Televisión

La producción de singles, el beneficioso cambio de estrategia de 'OT 2020'

Ariadna presenta este domingo en el talent show de La 1 su primer single, 'Al santo equivocado'

3 marzo, 2020 08:46

Días antes del estreno de la actual temporada de Operación Triunfo, TVE y Gestmusic se anunciaron las novedades de esta edición, y entre ellas llamó la atención la ausencia del acuerdo que durante años mantuvo el espacio con las más importantes discográficas del país.

La producción de singles visibiliza a los expulsados y motiva a los que siguen su formación en la Academia

La productora decidió tomar cartas en el asunto y ser el compañero de viaje de los participantes en su lanzamiento musical. De tal manera que se tiene muy presente esta faceta compositora en las valoraciones de profesores y jurado, y se fomentan desde dentro las creaciones musicales propias, bajo la orientación de la nueva figura del mánager asesor, representada por Brian Sellei.

Un cambio de estrategia acertado, no solo porque visibiliza a los concursantes expulsados ofreciéndoles la oportunidad de vivir de su anhelada profesión, sino que supone, además, un chute de motivación para los que continúan la formación en la academia.

Corroborar que, pese a la salida del programa, se abren oportunidades de trabajo con la producción de sus canciones durante su estancia en el talent show, aumenta en ellos la confianza e, incluso, la competitividad de los que continúan su formación.

1.000.000 de reproducciones

El primero en dar el paso fue Javy Ramírez. El pasado 14 de febrero, el barbateño lanzaba al mercado Qué sabrá Neruda, el tema que interpretó en la misma gala en la que fue expulsado y que suena en radios desde hace días, con especial atención en Cadena Dial.

Su debut en Spotify España ha sido todo un fenómeno con un millón de reproducciones. El gaditano, cuarto expulsado, se confirma como el mejor debut nacional en la plataforma y el tercero a nivel general este 2020.

'Que sabrá Neruda' se confirma como el mejor debut nacional en la plataforma musical

Hasta Ariadna, primera expulsada, a la que no dio tiempo a producir su primer single, ha hecho realidad su sueño y este domingo presentará su primer trabajo discográfico, Al santo equivocado, delante de sus compañeros. Lanzado bajo el sello de Gestmusic, este sencillo ha sido producido por Aclam Records, el mismo estudio en el que han trabajado estrellas de la talla de Rosalía, Kendrick Lamar o Amaia.

El pasado día 21 se anunció el lanzamiento en todas plataformas digitales de Díselo a la vida, tema compuesto por el cordobés Rafa Romera y escogido por el profesorado para la actuación grupal de la cuarta gala, primera original de un concursante interpretado en el escenario de OT en esta 11ª edición.

Eli Rosex también trabaja en la producción de su primer single de la mano de David Navarro de DN7 Music y con la colaboración de Jon D Jon. Se espera también, que Nick Martínez, tercer descartado, siga sus pasos en breve, pero lo que ya sabemos desde esta semana es que Flavio, Nia, Jesús y Samantha trabajan ya en la producción de sus singles dentro de la academia.

Tal y como se anunció, el trabajo de Bruno es producido por Rayden, mientras que DVICIO y Pablo Cebrián se encargan del single de Hugo, Demonios. Además, Manu Guix, subdirector de la academia, está detrás de Salté, la canción de Anne, cuarta expulsada.

Diferencias con ediciones anteriores

Nada que ver este panorama con el que tuvieron que enfrentar los participantes de las ediciones de 2017 y 2018, obligados a esperar a su salida para empezar, casi de cero, sus carreras discográficas. Amaia Romero, ganadora del regreso del talent show al ente público, tardó dos meses en sacar su primer sencillo en solitario, El relámpago, y más de un año en lanzar su primer álbum, Pero no pasa nada.

Esta oportuna decisión redunda positivamente en el formato, que necesita un plus para aumentar su audiencia

Sin embargo, mientras que para Amaia fue algo ventajoso esperar para lanzar su primer disco, para algunos de sus compañeros, la larga demora a la que se vieron obligados a esperar debido a que se tenían que espaciar la publicación de sus singles, no fue tan beneficiosa ya que el fenómeno OT, y toda la promoción que aquello generó, quedaba más lejano.

Y ya ni hablamos de los concursantes de OT 2018, que ya sin el efecto fenómeno y con un mercado musical que había intentado 'acoger' a los dieciséis concursantes de la edición anterior, tuvieron mucho más díficil hacerse un hueco en la industria musical. 

Pero, volviendo a OT 2020, es evidente que, la ausencia de una discográfica ligada al concurso, no ha resultado un hándicap en el lanzamiento musical de sus participantes, sino todo lo contrario.

Además, esta oportuna decisión redunda positivamente en el formato, que necesita de un plus para incrementar su audiencia, que sigue cayendo con cuenta gotas. En cuestión de cinco semanas, el concurso se ha dejado por el camino casi medio millón de seguidores, y casi dos puntos porcentuales de share.

Es cuestión de buena música, actuaciones virales como la de Nia y de menos polémicas, que desvían la atención de lo importante, la evolución de las futuras estrellas de la canción.