Salvados

Dura 'enganchada' entre Évole y Girauta: "Estás acostumbrado a que los políticos se te acojonen"

En la Jungla. El reportero y el portavoz de C's intercambian fuertes reproches en una discusión que termina en tono de amenaza.

Jordi Évole y Juan Carlos Girauta, y uno de los tuits de la discusión.

Jordi Évole y Juan Carlos Girauta, y uno de los tuits de la discusión. EFE

  1. Salvados
  2. Jordi Évole
  3. Juan Carlos Girauta
  4. Arnaldo Otegi
  5. Ciudadanos

No fueron las visitas a los líderes bolivarianos de América Latina, la revelación de las condiciones laborales de los trabajadores de los grandes grupos textiles españoles o la entrevista a Arnaldo Otegi, aunque cada uno de esos programas de Salvados dejó un poso de críticas que innegablemente han terminado por frustrar al reportero. Ha sido con el capítulo dedicado a Mercadona - espoleado por una polémica tuitera en la que defendió al director Fernando Trueba del boicot de los "fachas" - lo que finalmente ha hecho estallar a Jordi Évole.

El que fuera Follonero se ha mostrado indignado por la críticas que recibe de ambos lados en su intento de lograr la ecuanimidad. Para algunos fue dócil y complaciente con los supermercados de Juan Roig, para otros intentó desprestigiar a la cadena que llena la despensa de gran parte de los españoles y ha crecido, generando empleo, incluso en tiempos de crisis. Una tesis que ha circulado en este bando es que Salvados ha puesto el objetivo sobre la cadena porque no contrata publicidad: por lo tanto, se le puede atizar sin temor a represalias económicas.

Esta teoría fue recogida por Juan Carlos Girauta, portavoz de Ciudadanos en el Congreso, a través de su cuenta de Twitter durante la emisión del programa. "Cómo les cuesta entender el mensaje a Inditex y Mercadona, ¿verdad? Siguen sin invertir un euro en publicidad". El tuit aludía a prácticas de matonismo: a la compañías que no pagan anuncios, venía a significar, se les hace reportajes desfavorables en máxima audiencia. Girauta también retuiteó algunos comentarios en la misma línea.

Évole no contestó hasta 24 horas después, y es que no estaba citado directamente en el tuit de Girauta, pero aún así tuvo conocimiento y decidió contestar. El reportero recordó los dos programas en los que no tuvieron reparos en cuestionar a las grandes empresas eléctricas, como Endesa e Iberdrola que sí invierten millones de euros en publicidad. Además, tenía un último 'recado' para Girauta: "Por eso le apagamos el aire a A.Rivera".

Se trata de una referencia a unas palabras del portavoz de Ciudadanos en referencia al cara a cara entre Pablo Iglesias y Albert Rivera celebrado en junio en su programa. Durante el encuentro el líder de la formación naranja sudó profusamente, y tras la emisión los líderes de partido insinuaron que Salvados había quitado el aire acondicionado. Évole contestó en aquél momento burlonamente a Rivera; a Girauta, el 'zasca' se lo ha tenido guardado seis meses.

El 'pique' parecía seguir un camino relativamente inocuo. El político le afeaba "repetirse" pese a venir "del mundo del chiste, y el reportero tendía una rama de olivo ofreciéndole conocerse "y echarse unas risas" - una rama quizás envenenada, ya que podía estar insinuando que lo quería para uno de sus programas, en los que las preguntas aprietan.

"Yo te veo más de quedar con Otegi" - fue la dura respuesta de Girauta y lo que cambió el tono del intercambio. Hacía referencia al programa dedicado al ahora secretario general de Sortu que fue objeto de una enorme controversia. Se acusó a Évole de herir a las víctimas del terrorismo y de blanquear la imagen del líder abertzale; "Todos esos que han opinado sin ver son los que intentan amedrentarnos para que no nos salgamos del carril. De su carril (...) Seguiremos haciendo este tipo de entrevistas. Le pese a quien le pese" - clamaba entonces Évole.

La rama de olivo quedaba pisoteada. "Eres buenísmo" - comentaba con sarcasmo el conductor de Salvados, "a la tercera 'Évole = ETA'", cortando la discusión con un agur. Pero Girauta no había terminado, y pedía un último turno de palabra para lanzar su mensaje más duro: "Te has acostumbrado a que los políticos se te acojonen, no sé por qué. Pues aquí has pinchado en hueso".

Remarcando las últimas frases, Évole ironizaba sobre el "nivelón..." y las equiparaba a amenazas físicas: "Mejor dejarlo aquí que esta noche aún acabo pillando". Se despedía con un gabon, "buenas noches" en euskera, al que Girauta correspondía con una fotografía del reportero posando junto a miembros de la izquierda abertzale, entre ellos Otegi.

Precisamente en el ámbito de las amenazas se producían las consecuencias más deplorables de esta 'enganchada': poco después, el portavoz de Ciudadanos denunciaba que se estaba produciendo una invitación a 'fusilarle'. "Las amenazas de muerte hay que tomárselas siempre en serio" - había declarado a EL ESPAÑOL en julio ante un caso similar.

La crispación entre ambos personajes públicos ha venido azuzada por dos informaciones periodísticas. El Periódico habia revelado que Ciudadanos indemnizaba a su exjefa de prensa para no ir a juicio por una demanda por mobbing, que la profesional asegura que sufrió tras reincorporarse a su puesto después de su baja de maternidad. Girauta aparecía citado en la demanda por comentar presuntamente que lo ocurrido era "una putada" que le pasaba "por ser mujer".

La segunda fue la controvertida transcripción en la Cadena Ser sobre las palabras de Pablo Iglesias sobre la "feminización de la política" que "no tiene nada que ver con que los partidos políticos tengan más mujeres en cargos de representación". Podemos salió en tromba a denunciar una "manipulación" y "cacería", y a insinuar que desde el Grupo PRISA, su bestia negra, se estaba intentando tapar el escándalo en Ciudadanos. Lo que ha llevado al líder del partido a unirse a los tuiteros que han avivado el fuego de la enganchada entre Évole y Girauta.