Fachada del edificio donde vive Santiago.

Fachada del edificio donde vive Santiago. Moeh Atitar

Ministerio de Hacienda

Cuando el Catastro te "tima": "Esto es una subida de impuestos encubierta"

Alarma vecinal en Madrid. Varias personas acusan a Hacienda de incrementar injustamente el valor de su propiedad.

Daniel Ramírez

Una carta para dejar boquiabierto a Santiago -prefiere utilizar un nombre ficticio en lugar del suyo-. Llevaba el escudo nacional, sus datos y el nombre de un susto: "Ministerio de Hacienda y Función Pública, Gerencia Regional del Catastro". "Entonces ya supe que hablaban de mi casa", relata en un banco frente al parque de El Retiro, a un par de metros de su portal.

"Me obligan a pagar una multa de 60 euros por una presunta modificación no declarada de mi vivienda. También les llegó a todos los vecinos del edificio. ¿Tú te crees que hemos hecho alguna obra?". Lo dice señalando una construcción de la década de los treinta, sin visos de andamio, probablemente a punto de alguno.

Santiago se presentó en la oficina ministerial. Le dijeron que, efectivamente, la "modificación ocultada a Hacienda" tenía que ver con la fachada del edificio. "¡Es imposible! ¡Mira!", vuelve a señalar su portal.

"El sablazo del IBI"

Este vecino percibe malicia y estrategia en las cartas de Hacienda: "Creo que las envían a los vecinos de los edificios antiguos porque saben que casi seguro ha habido una obra. Así, juegan. Todos aquellos que no presentan el recurso, pagan los 60 euros pensando que con eso ya vale, pero luego será tarde y les llegará el sablazo del IBI".

Santiago pidió cita con un responsable superior. La misma respuesta. Dudas ante las pruebas presentadas por el propietario. Ahora, un recurso judicial. Santiago y sus vecinos dicen ser la muestra de los errores del Catastro, que traen una revalorización de la vivienda y un consecuente aumento en el posterior pago del IBI (Impuesto de Bienes Inmuebles). Santiago, en concreto, ha sufrido una multiplicación por dos del valor catastral de su construcción: "Ya verás que palo me van a dar. Esto es una subida de impuestos encubierta".

"¿Nos hemos vuelto locos?"

El portero de la finca, que disfruta del sol de media mañana desde el último escalón del portal, confirma que no ha habido obra en el edificio. Una versión que suscribe el presidente de la comunidad de vecinos. Unidos, han presentado un recurso ante el juez. "¡Hablan de reforma total! ¿Nos hemos vuelto locos?". Es más, coinciden en que ningún técnico de Hacienda ha pasado por aquí para "confirmar esa obra no declarada".

Son varios los edificios que han recibido en los últimos días cartas como las de Santiago. "Sobre todo en la zona de los Jerónimos, en Salamanca, en la Castellana... Imagínate el palo que pueden pegar con esto que en Hacienda llaman errores".

Hacienda: "Ni un 2% de alegaciones en Madrid"

Desde el Ministerio, explican a este periódico que la actualización del valor de las viviendas forma parte de un proceso iniciado en 2014 y que probablemente terminará en 2017. Insisten en que Madrid ha sido una de las ciudades con el menor número de alegaciones presentadas: "No llegan al 2%". Pero, ¿qué pasa con aquellas vecinos que, por culpa de un error, ven aumentados de golpe sus impuestos? ¿Cómo se producen esos "fallos"?

Según ha contrastado EL ESPAÑOL, Hacienda dispone, a grandes rasgos, de tres métodos para cazar las presuntas obras no declaradas. Los drones, la más llamativa, todavía suponen un elemento residual, pero existen, y sobrevuelan propiedades con este objetivo. También está la fotografía aérea y ortofoto. Por último, y según el Ministerio lo más común, los funcionarios a pie de campo. "Sí, los mismos que no han pasado por aquí", repite Santiago.

"El Catastro está obsoleto"

Nuria Díez, abogada de Legálitas y especialista en Derecho Tributario, pone números a la preocupación que expresa Santiago. Ayer atendió seis recursos contra el Catastro. No obstante, advierte del peligro que supone hacer de esto casus belli contra Hacienda: "Generalmente, el 60% de los que vienen se dan cuenta de que sí que habían realizado una obra sin darse cuenta".

En palabras de Díez, que califica los métodos de investigación del Ministerio como "obsoletos", el Catastro a veces se equivoca al sobrevolar propiedades: una piscina hinchable confundida con una de verdad, un cobertizo catalogado como vivienda evitable, un toldo como una reforma integral... Entonces la carta, como la que llegó a Santiago, la multa de los 60 euros y el posterior aumento del IBI.

¿Carácter retroactivo?

El peligro de esta "subida de impuestos encubierta" -insiste Santiago- reside en su aplicación con carácter retroactivo. "El aumento del impuesto puede afectar a los últimos cuatro ejercicios no prescritos", explica Díez.

Tanto la letrada como el vecino afectado, lamentan una realidad difícil de afrontar: "Al contrario de lo que debería ocurrir, debemos demostrar que un hecho no ha ocurrido, es la reversión de la prueba".

Varios despachos confirman que son miles los recursos recibidos contra el Catastro. Hacienda, en cambio, relata: "De verdad, en Madrid el proceso ha sido particularmente suave, sin apenas alegaciones, con muy poca conflictividad".

El Catastro ha multiplicado por dos el valor catastral de la construcción de Santiago. En los juzgados, el recurso que ha presentado para librarse de "esta subida de impuestos encubierta".