El merodeador

Desdén en el PP ante la ausencia de Aznar en la campaña , Otra vez un atril vacío representa el bagaje del candidato Rajoy , Compromiso de España con Venezuela al margen del Gobierno

Desdén en el PP ante la ausencia de Aznar en la campaña

El máximo responsable de la estrategia electoral del PP ha querido zanjar la no participación de Aznar en la campaña con desdén. Para Jorge Moragas, que ha atribuido tan insólita ausencia a "problemas de agenda", no es "ningún drama" que el presidente de honor del PP no pida el voto en los comicios. La displicencia de Moragas demuestra hasta qué punto Rajoy y su jefe de gabinete supeditan a sus rencillas y complejos personales un proyecto político colectivo. De hecho, es imposible no vincular la marginación o el desmarque de Aznar al demoledor diagnóstico que hizo del batacazo en las catalanas, cuando advirtió de que el PP había perdido la primacía en su espacio electoral. El mensaje de enfrentamiento y desunión es irreparable. Será la primera vez que Aznar no se implique en unos comicios desde la fundación del partido, pese a que para las bases el expresidente del Gobierno sigue representando una época de crecimiento económico unido a éxitos electorales. El penúltimo domingo de diciembre el PP se juega la hegemonía del centro derecha. En esta tesitura, y teniendo en cuenta el empuje de Ciudadanos, la indiferencia de Moragas y Rajoy resulta miope y absurda.

Otra vez un atril vacío representa el bagaje del candidato Rajoy

La sombra de un atril vacío, como el que le han dedicado este lunes en el debate entre candidatos en El País, o como el que le tributaron el viernes los universitarios de Demos en la Universidad Carlos III, ilustra a la perfección el bagaje político de Mariano Rajoy. A pocos días de que comience oficialmente la campaña, es evidente que la inacción, la incomparecencia y la impasibilidad constituyen los rasgos distintivos del candidato popular. Rajoy, que sí puede asistir a una cómoda entrevista en Telecinco, ha vuelto a atribuir a su apretada agenda su tendencia a esquivar los foros no controlados al milímetro. Sin embargo, el repaso de esa agenda demuestra que el mismo presidente que rehúye contrastar ideas con Pedro Sánchez, Albert Rivera y Pablo Iglesias en foros abiertos sí ha tenido tiempo para improvisar como comentarista deportivo o posar ante auditorios fieles en cómodos besamanos. Rajoy se comporta como el principal exponente de la vieja política en un país llamado a la renovación en el fondo y también en las formas. Ya veremos si sus apariciones en solitario son suficientes para reparar esta pésima imagen ante los votantes.

Compromiso de España con Venezuela al margen del Gobierno

En una entrevista con este periódico, Diana López, hermana del opositor Leopoldo López, ha agradecido el apoyo de España a los presos políticos en Venezuela ante la grave situación que atraviesa el país a una semana de las elecciones. Los disidentes del régimen de Maduro llevan años contando con el respaldo decidido de José María Aznar a través de la Fundación FAES. En los últimos meses ha cogido el testigo de la causa de las libertades en Venezuela el ex presidente español Felipe González, quien ha criticado duramente al Gobierno venezolanos y viajó a Caracas en junio para participar en la defensa del líder de la oposición. José Luis Rodríguez Zapatero también aterrizará esta semana en Venezuela junto con otros políticos latinoamericanos para intentar garantizar que el proceso electoral sea lo más "limpio y transparente" posible. Está claro que la intervención de España en Venezuela ha sido principalmente por parte de políticos individuales ajenos a la acción del Gobierno. La actitud de los expresidentes españoles contrasta con la tibieza mostrada por el ministro de Exteriores, José Manuel García Margallo. La calidad de la democracia en Venezuela no se defiende sólo con retórica.