Estado de la Unión

Juncker avisa de que la Unión Europea vive una "crisis existencial"

Propone duplicar su plan de inversión y crear un cuartel general militar europeo.

Juncker pronuncia su discurso anual en la Eurocámara sobre el estado de la UE

Juncker pronuncia su discurso anual en la Eurocámara sobre el estado de la UE Comisión Europea

  1. Jean-Claude Juncker
  2. Parlamento Europeo
  3. Unión Europea
  4. Brexit

"Hace un año dije que el estado de la Unión Europea dejaba mucho que desear. Ese diagnóstico sigue siendo válido". El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, ha avisado este miércoles en la Eurocámara de que la UE vive una "crisis existencial" y ha lanzado un llamamiento a políticos y ciudadanos para salvar la Unión tras el brexit y hacer frente al auge de los populismos.

"Nunca antes he visto tan poco en común entre nuestros Estados miembros, tan pocas áreas en las que estén de acuerdo en trabajar juntos. (...) Nunca antes he visto a los Gobiernos nacionales tan debilitados por las fuerzas del populismo y paralizados por el riesgo de derrota en las siguientes elecciones", ha denunciado Juncker.

"Nuestros hijos merecen algo mejor. Merecen una Europa que preserve su modo de vida. Merecen una Europa que les empodere y les defienda. Merecen una Europa que proteja. Es hora de que nosotros -las instituciones, los Gobiernos, los ciudadanos- asumamos la responsabilidad de construir esa Europa. Juntos", ha resaltado.

A juicio del político luxemburgués, los próximos doce meses "son decisivos si queremos volver a soldar nuestra Unión". Por ello ha aprovechado su discurso anual sobre el estado de la UE para presentar una lista de prioridades urgentes. Estas son las más importantes:

-Defensa. Juncker cree que los europeos deben asumir la protección de sus intereses en el mundo reforzando su política de defensa. En los últimos 10 años, la UE ha coordinado una treintena de misiones civiles y militares, pero sin una estructura permanente su margen de actuación es muy limitado. Por ello, el político luxemburgués reclama crear un "cuartel general único" en Bruselas. Y poner en marcha una cooperación militar permanente a la que se sumarían aquellos países miembros que lo deseen.

También apuesta por poner en común algunos recursos militares. La falta de colaboración entre los países miembros en defensa cuesta a la UE entre 20.000 y 100.000 millones de euros al año. Además, el presidente de la Comisión ha anunciado que en los próximos meses propondrá crear un fondo europeo de defensa cuyo objetivo será estimular la innovación y garantizar la solidez de la industria europea de defensa. Juncker defiende que estos esfuerzos no deben rivalizar con la OTAN sino ser complementarios. 

-Lucha contra el terrorismo. Desde los atentados de Madrid en 2004, se han producido más de 30 ataques terroristas en Europa, 14 de ellos en el último año. Más de 600 personas han muerto en ciudades como París, Bruselas o Niza. "Tenemos que hacer más" para combatir el terrorismo, ha dicho Juncker. 

En noviembre, la Comisión presentará un proyecto legislativo para crear un Sistema Europeo de Información sobre Viajes, similar al registro ESTA que ya existe en Estados Unidos. "Así sabremos quién va a viajar a Europa incluso antes de que llegue", afirma Juncker. La UE pondrá en marcha en los próximos meses la Guardia Europea de Fronteras y reforzará la oficina de cooperación policial, Europol.

-Más inversión. La recuperación económica y la creación de empleo es otra de las prioridades que, según Juncker, permitirán recuperar la confianza en la UE. El presidente de la Comisión apuesta por reforzar el plan de inversiones de 315.000 millones de euros lanzado hace un año. El plan ha movilizado hasta ahora 116.000 millones, ha dado crédito a 200.000 empresas y ha creado 100.000 puestos de trabajo, según sus cifras.

El político luxemburgués propone ahora duplicar la duración y el impacto financiero de este plan. Su objetivo es movilizar al menos 500.000 millones de euros de aquí a 2020, y hasta 630.000 millones en 2022.

-Wifi gratis en todas las ciudades. "La conectividad debe beneficiar a todo el mundo, independientemente de donde viva o cuánto gane", afirma el presidente de la Comisión. Por ello ha propuesto dotar a todas las ciudades europeas con wifi gratis en los principales centros de vida pública de aquí a 2020. Bruselas pagará los equipos con un presupuesto de 120 millones de euros, pero será cada ayuntamiento el que tenga que asumir el coste del servicio. El Ejecutivo comunitario quiere completar el despliegue en la UE de la quinta generación de telefonía móvil (5G) de aquí a 2025. Ello tiene el potencial de crear hasta dos millones de puestos de trabajo.

-Un Cuerpo Europeo de jóvenes voluntarios. Juncker ha pedido a los países miembros que inviertan en los jóvenes para reducir la elevada tasa de paro juvenil en la UE. Pero su única propuesta en este campo es crear un Cuerpo Europeo de jóvenes voluntarios de aquí a final de año, en el que para 2020 participarán 100.000 personas. "Al unirse voluntariamente a este Cuerpo, los jóvenes podrán desarrollar sus capacidades y no sólo lograr un empleo sino también una experiencia humana muy valiosa", ha señalado.

-Plan para África. El Ejecutivo comunitario ha lanzado además un programa de inversión específico para África. Su objetivo es captar un total de 44.000 millones de euros, que podrían ampliarse a 88.000 millones si los países miembros contribuyen. "Esto complementará nuestra ayuda al desarrollo y contribuirá a afrontar una de las causas de la inmigración", ha dicho Juncker.

Por lo demás, el presidente de la Comisión ha admitido indirectamente sus errores en la gestión de la crisis de refugiados. En su discurso de hace un año, Juncker anunció el plan para repartir de forma obligatoria a 160.000 demandantes de asilo. Hasta ahora sólo se ha relocalizado a poco más de 4.000 y países como Hungría o Polonia se niegan a acoger a ninguno. El político luxemburgués ha admitido que "la solidaridad debe darse de forma obligatoria, debe venir del corazón, no puede forzarse".

-Brexit. Juncker cree que "la UE no está en riesgo" pese a la próxima salida de Reino Unido. A su juicio, la primera ministra británica, Theresa May, debe activar la cláusula de divorcio "lo antes posible". El presidente de la Comisión defiende una relación "amigable" con los británicos, pero avisa de que sólo tendrán acceso al mercado único si aceptan la libre circulación de personas. "No puede haber un acceso a la carta al mercado interior", ha avisado.