Viaje a Caracas

Albert Rivera dice que está en Venezuela "para que no haya presos políticos"

Pese a las amenazas de Diosdado Cabello, el líder de Ciudadanos ha llegado con total normalidad a Caracas, donde intentará aportar soluciones en una visita de menos de 48 horas.

Albert Rivera, recibido en Caracas por la esposa de Leopoldo Lopez, Lilian Tintori.

Albert Rivera, recibido en Caracas por la esposa de Leopoldo Lopez, Lilian Tintori. Efe

  1. Venezuela
  2. Albert Rivera
  3. Ciudadanos
  4. Leopoldo López
  5. Lilian Tintori
  6. Presos políticos
  7. Diosdado Cabello
  8. Oposición venezolana

La madrugada de este martes (hora peninsular de España) el líder de Ciudadanos Albert Rivera llegó a Caracas para poner su “granito de arena” en la búsqueda de soluciones para la intensa crisis política que vive el país sudamericano. Lilian Tintori, esposa del dirigente opositor Leopoldo López encarcelado desde 2014 por motivos políticos, le recibió en el Aeropuerto Internacional de Maiquetía.

Rivera espera asistir hoy a un pleno de la Asamblea Nacional venezolana y a una reunión con la Comisión de Exteriores del parlamento de ese país. Ha sido invitado por la “primera institución democrática del Estado”, según ha explicado. Luego tratará de reunirse con el exalcalde Metropolitano de Caracas, Antonio Ledezma y con el depuesto alcalde de San Cristóbal (una importante ciudad al occidente del país) Daniel Ceballos, ambos en condición de arresto domiciliario.

La apretada agenda de menos de dos días contempla además reuniones con los familiares de los presos políticos y una visita a la cárcel de Ramo Verde, donde se encuentra recluido Leopoldo López. Hasta el momento el líder del partido político Voluntad Popular no ha podido recibir a ningún invitado internacional.

El diputado también espera poder reunirse con españoles domiciliados en Venezuela. “Tengo intención de reunirme con españoles aquí en Venezuela, hay más de 200.000, también empresas españolas y trabajadores españoles aquí y quiero también saber su primera impresión de cómo ven la situación del país”.

Al ser increpado en varias ocasiones sobre su voluntad de reunirse con representantes del chavismo, Rivera ha precisado que está dispuesto a hablar con “todo aquel que tenga voluntad de diálogo y de solucionar las cosas. Quien quiera enconar más las cosas, crear bandos, quien quiera hacer la política de buenos y malos a mí no me va a encontrar en estas 48 horas”. Ha sido tajante en afirmar que aunque viene con voluntad de diálogo, “la democracia no es negociable”.

Las amenazas de Cabello

Tras pasar los controles migratorios con “normalidad”, el hombre fuerte de Ciudadanos ha dicho que pese a que había quien no quería que viniera, ha demostrado que ha venido a “colaborar para que se inicie un diálogo efectivo en Venezuela, para que no haya presos políticos, para que haya alimentos, para que haya medicinas y para que se acabe este crisis humanitaria que vive el país”.

La semana pasada, el diputado chavista y expresidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello, había instado a las autoridades migratorias a expulsar a Rivera a penas pusiera un pie en territorio venezolano. “No se puede permitir más eso, que venga un irresponsable a conspirar", dijo el segundo hombre fuerte de la revolución en su programa de televisivo semanal “Con el mazo dando”.

“No voy a entrar en ninguna polémica y en ninguna provocación, porque el pueblo venezolano se merece todo el respeto del mundo. Lo que quiero es que en Venezuela hayan alimentos, haya trabajo, haya empleo de calidad, tengan medicinas y tengan libertad”, ha comentado Rivera sobre los múltiples señalamientos del chavismo en su contra.

A su juicio, y a pesar de creer que son los venezolanos los que pueden solventar la crisis humanitaria que vive ese país, ve al referendo revocatorio como una vía para salir de la crisis. “El referendo revocatorio es excepcional, pero la situación que vive Venezuela también es excepcional”, ha dicho tras manifestar que apoya “cualquier solución que respete la Constitución venezolana, que respete los derechos humanos, y por supuesto sin presos políticos”.

Todos, menos Podemos

Antes de pisar suelo venezolano el representante de Ciudadanos se ha reunido con el expresidente Felipe González y con el expresidente José Luis Rodríguez Zapatero, que estuvo recientemente en el país caribeño como líder de una misión de Unasur que también buscaba el diálogo entre la oposición y el chavismo. “La mayoría de partidos políticos en España, salvo Podemos que evidentemente no está de acuerdo por motivos propios de apoyo al chavismo, PSOE, Ciudadanos y PP estamos de acuerdo en ayudar al diálogo y ayudar a una solución política y democrática en Venezuela”.

En los últimos meses Albert Rivera se ha visto muy cercano a Voluntad Popular, el partido político fundado por Leopoldo López, que es señalado por el chavismo como su enemigo. Leopoldo López Gil, padre del encarcelado líder venezolano, estuvo presente en el cierre de campaña en España, donde el líder de Ciudadanos exhibió la bandera venezolana. De igual manera Rivera se reunió con Lilian Tintori para impulsar la libertad en Venezuela y fue el encargado de apoyar una moción en el Congreso de los Diputados a favor de la liberación de los presos políticos .

Ante la insistencia de algunos periodistas locales sobre si se reuniría con el chavismo, Rivera ha dejado en claro que “la Asamblea venezolana representa a todos los venezolanos, también a todos los diputados del chavismo. Creo que allí nos podemos encontrar”.