Economía

La Junta perfilará en 2021 el mapa de las necesidades empresariales

31 diciembre, 2020 14:57

La consejera de Empleo e Industria, Ana Carlota Amigo, ha destacado la realización del mapa de las necesidades empresariales de Castilla y León como uno de los objetivos más importantes de su área de cara a 2021, un ambicioso proyecto que implicará a un centenar de prospectores laborales para acercar el Servicio Público de Empleo (ECyL) a las empresas, preguntar sus necesidades y mejorar la intermediación.

Se trata, según ha explicado Amigo en una entrevista concedida a Europa Press, de un "test de situación pionero y muy necesario", en un momento que "lo requiere", pues "nunca en la historia se había dado el cierre total de la economía", algo que "precisa de ideas nuevas".

Con una media de entre 80 y cien visitas al mes por parte de los cien prospectores laborales, la consejera pretende sondear al grueso los negocios de la región en los primeros tres meses del año a fin de conocer sus necesidades, especialmente las derivadas de la pandemia y basar así su estrategia en la escucha activa al propio tejido productivo de la Comunidad.

Las prospecciones se dividirán por sectores estratégicos y, según ha avanzado la consejera, puede que estas empiecen por el de la hostelería, uno de los más dañados por la crisis sanitaria.

Amigo se ha mostrado "muy ilusionada" con este proyecto, ya que permite a la administración autonómica escuchar al empresario y saber qué necesita para tomar las medidas pertinentes sin que estas vengan "impuestas" y para hacerlas más "cercanas y plurales".

Al mismo tiempo, ha reconocido que la irrupción del coronavirus ha acelerado, entre otros procesos, la implantación del teletrabajo: "Se está dando la paradoja de que la gente ha vuelto a los pueblos porque ha preferido huir las concentraciones masivas de las capitales".

En este sentido, Amigo ve en el teletrabajo una oportunidad para que la gente se quede en la Comunidad: "Hay que ponerles una alfombra roja". Pero, para ello, ha apuntado a la necesidad de mejorar las conexiones a Internet así como a la formación en digitalización, un proceso al cual el ECyL ha destinado 100 millones de euros. "Hemos mejorado pero necesitamos un plus", ha reconocido la consejera, para lo cual propone mirar a Europa en lo que respecta a proyectos y subvenciones.