Televisión

Puerta giratorias en RTVE: José Antonio Sánchez, presidente con el PP, ficha por COPE

El periodista llegó a pedir al PP un "puestecito" cuando acabara su trabajo en la Corporación en junio de 2018.

17 octubre, 2018 17:22

Tras defender varias veces su afinidad por el Partido Popular y confesar que "yo voto al PP”, el expresidente de RTVE, José Antonio Sánchez, no tuvo inconveniente en decir en el Congreso que “es de agradecer que el PP me busque un puestecito y se lo agradeceré muchísimo”.

Un puestecito que por fin ha llegado a pesar de que ley de regulación de altos cargos de 2015 establece que éstos no pueden prestar “servicios en entidades privadas afectadas por decisiones relacionadas con el cargo desempeñado” durante el periodo de dos años tras su cese.

RTVE ha gastado 13,5M€ en cine de Video Mercury, accionista de 13TV

Según publica Vertele, Sánchez acaba de fichar como consejero en la cadena COPE tras alegar que los acuerdos suscritos en RTVE con la emisora de la Conferencia Episcopal durante su mandato no se firmaron por él, sino por los responsables de los departamentos Corporativo y Comercial.

Entre estos acuerdos, según ha podido saber BLUPER, se encuentra uno mediante el cual la Corporación cedió parte de los derechos radiofónicos de los JJOO de Río de Janeiro 2016 a varias emisoras, entre ellas COPE, dejando sin exclusividad a RNE. El acuerdo no fue firmado por Sánchez, pero sí fue promovido desde las altas esferas de la radiotelevisión pública.

Pero, además, RTVE ha gastado durante los últimos años 13,5 millones de euros en comprar cine de la productora Video Mercury Films, que a su vez es accionista de 13TV, canal que pertenece a la Conferencia Episcopal.

Por si fueran pocas incompatibilidades, no hay que olvidar que buena parte de su equipo directivo en RTVE sigue teniendo acceso a información privilegiada de RNE, la cual compite con COPE.

Eso por no hablar del polémico fichaje de la estrella de la COPE, Carlos Herrera, a mediados de 2017 y cuyo programa ¿Cómo lo ves? tuvo que ser cancelado tras sus desastrosos datos de audiencia. Eso sí, tras un coste, de 1.980.000 euros por las seis entregas emitidas.