Educación y Universidad Una iniciativa a la que se han unido deportistas de élite, como la campeona de yudo, Isabel Fernández o la capitana de la selección española de hockey hierba, María López García, quien se ha convertido en la abanderada de estas Olimpiadas de la Solidaridad, antes de partir rumbo a los Juegos de Tokio. Mujeres como ella demuestran que “no hay deportes para chicos o para chicas, el deporte es igual para todos, y nadie te puede decir de lo que eres capaz y de lo que no.

Ocho centros educativos de Castilla y León demuestran sus esfuerzos en las Olimpiadas de la Solidaridad

12 julio, 2021 19:00

Fundación Taller de Solidaridad (TdS) ha organizado las primeras Olimpiadas de Solidaridad con el objetivo de crear una red de centros educativos y deportivos que compartan los valores de la igualdad de género, los derechos humanos, el cuidado del medio ambiente, el comercio justo y el consumo responsable. Más de 70 centros de toda España se han sumado a esta iniciativa para concienciar a su alumnado de que gracias al acercamiento a otras realidades y a los pequeños cambios en los hábitos del día a día es posible contribuir a la construcción de un mundo más justo y sostenible.

En Castilla y León han sido 8 los centros que se han inscrito a esta iniciativa:

ÁVILA: IES Isabel de Castilla; BURGOS: Colegio MM. Concepcionistas; LEÓN: CEIP Las Alamedas; SALAMANCA: CEIP Ciudad de l@s niñ@s Villamayor, CEIP Virgen de la Cuesta; VALLADOLID: CEIP San Fernando; ZAMORA: Colegio Divina Providencia, Colegio San José.

A través de propuestas educativas, adaptadas a distintas edades, y vinculadas a los principales días internacionales que se celebran en el último trimestre del año escolar, se ha ofrecido a los centros trabajar distintos valores con el objetivo de conseguir los 5 anillos olímpicos. Entre los más de 70 centros inscritos se han logrado un total de 50 anillos olímpicos. Todos los que han alcanzado al menos un anillo olímpico obtienen el diploma que les acredita como Centro Olímpico Entreno Conciencia, aunque solo tres de ellos se suben a lo más alto del pódium alzándose como campeones de estos juegos en valores:

1º Colegio La Asunción de Gijón, Asturias; 2º CEIP Nuestra Señora de Guadalupe Mérida, Badajoz; 3º CEIP Ciudad de l@s niñ@s Villamayor, Salamanca



Además, varios de los centros que se han descargado las actividades han señalado que las incluirán en el calendario escolar del nuevo curso. Unas propuestas educativas que siguen disponibles en la web de Taller de Solidaridad, y que según Juan Luna, profesor de Educación Física del Colegio La Asunción de Gijón, han supuesto una valiosa herramienta: “En un colegio, en un año como este, donde muchos esfuerzos han tenido que centrarse en aspectos prácticos y de prevención por la pandemia que estamos viviendo, las actividades propuestas por TdS han supuesto para los docentes una especie de “salvavidas” al que poder aferrarnos, para continuar con nuestra actividad entre tanto gel desinfectante, distancia de seguridad... Nos han ayudado a seguir desarrollando en nuestros alumnos y alumnas una visión crítica de la realidad a través del juego, que es la herramienta fundamental para educar a estas cortas edades. Con la propuesta de las Olimpiadas de la Solidaridad hemos motivado a los niños y niñas que, a través de esta particular cita deportiva, han seguido descubriendo y transmitiendo valores. Sin duda, para mí, esta iniciativa se merece la medalla de oro”.



Una iniciativa a la que se han unido deportistas de élite, como la campeona de yudo, Isabel Fernández o la capitana de la selección española de hockey hierba, María López García, quien se ha convertido en la abanderada de estas Olimpiadas de la Solidaridad, antes de partir rumbo a los Juegos de Tokio. Mujeres como ella demuestran que “no hay deportes para chicos o para chicas, el deporte es igual para todos, y nadie te puede decir de lo que eres capaz y de lo que no. Si le pones pasión, al final los límites solo están en tu mente”, como señala la propia María.

A través de estos juegos, Taller de Solidaridad sigue trabajando, como lo viene haciendo desde 2001, por impulsar un modelo de convivencia que incluya y beneficie a todas las personas por igual, que respete los derechos humanos y que fomente la construcción de una sociedad justa e igualitaria.