Juana Rivas durante la rueda de prensa en la que avanzó que no entregaría a sus hijos.

Juana Rivas durante la rueda de prensa en la que avanzó que no entregaría a sus hijos. Efe

Reportajes 13 días ilocalizable

¿Qué pasará si Juana Rivas no comparece este martes ante la Justicia?

Juana podría ser sancionada con una multa de hasta 5.000 euros si no ‘da la cara’ en sede judicial. Si persiste su inasistencia, incurriría en un delito de obstrucción a la Justicia y se ordenaría su detención.

Íñigo Zulet

Juana Rivas, la madre de Granada que se encuentra ilocalizable junto a sus dos hijos, está citada este martes 8 de agosto a las 10 de la mañana ante el Juzgado de Instrucción 2 de Granada, el órgano que tramita la denuncia presentada por el padre italiano, Francesco Arcuri. La madre deberá responder como denunciada, entre otros delitos, por sustracción de menores.

Este martes se cumplen 13 días desde que Juana decidiera por su cuenta fugarse con sus dos hijos menores, de 3 y 11 años, incumpliendo así la orden judicial de entregar los pequeños a su padre, condenado en mayo de 2009 a tres meses de prisión por un delito de lesiones en el ámbito familiar. La gran incógnita ahora es si Juana Rivas 'dará la cara' o continuará en paradero desconocido.

En caso de no comparecer, ¿qué dice la ley? Lo primero es asegurarse de que la notificación realizada a Juana está correctamente tramitada por parte del letrado de la administración de justicia, que es el responsable de que se hagan las citaciones de las personas que han de intervenir. Si la notificación está bien, la comparecencia es obligatoria. Si Juana no acude en el lugar, día y hora señalados y esa causa no está justificada, se impondrá una multa de 200 a 5.000 euros, según establece el artículo 175.5 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal.

Si se repite la inasistencia, y según fuentes jurídicas consultadas por este diario, se ordenará a la policía judicial su conducción a presencia judicial y se iniciará un proceso por presunto delito de obstrucción a la justicia, tipificado en el artículo 463 del Código Penal, que conlleva el pago de una multa. Es aquí donde el juez puede solicitar una orden de busca y captura para Juana Rivas

En suma, la orden de comparecencia puede acabar convirtiéndose en una orden de detención, tal y como indica el artículo 487 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal. Esta decisión es de carácter facultativo: no se aplica de forma automática, sino que siempre estará en manos del juez ordenar la detención de Juana Rivas. Fuentes jurídicas indican que esta orden de busca y captura se entiende como una “medida extrema”.

Hasta tres delitos

El 28 de julio, es decir, dos días después de que Juana desapareciera, el padre de los menores acudió a la Justicia para denunciar a Juana por tres delitos: sustracción interparental de menores, desobediencia a la autoridad judicial y violencia psicológica habitual contra los hijos. En su escrito, Adolfo Alonso, letrado de Francesco, solicitaba “medidas urgentes” para proteger a los “menores en riesgo”.

Hasta entonces el procedimiento se dirimía en el plano civil, en el Juzgado de Primera Instancia número 3 de Granada. Sin embargo, la jueza de lo civil rechazó las medidas cautelares solicitadas por el padre -entre ellas la detención de Juana- y acordó “deducir testimonio por los posibles delitos que se hayan podido cometer”. La jueza derivó el escrito al decanato para su reparto a un juzgado de instrucción del ámbito penal. 

Esto quiere decir que el procedimiento saltaba a la vía penal y ahora el Juzgado de Instrucción 2 de Granada es el encargado de investigar lo ocurrido. Los dos progenitores deberán comparecer este martes ante este órgano, que es el que abre una nueva vía de investigación para comprobar los supuestos delitos contra la administración de justicia y de secuestro de menores que se atribuyen a Juana.

De forma simultánea a este proceso penal, la Audiencia de Granada debe pronunciarse sobre el incidente excepcional de nulidad presentado por Juana Rivas. Este lunes la Fiscalía y Francesco Arcuri han formalizado su posición presentando sus alegaciones, y no será hasta el miércoles -como mínimo- cuando la Sección Quinta de este tribunal provincial emita su decisión. Si ésta es favorable a Juana, se aplazaría la ejecución de la sentencia que ordena entregar los menores al padre; si no le dan la razón a Juana, sus abogados volverán a tocar la puerta del Constitucional y esperarán, esta vez sí, que el Alto Tribunal admita a trámite el nuevo recurso de amparo y suspenda la ejecución del fallo judicial que ordena devolver los pequeños a Francesco.