MUERE RITA BARBERÁ

La muerte de Rita Barberá reabre el debate de los juicios paralelos entre políticos y periodistas

El ministro de Justicia, Rafael Catalá, ha dramatizado aún más el debate: “Cada uno tendrá sobre su conciencia lo que ha hecho y ha dicho sobre Rita Barberá.

Rita Barberá durante una rueda de prensa en Valencia.

Rita Barberá durante una rueda de prensa en Valencia.

Las lágrimas apuntan pero no acaban de caer, y es sólo el brillo de los ojos y la voz quebrada lo que denota el dolor que siente esta mujer. “Los últimos meses lo pasó muy mal, estaba destrozada. Le dije muchas veces que lo dejara, pero ella no era una cínica como otros que siguen teniendo 30 millones de euros en Suiza y se dedican a esquiar”, dice una diputada amiga de Rita Barberá, cuyo cuerpo sin vida fue trasladado desde el hotel Villa Real al Instituto Anatómico Forense donde se le practicará la autopsia. De ahí será llevado a Valencia.

La muerte súbita de la senadora esta mañana de miércoles temprano frente al Congreso de los Diputados ha desatado emociones similares a las que desencadenó en el Reino Unido el accidente fatal de Diana Spencer, Lady Di, el 31 de agosto de 1997 en el Puente del Alma de París. No sólo entre periodistas, también entre diputados. Entre los medios de comunicación, por haber incurrido en juicios paralelos hacia la senadora que hace menos de 48 horas declaró ante el Tribunal Supremo por la supuesta caja B del PP en Valencia. “Por mil euros la estaban juzgando”, continúa esta amiga que compara el caso de Barberá al de Manuel Chaves, ex presidente de Andalucía y del PSOE que se enfrenta a una pena de cárcel por el caso de los ERE.

Entre los diputados de su partido por el vacío que le hicieron hace menos de una semana, cuando el Rey inauguró la XII legislatura y Rita Barberá apareció sola, se sentó sola y salió sola, convertida en una sombra de sí misma. Una caricatura de la mujer poderosa que fue parapetada el jueves por un largo abrigo y un bolso de Loewe. Fuente de bromas y de desprecio también por parte de los suyos, los mismos que la obligaron a pedir la baja en el partido que ella fundó.

Alguien que la quiso bien lo resume así: “Tenía que haberlo dejado cuando perdió la alcaldía. Todo lo que vino después fue malo para ella y para el partido”. Esta mañana lo ha dejado para siempre hacia las siete, cuando ha empezado a tener dificultades para respirar. Su hermana Asunción estaba con ella porque el martes por la tarde ya no se sentía bien. Vino desde Valencia para estar con ella. “Quitando a su hermana estaba sola, no tenía a nadie”, se lamentan en el PP.

El ministro de Justicia, Rafael Catalá, ha dramatizado aún más el debate: “Cada uno tendrá sobre su conciencia lo que ha hecho y ha dicho sobre Rita Barberá. Las barbaridades que se le han atribuido sin ninguna prueba y justificación”. En el otro extremo también lo ha hecho, Podemos, que se ha ausentado del minuto de silencio en el hemiciclo. “Respeto y condolencias en el ámbito privado, pero no participamos en el homenaje político póstumo, en sede parlamentaria, a Rita Barberá”, ha tuiteado Iñigo Errejón. También Pablo Iglesias: “Lamentamos la muerte de Rita Barberá, pero no podemos participar en un homenaje político a alguien cuya trayectoria está marcada por la corrupción”.

Por su parte Gabriel Rufián, diputado de ERC, si ha lamentado el fallecimiento de la senadora: "Siempre es una mala noticia la muerte de alguien y además de forma tan repentina". 

A las puertas del Congreso ha explicado que es un día "para separar lo que ha sucedido" de "su figura política" que "todo el mundo sabe lo que representó". "Sería injusto hablar de según que cosas en un día como hoy y sería poco elegante por mi parte", ha afirmado.

Junto a la sombra de Lady Di sobre el Congreso, la de María del Mar Rodríguez Alonso, esposa del senador del PP Tomás Burgos. El 20 de enero de 2015 se suicidó en un hotel de Bilbao tras ser imputada en la trama Gürtel. Más en la distancia, y sin relación alguna con la corrupción, la de Josu Muguruza, el diputado de Herri Batasuna que el 21 de noviembre de 1989 fue asesinado en un hotel once horas antes de acudir a la sesión constitutiva del Congreso.

Muertes trágicas en torno al Congreso. “Pero como la de Rita, ninguna”, sentencia un veterano del lugar. Por el día, por lo que significaba y por el debate que deja abierto: ¿Se puede juzgar a alguien que no ha sido juzgado? ¿Se debe marchar alguien que no ha sido juzgado por un tribunal pero sí por la sociedad? Dejarlo con dignidad o tener un triste final como el de Rita Barberá.

A media mañana, el PP emitió este comunicado: "Rita consagró su vida a Valencia y a España. Fue durante 24 años alcaldesa de su ciudad y, su trabajo y su fortaleza las dedicó a los valencianos y al servicio público, transformando la ciudad de Valencia en una obra que quedará en la memoria de todos los ciudadanos".