Wikileaks

Julian Assange: "Es una victoria innegable e histórica"

El fundador de Wikileaks celebra la decisión de Naciones Unidas, que ha considerado "arbitraria" la orden de arresto contra él. Amenaza con tomar medidas legales si la detención se mantiene. 

Assange, en el balcón de la embajada ecuatoriana.

Assange, en el balcón de la embajada ecuatoriana. Reuters

"Es una victoria innegable. Un victoria de importancia histórica, no sólo para mí, sino para mi familia y para la independencia del sistema de las Naciones Unidas. Quiero agradecer a todos lo que hicieron posible esta decisión”. Así empezaba Julian Assange su discurso, en el balcón de la embajada ecuatoriana, tras la decisión de las Naciones Unidas de declarar arbitraria la detención del fundador de Wikileaks.

El llamado “Grupo de Trabajo sobre Detenciones Arbitrarias” de Naciones Unidas concluyó que Julian Assange "está siendo detenido de forma arbitraria por Suecia y Reino Unido" desde su arresto el 7 de diciembre de 2010. La detención del fundador de Wikileaks, refugiado en la embajada de Ecuador en Londres desde 2012, es el "resultado de una acción legal contra él por parte de ambos gobiernos".

El panel de expertos en derechos humanos que ha estado investigando el caso hizo un llamamiento a las autoridades suecas y británicas para poner fin a la "privación de libertad del Sr. Assange, respetar su integridad física y libertad de movimiento". También ha pedido que le ofrezcan el "derecho a una compensación".

Su investigación concluyó que la situación de detención del activista viola los artículos 9 y 10 de la Declaración Universal de Derechos Humanos, además de varios artículos de la Convención Internacional sobre Derechos Civiles y Políticos.

“La declaración de las Naciones Unidas es legalmente vinculante, pese a los comentarios de Philip Hammond, el ministro de exteriores de Reino Unido, que ha dicho que esto no cambiaba nada”, señaló Assange. “Han perdido. Reino Unido, Suecia, todos ellos han perdido al más alto nivel. Han tenido dos semanas para recurrir la decisión y no lo han hecho. Porque sabían que perderían”, destacó.

Antes de terminar, Assange recalcó que tomará medidas legales si no le permiten salir en libertad de la embajada, recordando que lleva mucho tiempo lejos de sus seres queridos. “Este gobierno les ha negado la presencia de su padre a mis hijos. No olvidaré esto jamás. Si esta detención ilegal continua, habrá consecuencias legales para todas las partes involucradas”.

Las claves del caso

Sobre él pesa una orden de arresto internacional emitida por Suecia hace más de tres años por presuntos delitos de acoso sexual cometidos en ese país (existen denuncias pero no acusación formal, denuncia Wikileaks). Se entregó a las autoridades británicas en 2010 y lo detuvieron para pasar después a estar bajo régimen de arresto domiciliario. Aquella situación provocó que el fundador del portal web de filtraciones Wikileaks acabara pidiendo asilo en la embajada de ecuatoriana. Allí permanece recluido desde entonces.

Assange se autodefine como “activista por la libertad de expresión” y asegura que las relaciones sexuales fueron consentidas. Él y su entorno defienden que en realidad el caso forma parte de una persecución política contra él -a lo que el panel especializado en derechos humanos de la ONU le da ahora la razón- en reprimenda por filtrar cientos de miles de documentos clasificados de Estados Unidos sobre las guerras de Irak y Afganistán tras el 11-S. Después le siguieron más filtraciones que salpicaron a gobiernos europeos, y otras directamente relacionadas con el régimen sirio y actualmente, sobre Arabia Saudí.

Este jueves, el fundador de Wikileaks -ciudadano australiano- anunció que si la decisión de la ONU le daba la razón y decidía que hay una persecución infundada contra él, solicitaría el pasaporte que le fue requisado por las autoridades británicas y que se acabe cualquier intento posterior de arresto.

¿Es libre Julian Assange?

No parece que Assange vaya a tener el pasaporte entre sus manos próximamente ni que se vaya a librar de una detención si abandona la legación diplomática. Este viernes Londres ha reiterado que está obligado a su extradición y el ministro de Exteriores, Phillip Hammond, ha calificado la conclusión de la ONU de "ridícula". A pesar de ello, la abogada de Assange, Jennifer Robinson, espera que les devuelvan el pasaporte. Asegura que ha tenido una "reunión muy positiva" con él. 

Suecia ha asegurado que Assange es "libre" de salir de la embajada. La Fiscalía de Suecia ya comunicó el jueves que la decisión de Naciones Unidas “no tiene ningún impacto formal en la investigación”, según las leyes del país nórdico.

Un portavoz del Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas, Christophe Peschoux, ha defendido que la decisión del grupo de trabajo es “indirectamente, pero aun así legalmente vinculante” para los estados implicados. En el comunicado oficial de este viernes, el panel de la ONU califica su decisión como "Opinión [con mayúscula] oficial".

Las Opiniones de este panel, subrayan, es "legalmente vinculante en la medida en que se basan en el leyes internacionales de derechos humanos vinculantes". Recuerdan también que estas Opiniones se consideran "autorizadas" por instituciones judiciales internacionales como la Corte Europea de Derechos Humanos.

¿Qué es el grupo de trabajo que ha evaluado el caso?

La abogada Amal Clooney -del bufete de abogados londinense Doughty Street, que trabaja para Julian Assange- ha explicado que se trata de un grupo de cinco expertos que trabaja en la sede de Naciones Unidas en Ginebra (Suiza). Son seleccionados por el Consejo de Derechos Humanos del organismo.

Sus miembros actuales son originarios de Corea del Sur, Australia (país de Assange), México, Benín y Ucrania. “Todos ellos son expertos en derecho internacional de derechos humanos”, ha asegurado Clooney. “Muchos de sus miembros enseñan en facultades de Derecho de distintas partes del mundo y son autores de libros sobre derecho internacional y justicia criminal”.

Por otro lado, Peschoux ha explicado que este grupo se dedica a evaluar las quejas que recibe de ciudadanos que consideran su detención injusta y las evalúa. Éste es el procedimiento antes de que se produzca un anuncio como el de este viernes: “El grupo de trabajo mira los hechos, mira la ley, trata de contactar con los gobiernos relevantes [Reino Unido y Suecia en este caso], les pide sus opiniones y hechos y entonces analiza esta información para tomar una decisión”.

Este viernes el Front Line Club londinense, un centro que defiende el periodismo independiente y cuyo director es el amigo personal de Julian Assange que le acogió durante su arresto domiciliario en Reino Unido, ha acogido la rueda de prensa de su equipo. El fundador de Wikileaks ha intervenido por videoconferencia desde la embajada ecuatoriana, en la que ha destacado que debe esta "victoria" principalmente al exjuez Baltasar Garzón, además de a otro de sus abogados.