Salvados

Los militantes socialistas borrados de 'Salvados': "Es una vergüenza"

En la jungla. El programa contactó a jóvenes del PSOE pro-abstención, pero terminó cortando su intervención. La productora niega cualquier sesgo: "En todos los programas hay cortes que quedan fuera".

Jordi Évole conversa con militantes socialistas.

Jordi Évole conversa con militantes socialistas. Atresmedia

  1. Salvados
  2. PSOE

"Aquí hemos montado un mini Comité Federal" - introducía Jordi Évole a la tertulia de cuatro militantes socialistas, cada uno de un punto de España, que han servido de teloneros a Pedro Sánchez en Salvados. "Para hacer este programa no hemos hecho un estudio sociológico del PSOE, pero sí os tengo que reconocer que nos ha costado mucho encontrar militantes que quisiesen dar la cara y que defendiesen la abstención" - afirmaba el presentador tras el alegato de Trini, la socialista valenciana, sobre la "tristeza" de la medida aprobada a instancias de la gestora que dirige el partido.

Esto no es así, según han declarado por lo menos dos miliantes socialistas sevillanos en las redes sociales, Laura Rojas y Marcos Torre. Ellos estaban dispuestos a aparecer en el programa y defender su postura a favor de la abstención; de hecho, la productora del programa ya los había entrevistado. Sin embargo, a última hora su aparición fue cancelada. El motivo que esgrimieron fue que ya no encajaban con el perfil del programa final.

"Me sorprendió, porque cuando hablé con ellos, estaban encantados de haber encontrado a alguien joven para grabar en Sevilla y con interés por la política. Me llegaron a decir que yo era lo que estaba buscando" - explica Laura a EL ESPAÑOL. La mención de Évole le llegó a través de la transcripción que hizo de la frase la periodista Julia Otero en Twitter. "El resto del programa me lo tengo que ver", confiesa la joven: se encolerizó tanto en aquél momento que apagó la televisión.

El 20 de Octubre, a 72 horas del Comité Federal que decidiría la abstención en la sesión de investidura a Mariano Rajoy, se produjo el primer contacto. "Tengo una amiga periodista", le comentó a Laura un seguidor de Twitter, "y están buscando militantes del PSOE de base". La joven, que se inició en las Juventudes Socialistas a los 18 años, se ofreció a participar.

La primera conversación con una redactora de Salvados concluyó positivamente. "Me preguntaron qué opinaba de Podemos, y contesté que era una lástima no haber llegado a un acuerdo entre las fuerzas de izquierdas", explica Laura. Pero al día siguiente le llamó otro redactor, y el tono cambió. "Dije que Podemos había preferido anteponer los sillones al pacto. Yo no sé si eso les molestó. 'Pero si Podemos es de izquierdas', me contestó..."

Ese mismo viernes le comunicaron que, a sus 27 años, "no daba el perfil" para aparecer en el programa. "Me preguntaron por mi madre, por mi tía, por si alguien mayor quería aparecer... Me enfadé y les dije que se las buscaran ellos mismos". En las redes sociales, Laura ha dado pábulo a la teoría de que su testimonio hubiera estropeado el discurso de que los jóvenes abandonan el PSOE para arrojarse en brazos de Podemos a raíz de las últimas maniobras interinas. "Me parece un poquito manipulable" - considera sobre el corte impuesto por motivos de edad. 

Desde Salvados niegan que se haya producido tal veto. "La mesa de debate fue elegida en base a criterios de pluralidad y representatividad. No hubo ningún veto por edad y menos aún por las opiniones: la abstención estaba defendida por dos de los cuatro participantes". Es la realización quien decide, de entre los múltiples perfiles que se barajan y de las grabaciones que se realizan, cuáles entran en el montaje final. "Como en cualquier otro programa, muchos cortes quedaron fuera".

Laura Rojas.

Laura Rojas. Facebook

Lo que le hubiera contado a Évole

"La abstención ha sido una decisión dolorosa" - afirma la joven sevillana. "Pero unas terceras elecciones hubieran sido perjudiciales para el partido. Ahora nos toca hacer una oposición fuerte". Laura se muestra especialmente crítica con la decisión de Pedro Sánchez de dejar el acta antes de la segunda votación de investidura. "Me pareció feo. Lo único que ha logrado es crear más división. Debió votar 'no' e irse con la cabeza alta. Yo le hubiera apoyado, del mismo modo que le apoyé en campaña".

Esta línea de opinión es impopular en las redes sociales. "Me pasaría el día entero reportando insultos y amenazas a Twitter", comenta con buen ánimo. "Entre compañeros hay debate, y disentimos. Pero alrededor de Pedro Sánchez hay mucho fanatismo. Es él, él, él, el líder y no las siglas".

¿Y sobre Susana Díaz? "Yo no creo que vaya a subir", opina la militante, en referencia a la sede madrileña de Ferraz y una posible candidatura a la Secretaría General del PSOE. "En Andalucía está haciendo un buen trabajo. A nosotros, lo que nos toca ahora, es la oposición, y desde ahí alcanzar soluciones".