Televisión

¿Cómo han salido del armario los concursantes en los realities?

Desde un "soy transexual, ¿vale?" a confesiones en noches de fiesta

3 julio, 2017 13:11

Este domingo Madrid pone punto y final al World Pride, la fiesta mundial por el Orgullo LGTBI que se han celebrado esta semana en la capital española y que ha tenido gran cobertura por televisión. 

En televisión la diversidad sexual fue visibilizándose poco a poco en las series, donde se incluían personajes homosexuales o transexuales de manera episódica. Con la llegada de la telerrealidad se abrió otra perspectiva, pues los espectadores conocían de primera mano no a personajes sino a personas gais, lesbianas, bisexuales o transexuales, que no siempre daban a conocer a sus compañeros de programa su orientación o su identidad de género. Recordemos cómo fueron algunas de esas salidas del armario.

Supervivientes: “Soy transexual, ¿vale?”

En la segunda edición de Supervivientes en Telecinco, allá por el año 2001, conocimos al vasco Egoitz Lorenzo, cuya aventura se le hizo cuesta arriba y abandonó el programa pese a ser de los favoritos. Un joven guapetón y lozano que durante una noche, mientras sus compañeros hablaban sobre la homosexualidad y su desconocimiento sobre esta, no tuvo problema en contar que él sí había mantenido relaciones con personas de su sexo.

Más tarde participarían en el programa otros famosos abiertamente homosexuales como Tony Genil, bisexuales como Juan Miguel o Sofía Cristo, y transexuales como Bibiana Fernández. En 2011 junto a famosos participaron también anónimos, entre ellos la joven Carolina Córdoba, que durante el concurso les explicó a sus compañeros que no es una mujer cisgénero de una manera muy escueta y concisa. "Soy transexual, ¿vale?", dijo la participante durante su estancia en Honduras.

Gran Hermano: “Necesito confesar que soy bisexual”

Tuvieron que pasar varias ediciones de la casa en la que todo se ve y se oye para conocer concursantes LGTBI. En la tercera edición varias chicas dieron visibilidad al colectivo, tales como Elba y Raquel, cuando la primera se enamoró de la segunda, que tenía pareja fuera. Aunque por entonces todo se hablaba de manera velada, con gestos y señas más que con palabras. Más tarde, Raquel comenzó una relación con Noemí Ungría, la primera expulsada del concurso, con la que estuvo varios años.

Algunos concursantes como el mexicano Arturo, Han, Laura y su chica Ángela, Miguel o la transexual sevillana Desi entraron al concurso con las puertas del armario ya abiertas de par en par, sin ocultar nada.

Otros, como Rafa el seminarista, entraron sin conocer bien su propia orientación;  flirteó en la casa con alguna compañera, pero actualmente está casado con un hombre, tal como contó en Sálvame. Lo mismo le ocurrió a Mari de la segunda edición, que tras vivir un romance con Alonso acabó compartiendo su vida con otra mujer. O Nagore Robles, quien no habló de que le gustaban las mujeres hasta después de acabar el concurso. También dio mucho de qué hablar Artiz, que se enamoró de su compañero Han en la casa y mantuvieron a posteriori una relación.

"Necesito confesar que soy bisexual". Así salió del armario Dámaso en la edición 12 del concurso, aunque más tarde aclaró que realmente era homosexual, pero que le había costado dar el paso.  También fueron míticas las confesiones de su identidad de género de Nicky o Amor Romeira; el primero le contó a su compañero Juanjo que cuando nació le pusieron de nombre Ana Belén, para incredulidad y risas del taxista que acabó ganando Gran Hermano 6. Por su parte, Amor vivió un episodio transfóbico con Rebeca, que la llamaba Amador, y en la casa comenzó a hablarse de su género; cuando fue repescada le contó su historia a su Melania, quien no le dio mayor importancia. También podríamos recordar cómo Mercedes Milá en plató le invitaba a contar a sus compañeros, a medida que iban abandonando, que es una mujer trans.

Fama, ¡a bailar!, la más natural

Uno de los concursos en la que menos sorpresas hubo sobre la sexualidad de sus concursantes fue Fama ¡a bailar!, el talent show de Cuatro. Fueron muchos los concursantes abiertamente homosexuales que concursaron en el programa, que vio surgir el amor entre algunos de ellos, como Javi y Víctor.

El Bus y Alfredo, el concursante bisexual

El enfermero Alfredo fue uno de los concursantes de El Bus de Antena 3, la respuesta de la cadena en el año 2000 al éxito de Gran Hermano, pero que no gozó de la misma popularidad de este. Cuando comenzó su aventura en el programa, varias semanas después del inicio del mismo, Alfredo tenía novio y no ocultó este dato a sus compañeros. Algunos le preguntaban por cómo conoció su sexualidad, y él no tuvo tapujos en decir cómo había mantenido inicialmente relaciones con mujeres y cómo fueron sus primeros encuentros con hombres. 

Operación Triunfo: salidas del armario en otros programas

Durante las primeras ediciones del concurso ningún triunfito se atrevía a hablar claramente de su homosexualidad, pese a que los había. El primer valiente en hablar de su condición fue Israel, de OT3, que comenzó el concurso ya fuera del armario y con el apoyo de su novio. A él le siguió José Antonio, de la edición 2006, pero éste no habló de su sexualidad dentro de la academia, sino en el plató ¿Dónde estás, corazón?, y aunque los colaboradores le preguntaron si había más homosexuales en el talent show él no soltó prenda.  Tras él si entrarían otros concursantes fuera del armario, como Tania G (que se presentó a los cástings con su novia), Chipper (que al ser extanjero se casó con su novio para poder entrar en el concurso), y Ramil, quien también entró a concursar con el anillo de casado.

La Casa de tu vida y el gay con novia

Juanma y David fueron los primeros ganadores de La casa de tu vida, el reality de Telecinco en el que los concursantes luchaban por una gran vivienda, que ellos mismos debían construir. Que una pareja homosexual ganase un programa fue un hito para el colectivo, pero más curiosa fue la formada por Ángel y Cristina, de la segunda edición. Ambos se dedicaban al mundo del espectáculo, y la peculiaridad es que él era homosexual, pero estaba enamorado de una mujer. Cristina no veía ningún problema a esto, e incluso le invitaba a travestirse dentro de la casa, y en alguna gala pudimos ver a Ángel vestido como una mujer. En la tercera edición, que solo duró dos semanas, concursó una pareja de lesbianas, Elisabeth y Mónica, y también vimos cómo un concursante, Gonzalo, flirteaba con otra pareja de concursantes y se acariciaba tanto con él como con ella y hablaban de que lo que tuviese que pasar sería fuera del concurso.