Portada de Uncharted 4.

Portada de Uncharted 4.

Videojuegos OCIO DIGITAL

Uncharted: casi una década descubriendo lo inexplorado

El próximo mes de abril 'El Desenlace del Ladrón' supondrá el final de la saga protagonizada por Nathan Drake.

Alfabetajuega

Los sistemas PlayStation han contado con grandes franquicias exclusivas a lo largo de su historia. Son muchas las desarrolladoras y los videojuegos que han gozado del apoyo del gigante nipón, pero de todas ellas una de las sagas más queridas por los usuarios de PlayStation 3 (y ahora también de PlayStation 4) es Uncharted. Desde que iniciara su aventura allá por 2007, Nathan Drake se ha convertido en todo un icono a seguir en el mundo de los videojuegos. Y la prueba de ello la encontramos en sus secuelas, que consiguieron encumbrar a su compañía Naughty Dog y a la propia PlayStation hasta el punto de estar en boca de toda la industria.

Algo más de ocho años han pasado desde que desde el estudio californiano de “la huella”, su imagen más representativa, nos dieran a conocer a este héroe tan estrafalario, guasón y con disyuntivas morales de lo más inverosímiles. Tiempo suficiente para ganarse su propia identidad y ocupar un cartel distinguido y privilegiado respecto a sus máximos competidores, dejando atrás la imagen del “Indiana Jones de los videojuegos”. El señor Drake se ha labrado su propia fama con sus pericias pero ha llegado el momento de decir adiós definitivamente, tal y como se han afanado en afirmar por activa y por pasiva Neil Druckmann y Bruce Straley, máximos responsables de la saga. Pero, ¿quién es Nathan Drake y cómo comienza su historia? Para eso hay que remontarse a la búsqueda de un preciado tesoro.

Uncharted: El Tesoro de Drake (2007)

Tras sagas tan conocidas como Crash Bandicoot y Jak & Daxter, el primer trabajo con personajes realistas de Naughty Dog captó todas las miradas de los aficionados a los videojuegos. El título en cuestión se presentaba bajo el nombre Uncharted y presentaba a un cazafortunas con grandes dosis de humor en una propuesta cargada de aventuras y catastrofismos con tintes históricos. Poco hacía presagiar el éxito que adquiría aquella nueva franquicia, aunque viendo su resultado y analizándolo con el tiempo, en la mente de sus creadores fue apostar al caballo ganador.

Tras un pasado incierto, Nathan Drake decide unirse a la reportera Elena Fisher para realizar un documental sobre uno de sus antepasados, el reconocido explorador Sir Francis Drake. La primera imagen que se descubre del protagonista de esta fascinante aventura se produce en una exploración oceánica, donde recupera el ataúd del explorador gracias a las coordenadas inscritas en el característico anillo que porta siempre del cuello el joven Drake. Lo que reside en su interior es, nada más y nada menos que el diario del “viejo Sir Francis” (como acostumbra a llamarlo Nathan), con pistas sobre la ubicación de uno de los tesoros más preciados de la historia: El Dorado.

No hace falta que transcurra mucho el argumento del juego para que Nate, como le llaman sus allegados, demuestre que sus intenciones no pasan por colaborar con el reportaje histórico, y junto a su inseparable amigo Victor Sullivan se lanza a por la búsqueda del Dorado, sin la intrépida reportera, que comprueba por primera vez cómo se las gasta su nuevo compañero de aventuras y jaquecas. Aunque, por supuesto, no es una mujer que se quede de brazos cruzados.

Más allá del brillante argumento del que hace gala Uncharted: El Tesoro de Drake, el título consiguió sorprender notablemente por su dinámica jugable, que supuso una revolución en torno al género de acción y aventura. La utilización y destrucción del entorno, las situaciones límite en las que parece que el personaje puede perecer si llega tan solo una milésima de segundo tarde al borde de un precipicio, las escenas de fuego cruzado con los enemigos, además de diversos y exigentes puzles, ofrecían una frescura innovadora y que más tarde fue adquirida por otras sagas, entre la que se encuentra la famosísima Tomb Raider.

Todo ello, unido a una calidad gráfica inmejorable para la época, sirvió de introducción para lo que estaba por llegar unos años más tarde que, probablemente, supuso la cumbre del éxito de Uncharted y, por consiguiente, un empujón soberbio para los títulos exclusivos de PlayStation 3.

Uncharted 2: El Reino de los Ladrones (2009)

El aventurero cazatesoros regresaba tan solo dos años más tarde para retomar la aventura que le lanzó al estrellato con su primera secuela, lanzada originalmente en PlayStation 3. Tras los sucesos acaecidos en la búsqueda del Dorado, Nathan se reencuentra con dos viejos conocidos, Harry Flinn y Chloe Frazer, quienes le proponen embarcarse en un periplo para encontrar la ciudad perdida de Shambala.

Con Uncharted 2: El Reino de los Ladrones, Naughty Dog demostró el grado de madurez que habían adquirido en el desarrollo de este tipo de videojuegos. Todos los pequeños detalles de los que adolecía El Tesoro de Drake fueron subsanados con las nuevas mecánicas jugables, en las que se vieron mejorados los sistemas de cobertura y el uso de los elementos que rodeaban los escenarios que se visitan en el videojuego. Desde Estambul hasta Nepal, pasando por Borneo o el Tíbet, todos los entornos están recreados con un gran acierto y provocan un gran sentimiento de inmersión tanto en el jugador como en un simple espectador. Por su parte, el argumento supuso un tremendo avance respecto a su primera aventura, siendo mucho menos previsible y más elaborado, ofreciendo como colofón un enfrentamiento final exigente y espectacular.

Además, en El Reino de los Ladrones se incluyó, por primera vez en la franquicia, el elemento multijugador, algo que resultó un enorme acierto para ampliar la experiencia de juego del título, garantizando la durabilidad de sus grandes prestaciones y ofreciendo la posibilidad de disfrutar de la saga junto a otros jugadores en partidas tanto competitivas como cooperativas. Unas premisas que le otorgaron varios títulos de juego del año a lo largo de todo el mundo.

Uncharted 3: La Traición de Drake (2011)

La última aventura numerada recibida por PlayStation 3 se produjo cuando el sistema de Sony se preparaba para dar sus coletazos finales y dar paso a la siguiente generación. Este hecho, por supuesto, se hizo notar en el desarrollo de Uncharted 3: La Traición de Drake, donde se pudo observar un claro avance en el desarrollo facial de Nathan, así como en las diferentes físicas del juego, donde se podían apreciar situaciones nunca vistas hasta el momento. En este sentido destaca notablemente la ausencia de rigidez en los movimientos de los personajes y su interacción con el entorno, como ver a Drake apoyarse en las paredes al bajar escaleras.

En cuanto al argumento, Naughty Dog escogió una temática algo más arriesgada que en sus dos títulos predecesores, aunque en ocasiones sus movimientos escaparan de la cercanía a la realidad que se había implementado. Más allá de esto, esta tercera entrega nos ofrecía la posibilidad de visitar el pasado del joven Nate, para conocer cómo fue su primer encuentro con Sully y comprobar cómo nació su amistad. Aunque, por supuesto, no todo quedó ahí. Una nueva aventura se iniciaba con grandes variedades en cuanto a localizaciones, destacando especialmente la utilización del desierto y sus consecuencias, produciendo un resultado magnífico para despedirse de PlayStation 3, dejando el listón por todo lo alto.

Donde no se produjeron grandes cambios fue en el terreno multijugador, ya que los usuarios se mostraron muy satisfechos con el sistema utilizado en El Reino de los Ladrones, por lo que con el añadido de los nuevos mapas, La Traición de Drake siguió gozando de sus grandes prestaciones en esta vertiente.

Uncharted: The Nathan Drake Collection (2015)

Los jugadores de PlayStation 4 no se han quedado con las ganas en caso de no haber probado la trilogía de Uncharted en su anterior consola. Gracias al estudio Bluepoint Games, los usuarios de la actual máquina de Sony han podido disfrutar de las aventuras de Nathan Drake con carácter remasterizado, adaptándose a las grandes prestaciones de la nueva generación. Una oportunidad única para unificar los tres títulos en uno y avanzar hasta el siguiente paso de la franquicia, que se antoja definitivo, con Uncharted 4: El Desenlace del Ladrón.

No obstante, a pesar de contar con todas las grandes cualidades, como el excelente doblaje a nuestro idioma, hubo ciertas ausencias en este recopilatorio que podían haberse incluido para ofrecer la experiencia más completa de la saga: el multijugador y Uncharted: El Abismo de Oro.

Uncharted: El Abismo de Oro (2012)

Aunque no forma parte de la línea argumental principal, Uncharted: El Abismo de Oro es un título muy querido por los fans de la saga. Se trata del único lanzamiento de un juego protagonizado por Nathan Drake fuera de una consola de sobremesa, siendo PlayStation Vita la encargada de recibirlo y el estudio Sony Bend el encargado de desarrollarlo. Con la dinámica habitual, adaptada a la jugabilidad de Vita, el juego presentaba un capítulo intermedio en las aventuras de Nate, donde se podían descubrir facetas desconocidas del protagonista y nuevos personajes.

Uncharted 4: El Desenlace del Ladrón (2016)

El próximo 27 de abril llegará el momento de decirle adiós definitivamente a Nathan Drake tras casi una década acompañándonos en el mundo de las consolas, aunque los fans esperan que no suponga el final de la saga Uncharted. De todas formas, por todos es sabido que a Naughty Dog, su desarrolladora, no le gusta casarse con ninguna franquicia, por lo que han decidido dejar a su ojito derecho en lo alto de la ola con una despedida que promete cumplir las expectativas. Tal vez este sea el preludio del comienzo de algo nuevo o de su embarco en el esperado The Last of Us 2.

Sea como fuere, Uncharted 4: El Desenlace del Ladrón propondrá una aventura cargada de un sentimiento desconocido hasta el momento, donde profundizar más que nunca en la vida de Nathan Drake, ahondando en su pasado, con la repentina aparición de su hermano Sam. Poco se sabe de lo que supondrá este argumento definitivo, pero todo apunta a que regresará a sus inicios para descubrir algún tesoro custodiado por piratas contemporáneos. Lo que está claro es que, de un modo u otro, los máximos responsables tienen decidido jubilar al cazatesoros de una vez por todas.

Para ello se espera un potente salto gráfico, tal y como se ha podido observar en las demostraciones jugables mostradas hasta el momento, además de contar con el multijugador más ambicioso de la saga y del que ya se pudo disfrutar hace escasos meses en su beta lanzada para PlayStation 4. Queda poco para despedir a uno de los iconos más representativos de los últimos tiempos en el mundo de los videojuegos y millones de ojos están pendientes de su último disparo.