Economía

La crisis sanitaria dispara la inversión TIC de las administraciones en Castilla y León

12 diciembre, 2020 11:49

J.L. / ICAL

La crisis sanitaria disparó la inversión TIC de las administraciones públicas en Castilla y León durante los nueve primeros meses, hasta los 45,3 millones, una dedicación liderada por la Consejería de Fomento y Medio Ambiente y por Sacyl, gracias a la renovación y el servicio de mantenimiento general y evolución tecnológica de equipos y sistemas electrónicos de red. 

En total, fueron 224 expedientes suscritos, que dejan una media por adjudicación de alrededor de 200.000 euros. El dato, que supone un 80 por ciento más (frente a los aproximadamente 25 millones del mismo periodo de 2019), contrasta con la evolución nacional, que socavó la diferencia con respecto a 2019, con disminución del 22,65 por ciento, hasta 1.818 millones.

De esta cifra, la mayor parte la soporta la Administración central, pues las inversiones de las comunidades autónomas han pasado de 1.127 millones en 2019 a poco más de 670 en estos nueve meses, un 40,5 por ciento de reducción.

A pesar de que la pandemia ha obligado a reforzar la presencia de más ordenadores e impresoras en la administración, motivados en muchos casos por el teletrabajo y por el peso que ahora soportan estos equipos, la Comunidad se encuentra lejos de las regiones que encabezan esta inversión, como son Cataluña, Madrid y Andalucía, un trío que agrupa 530,7 millones, uno de cada tres euros del total nacional entre enero y septiembre, según los datos del barómetro 2020 de Adjudicaciones y Licitaciones TIC al que tuvo acceso Ical.

Las principales inversiones de la Administración autonómica en este ámbito se vinculan a la Consejería de Fomento y Medioambiente, con 2,08 millones de euros en tres adjudicaciones. La más importante se dirigió al servicio de mantenimiento general y renovación y evolución tecnológica de equipos de red de la Administración, que afecta directamente al núcleo y seguridad de la Junta de Castilla y León y que fue adjudicado a Telefónica Grupo por importe de 1,86 millones.

Por su parte, la Gerencia Regional de Salud invirtió 1,07 millones en dos adjudicaciones, ambas en equipos y sistemas de electrónica de red para el suministro, instalación y mantenimiento de infraestructura de comunicaciones para la renovación tecnológica de equipamiento de conmutación de red, adjudicado a la baja a Sistemas Avanzados de Tecnología (SATEC) por importe de 930.000 euros.

Por último, otra de las partidas relevantes en este sentido la protagoniza la Gerencia de Servicios Sociales de la Consejería de Familia e Igualdad de Oportunidades, por importe de 870.000 euros, gracias a un contrato adjudicado para impresores y ordenadores. Se trata del suministro, en régimen de arrendamiento sin opción de compra, de 325 dispositivos de impresión multifuncionales, junto con servidores de impresión, mantenimiento y copias, con destino a diversas dependencias de la Consejería y de la Gerencia, adjudicado a Mastertec. 

Aumentan las compras centralizadas



El total nacional (el regional no se aporta) se desglosa entre los 1.617 millones de licitaciones y 201,74 de compras centralizadas. Comparando estos resultados con los alcanzados en 2019, las inversiones realizadas mediante licitaciones (por cualquier tipo de procedimiento) han disminuido el 25,66 por ciento en España, que en importe suponen más de 558 millones. Sin embargo, las realizadas a través de los diferentes acuerdos marco de la Dirección General de Racionalización y Centralización de la Contratación continúan, otro trimestre más, en ascenso, con un incremento del 14,38 por ciento. De ese total, casi 200 millones corresponden a inversiones en hardware, con un cien por cien menos, 260,7 en software, con un 14,3 de caída; 1.273 millones en servicios, con un 20,7 de caída; y 522,2 millones en comunicaciones, con un 64,8 por ciento de bajada.

El director de consultoría de Adjudicaciones TIC, Carlos Canitrot, admitió la preocupación por la “querencia a continuar así hasta final de año” con una caída nacional de las inversiones de las administraciones en España, que salvan algunas autonomías, como es el caso de Castilla y León. “Vemos que, con la excepción de las inversiones en hardware, que están disparadas, el resto sigue cayendo, aunque en menor porcentaje que en trimestres anteriores, pero no porque mejoren las inversiones sino porque todo tiene un límite y, después de las caídas del segundo trimestre, tampoco podía seguir cayendo en la misma medida; es decir, que deberíamos estar tocando fondo”, expuso en unas declaraciones recogidas por Ical.

Por ello, confió en la “esperanza” de las vacunas frente al COVID para 2021, que han supuesto que los mercados “se han animado y aunque, con cierto retardo, las administraciones también deberían contagiarse de esa ilusión”. Además de la vacuna, añadió, se suman los nuevos Presupuestos Generales del Estado, que serán aprobados a finales de año, y que “aportarán nuevos proyectos e inversiones para 2021”, y en los que estará reflejado el 'Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia de la Economía española', que “guiará la ejecución de los, aproximadamente, 24.000 millones de fondos europeos en los próximos ejercicios que se destinarán a la transformación digital”.