Violencia de género

'Soy ordinaria': el demoledor corto con el que te plantearás si has sido violada por tu novio

En la Jungla. "Si no te ofende, es que eres uno de ellos", reza la descripción del vídeo en Vimeo.

Una de las brutales escenas del cortometraje francés 'Soy ordinaria'.

Una de las brutales escenas del cortometraje francés 'Soy ordinaria'.

  1. Violencia de género
  2. Cortometrajes
  3. Violaciones
  4. Machismo
  5. Francia

La escena suele ser tan habitual que asusta. Una pareja se encuentra en su habitación y él le plantea ver una película en la cama (paradójicamente, la brutal 'Irreversible', en la que la protagonista sufre una salvaje violación tras cruzar un callejón oscuro). "Ay, no, esa no, ¿qué quieres? ¿Vomitar?", le dice ella. "¿Vomitar, Monica Bellucci? Eres difícil de satisfacer", responde él con ironía. 

Así, como el que no quiere la cosa, él empieza a calentar el ambiente. "Qué guapa eres", le dice mientras se sube encima y empieza a besarle el cuello. Ella, que ya sabe cuáles son sus intenciones, se ríe y le dice que no le apetece. "Venga va, pon tu película". Sin embargo, él hace oídos sordos. "¡Qué pesado, que te he dicho que no me apetece!". Y entonces, entra el juego psicológico. "¿Qué pasa, que ya no me quieres?", le pregunta. "Qué dices... Simplemente, acabo de salir de la ducha, estoy cansada y no me apetece". Él, por tercera vez, hace oídos sordos y vuelve a lo suyo ante la absoluta pasividad de su novia hasta que llega al orgasmo. Ella, ni lo mira. 

La realizadora francesa Chloé Fontaine lanzó hace poco menos de un mes 'Soy ordinaria', un demoledor corto de apenas dos minutos que ya ha conseguido más de 700.000 reproducciones. "Si no te ofende, es que eres uno de ellos", escribió la directora en la descripción del vídeo. Su objetivo no es otro que remover las conciencias y suscitar un intenso debate alrededor de las violaciones maritales y este tipo de situaciones que, por desgracia, se dan en las parejas y se ven como algo normal.

"Hacer esta película se había convertido en una necesidad para mí después de tener una conversación con un amigo", explicaba Fontaine a la versión francesa del Huffington Post. El tema estaba empezando a ser demasiado habitual en el entorno de amistades de esta actriz de 25 años. De hecho, algunas de sus amigas le planteaban a menudo sus dudas: "No me apetecía nada hacerlo, pero sabía que era la única manera de quitármelo de encima. Esto no es una violación, ¿no?", cuenta que le preguntaban en Código Nuevo.

Así, ante esta disyuntiva, buscó la ayuda de su amigo y también realizador Victor Habchy y lo grabaron. "La violación es algo mucho más común de lo que la gente piensa. Esto no sólo sucede en callejones oscuros por la noche cuando caminamos solas tras perder el último tren para volver a casa", explica Fontaine. Y tiene razón. Según los últimos datos del Instituto Nacional de Estudios Demográficos de Francia (INED), la mayoría de los casos de abusos sexuales que se dan en el país galo se producen en el ámbito familiar.

El corto fue rescatado este fin de semana por la actriz Leticia Dólera y está moviéndose por la red social del pajarito.

Sea como fuere, uno de los objetivos de la joven directora francesa -suscitar un debate- ya ha sido conseguido. Que los hombres asuman que "no es no", por desgracia, está aún por conseguir.