Educación

¿Qué hago si suspendo la reválida de la ESO y Bachillerato?

A partir del próximo curso los estudiantes deberán revalidar sus conocimientos en una prueba final de etapa.

Las reválidas se realizarán el próximo curso por primera vez

Las reválidas se realizarán el próximo curso por primera vez EFE

  1. Educación
  2. LOMCE
  3. Reválida
  4. Ministerio de Educación

Las pruebas de evaluación final de ESO y Bachillerato ya están en negro sobre blanco. El Gobierno de Mariano Rajoy ha desoído a la gran parte de la comunidad educativa y las reválidas que tendrán que realizar los estudiantes de 15 y 16 años (ESO) y 17 y 18 años (Bachillerato) a partir del próximo curso ya están desarrolladas en el Boletín Oficial del Estado. Dos evaluaciones que deberán aprobar los alumnos a final de dichos ciclos académicos si quieren obtener el título. Es decir, ya no vale con una valoración positiva en todas las asignaturas de cada etapa, sino que además deberán revalidar sus conocimientos.

El próximo curso 2016/2017 estas pruebas no serán vinculantes. El Ministerio de Educación da un año para implantarlas sin que sea necesario aprobarlas para lograr el diploma tanto en la ESO como en Bachillerato. No será así en el siguiente, en el curso 2017/2018, cuando los estudiantes que no alcancen un cinco se quedarán sin título.

¿Cómo será la reválida de 4º de la ESO?

A la reválida de Educación Secundaria Obligatoria se podrán presentar los estudiantes que hayan aprobado todas las asignaturas de 4º de la ESO y aquellos que hayan suspendido hasta dos materias siempre que estas no sean simultáneamente Lengua Castellana y Literatura y Matemáticas.

Una vez pasado ese trance, viene la novedad. Los alumnos que quieran lograr el título deberán realizar siete exámenes en un máximo de cuatro días (que los fijará cada Comunidad autónoma). Serán pruebas con un máximo de 15 preguntas y una duración de 60 minutos.

Los cuatro primeros exámenes versarán sobre las materias troncales, es decir, serán iguales para todos los alumnos, independientemente de su modalidad elegida en 4º de ESO (Enseñanzas académicas -hacia Bachillerato- o Enseñanzas aplicadas -hacia FP-). Estas son: Lengua Castellana y Literatura, Matemáticas, Geografía e Historia y Primera Lengua Extranjera.

Las siguientes dos pruebas se corresponden con dos de las asignaturas optativas matriculadas por el alumno. Y finalmente, una específica, a elección del adolescente, pero esta no podrá ser, en ningún caso, ni Educación Física, ni Religión, ni Valores éticos.

¿Qué sucede si suspendo la reválida de la ESO?

La nota final para obtener el título constará en un 70% de la media de las notas obtenidas en la ESO y en un 30% la calificación de la reválida. Pongamos dos casos prácticos con las distintas opciones que se les pueden plantear a los alumnos.

Laura, de 16 años, termina 4º de ESO en su modalidad de Enseñanza académica -hacia Bachillerato- con un 7 de nota media en toda la etapa, acude a la novedosa prueba de evaluación y se examina de Lengua Castellana y Literatura, Matemáticas, Geografía e Historia, Inglés, Biología y Geología (optativa I), Física y Química (optativa II) y Francés (Específica). La media de los siete exámenes es un 6. Por tanto, la nota final (media de ESO y reválida) es de un 6,7. Entonces, con su título ya debajo del brazo, si quiere seguir estudiando, podrá matricularse en Bachillerato.

Miguel, de 16 años, llega a final de 4º de la ESO con todas las materias aprobadas menos Lengua y Literatura y Física y Química, algo que no le impide presentarse a la reválida con su 5,5 de nota media. Acude a los mismos exámenes que su compañera de clase Laura, pero sus resultados no son satisfactorios y no llega al aprobado (3), por lo que se deberá presentar a la convocatoria extraordinaria de septiembre.

Si en la segunda oportunidad tampoco logra el ansiado 5, el alumno sólo tendrá una opción si quiere seguir estudiando el próximo curso: la Formación Profesional Básica. Con 4º de ESO aprobado pero sin el título sólo quedará matricularse en esta modalidad de FP recogida en la Lomce que está dirigida a alumnos de entre 15 y 17 años que sólo superan el primer ciclo de la ESO, es decir, hasta 2º de ESO.

¿Cómo será la reválida de Bachillerato?

Sustituirá a la ya enterrada Selectividad. Cada una de las ocho pruebas tendrán una duración de 90 minutos, con descansos mínimos de 20 minutos, y constarán de un máximo de 15 preguntas. Como las de la ESO, se desarrollarán en cuatro días fijados por los Gobiernos regionales, aunque en el caso de las comunidades autónomas con lengua cooficial podrán establecerse cinco días.

Los estudiantes se examinarán de cinco asignaturas troncales, dos opcionales y una específica, a elección del alumno y no podrá ser tampoco ni Educación Física ni Religión. Como en la Prueba de Acceso a la Universidad, las materias a examen varían según la modalidad de Bachillerato. Las comunes para todos: Historia de España, Lengua Castellana y Literatura II  y Primera Lengua Extranjera II.

¿Qué sucede si suspendo la reválida de Bachillerato?

Para realizar la prueba final de Bachillerato recogida en la Lomce es necesario, según el Real Decreto, tener aprobadas todas las materias de este ciclo académico. La nota final se ponderará como hasta ahora se venía haciendo. El 60% será el resultado de la media de las calificaciones obtenidas en Bachillerato y el 40% restante, la nota de la reválida.

En este caso, los estudiantes que superen la prueba con un cinco tendrán su título de Bachillerato, el que les capacita para acceder, en el caso de quiera seguir estudiando, a la Universidad. Está por ver, cómo se resuelven las pruebas propias que pueden establecer las universidades, según la ley, para admitir a alumnos en sus titulaciones. Una especie de periplo itinerante por los campus de España que deberían hacer los chavales y al que se opone la gran parte de la comunidad educativa, incluidos los rectores.

En el caso de que el alumno logre la evaluación positiva en todas las materias de Bachillerato pero no apruebe la reválida (ni en la convocatoria ordinaria ni extraordinaria), tendrá derecho a obtener un certificado (que no el título), que según Educación “surtirá efectos laborales académicos”.

Si el estudiante quiere seguir estudiando el siguiente curso, sin la reválida aprobada, le quedará acceder a los ciclos formativos de Grado medio o de Grado superior, y al Grado superior de las Enseñanzas deportivas.