BLOQUEO POLÍTICO

El PP trata de desligar los casos de corrupción con la investidura

Se levanta un cordón de seguridad para que ningún escándalo perjudique al líder conservador.

El presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy.

El presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy. Efe

  1. Mariano Rajoy Brey
  2. PP Partido Popular
  3. Corrupción
  4. Investidura

El Partido Popular ha levantado un cordón de seguridad entre la corrupción y la investidura de Mariano Rajoy. A los conservadores no les “consta” que dirigentes de Génova dieran instrucciones a alcaldes del PP sobre cómo hacer uso de los donativos que recibían ilegalmente. Además, en la cúpula del PP también se han resistido a valorar que el tribunal de Gürtel permita que Mariano Rajoy no declare como testigo en la trama de corrupción.

La directriz impuesta desde la cúpula del PP es mirar hacia otro lado y no entrar a valorar ningún caso que pueda perjudicar una investidura del presidente del Gobierno en funciones justo cuando el PSOE está decidiendo si permite dejar en el Ejecutivo a Rajoy para no estrellarse aún más en una cita electoral.

En nombre del Comité de Dirección del PP ha dado la cara este lunes el vicesecretario de Comunicación. Pablo Casado aseguró que él, en 1999, cuando dirigentes del PP enviaron a todos sus alcaldes un power point con indicaciones sobre cómo burlar al Tribunal de Cuentas, no tenía ninguna responsabilidad. “Estaba en COU”. Previamente, el diputado dijo, en nombre de su partido, que desde el PP “no tenemos nada que decir” sobre esa información desvelada este lunes por el diario El Mundo.

“No nos consta”

Otros, como Javier Arenas o el propio Rajoy, ya formaban parte del cerebro del PP cuando se sucedieron los hechos. Sin embargo, Casado no se salió de la línea del partido y se limitó a afirmar que “no nos consta que sea una remisión de documentación oficial; por eso preferimos no valorarlo”.

La secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, también ha dado su opinión durante una visita en una feria artesana en Toledo después de que la fiscal del caso Gürtel haya rechazado las peticiones del PP de anular la causa y de excluir de la misma al partido. “Vamos a seguir defendiendo nuestra postura. Tal y como se planteó por parte de la defensa jurídica del PP, creemos que el procedimiento judicial no se ha hecho con todas las garantías legales, y lo pensamos seguir defendiendo”.

Ser investido “cuanto antes”

La corrupción ha acosado al gobierno de Mariano Rajoy desde hace años. En el PP creen que la apertura del juicio del caso Gürtel, el principal caso de corrupción que asoló las entrañas del partido, no va a perjudicar en nada el pacto de investidura entre PP, PSOE y Ciudadanos para hacer presidente a Rajoy. “Para los socialistas y Ciudadanos es un caso de supervivencia: si vamos a elecciones bajan. Nosotros ya hemos perdido millones de votantes por la corrupción. Ya la hemos amortizado”, resume un miembro de la cúpula del PP, convencido de que ahora “preocupa más que haya un gobierno estable” que “castigar a Rajoy por no haberse dado cuenta de los casos de corrupción”.

Mientras el PSOE convoca a su Comité Federal para decidir si finalmente levanta el veto al PP y deja gobernar a Rajoy, los conservadores empiezan a impacientarse. De hecho, el propio Casado confesó este lunes que desean que el presidente pueda ser investido “cuanto antes” para dejar de estar en funciones y que el país pueda empezar a funcionar con normalidad tras once meses de interinidad.