Pilar Barreiro junto al expresidente de Murcia Pedro Antonio Sánchez

Pilar Barreiro junto al expresidente de Murcia Pedro Antonio Sánchez Efe

Tribunales

El fiscal del Supremo pide que la senadora del PP Barreiro declare por Púnica

Solicita a la Sala Penal que le abra una causa por cinco delitos por pagar con dinero público trabajos de reputación. 

María Peral

La Fiscalía del Tribunal Supremo ha pedido a la Sala Penal que abra una causa especial contra la senadora del PP Pilar Barreiro y designe a un magistrado instructor que le ofrezca declarar como investigada de forma voluntaria, sin necesidad de pedir en este momento la autorización de la Cámara Alta.

En un dictamen dirigido a la Sala Penal, el fiscal Fernando Sequeros considera que la exposición razonada elevada el pasado mayo por el entonces instructor del caso Púnica, Eloy Velasco, contra Barreiro contiene indicios delictivos que se deben investigar. El fiscal precisa que se trata de posibles delitos de fraude a la Administración, malversación de fondos públicos, prevaricación administrativa, cohecho y falsedad en documento mercantil.

Este último delito no fue apreciado por Velasco, que, en cambio, sí consignó en su escrito al Supremo un delito de revelación de información reservada que el fiscal no ha incluido en su dictamen.

Los hechos se refieren a la contratación del empresario Alejandro de Pedro en 2014 para que realizase trabajos de mejora reputacional en Internet a favor de Barreiro, que en aquel momento era alcaldesa de Cartagena (Murcia) y estaba implicada en el caso Novo Cartagho, relativo a la recalificación de terrenos cerca del Mar Menor.

Al menos 4.840 euros de fondos municipales fueron destinados a empresas de De Pedro en exclusivo beneficio personal de Barreiro, sostenía el instructor del caso Púnica. El dinero fue utilizado para crear un diario digital local "que tenía como propósito difundir información/noticias -'con foto y por supuesto en positivo'- favorables a la alcaldesa", señaló Velasco.

Los pagos fueron facturados con el concepto "Campaña de publicidad 2014", como si se tratase de trabajos de publicidad institucional cuando en realidad se destinaron a la creación del digital y al pago del periodista que lo gestionaba.

Esos pagos se habrían hecho, además, "de forma fraccionada y a través de empresas diferentes para eludir los controles de la Intervención".

Las actividades de reputación online que llevó a cabo Barreiro con De Pedro eran similares a las que tenía planteadas -sin materializarlas finalmente- el expresidente de Murcia Pedro Antonio Sánchez, imputado por este hecho en el Tribunal Superior de la comunidad.