituto de las Identidades Provinciales y el Centro de Música Tradicional Sons da Terra. Una cooperación, a formalizarse en encuentros futuros cuando pase la época estival, y que se concretará principalmente en asuntos de cooperación transfronteriza como la despoblación, el turismo y el desarrollo, y en el ámbito cultural.

Raúl Díaz de Dios puso alto el listón

En cuanto a la parte musical, "satisfacción" general de la organización por el desarrollo de este 18º Festival Intercéltico Sendim, en palabras de Mario Correia, quien, en conversación con este diario, piensa en 'dar otra vuelta de tuerca' para hacer un festival "más de calle y acorde a los nuevos tiempos".

La noche del sábado, que comenzó con la ronda de los gaiteiros transmontanos por las calles de Sendim, cuando cayeron las tinieblas, la abrió IparFolk, de Navarra, con un sortilegio de los sonidos hechos para bailar o, como mínimo, para no quedarse quietos solo escuchando. Una música fresca, hecha para divertir, pero muy pulcra y de investigación sonora continua.

Tras ellos, y con dos banderas por señal -Miranda do Douro y Diputación de Salamanca- en el escenario, llegó Raúl Díaz de Dios con su grupo. El charro de la acordeón gustó mucho en la concurrencia portuguesa, por esos ritmos bien trazados de una música tradicional hormada con los sonidos más actuales. Fandangos y rondas, la creación propia del 'Fuelle del Charro' y la apoteosis bailonga de los ritmos más tradicionales que hicieron mover y participar a los presentes. Y, cómo no, enarbolando la bandera de la charrería hermanada con las Terras de Miranda -lugar casi único en cuanto a músicos tradicionales, recuperación y divulgación de la cultura tradicional y la gran riqueza de ese legado-.

Finalmente, el mítico Yves Lambert Trio, que llegaron de Canadá. Parecía más una orquesta que un trío de virtuosos, haciendo una música tan identificada con Quebec como embriagante y seductora en los ritmos con los que envuelven y transportan a la pura fruición de la fiesta. Un fin de fiesta sendintercéltica apoteósica.

FOTOS LUIS FALCÃO